Web Analytics

Portada

Lo +

Lo +

Portada
Lo + Leído
Lo + Comentado

¿Educación o adoctrinamiento?

Cuando en la década de 1970 se generalizó en las universidades publicas el marxismo como corriente hegemónica, estas sufrieron un empobrecimiento notable en su capacidad analítica y en la calidad de su enseñanza.

COLUMNAS | 3 comentarios
REGRESAR A LA NOTA
  • A unos pasos de Ciencias Políticas de la UNAM, en esos mismos años de la década de los 70 en Economía también se destruyó el plan de estudios y se produjo la ‘revolución de los manuales’. Se hizo el Foro de 74 (en diciembre) que cambió el plan de estudios de 1968 (ya degradado con posterioridad al movimiento de 1966) y estableció 7 semestres de marxismo y a su alrededor una gran cantidad de materias marxistas. Las materias de historia económica, teoría económica, matemáticas fueron relegadas, minimizadas, desaparecidas del currículo. Se supllantó al saber con la cinsigna y al epistema con el ideologema. Se instauraron los radicalismos ignaros. Las escuela fue convertida durante decenios en una madrasa, una escuela religiosa. Desde mediados o fines de los años 60 los profesores experimentados de Economía fueron expulsados o se les mostró puente de plata; el centro escolar se quedó sin profesores cuando hacía explosión la matrícula estudiantil.
    Si en Ciencias López Obrador era alumno, en Economía Rosario Robles fue uno de los dos representantes estudiantiles del consejo que procesó el Foro de 74. De lo que sucedió en Economía ya hay literatura internacional. El Director de Economía en 1966, Horacio Flores de la Peña, fue expulsado por ‘el movimiento estudiantil’ ( y los grupos de presión magisteriales que estaban detrás de él), y declaró junto con el maestro Jesús Silva Herzog que la vida de Economía como escuela progresista y aun como centro escolar estaba en peligro. Años después fue uno de los fundadores del CIDE. Más allá del mito, éste es el gran legado del 68.
    Todo esto formó parte de la campaña del Partido Comunista y sus aliados y compañeros de viaje de conquistar posiciones en las universidades para adoctrinar y reclutar y convertir a los centros educativos superiores en plataformas de generación y lanzamiento de conflictos hacia afuera, hacia la sociedad y el país, a fin de acumular fuerzas y hacer la ´revolución´: la universidad crítica, democrática popular, la (anti)universidad-pueblo. En Puebla, Guerrero, Sinaloa (y otras como Durango y Oaxaca) la campaña estratégica tuvo éxito y el PCM se adueñó del timón de las instituciones, sus estructuras, sus plazas y presupuestos. Las desgobernó con total divorcio de toda responsabilidad académica, institucional e intergeneracional. El primer dominó en caer fue la Escuela Nacional de Economía de la UNAM, en 1972-74, y Ciencias políticas también.

    Ver La madre de todas las “huelgas”. La UNAM en 1966 9786070268779 ebook

  • Estas líneas ” Cuando en la década de 1970 se generalizó en las universidades publicas el marxismo como corriente hegemónica, estas sufrieron un empobrecimiento notable en su capacidad analítica y en la calidad de su enseñanza. ” son una percepción? O tiene datos que demuestren esa aseveración.

  • Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Opinión en video