El ajuste de las proyecciones económicas se da en un contexto en el que el crecimiento global se ha debilitado. La OCDE alerta de que las perspectivas de aumento del PIB a nivel mundial “son moderadas” y que el comercio internacional “se está contrayendo”. Por este motivo, el organismo ha ajustado a la baja las proyecciones de crecimiento para 2019, que pasa del 1.6 al 0.5 por ciento.

Ciudad de México, 19 de septiembre (Economía Hoy).- La Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) ha bajado al 0.5 por ciento la previsión de crecimiento económico para México en 2019, 1.1 puntos menos que en la última previsión.

En su informe “Perspectivas Económicas Interinas de la OCDE”, el organismo considera que el PIB ha sufrido “una brusca desaceleración”, debido a factores temporales como “las huelgas y la mayor incertidumbre política”. Es la tercera rebaja consecutiva que el organismo aplica sobre el desempeño del PIB en 2019.

Para 2020, la OCDE también recorta las perspectivas de crecimiento, pasando de un 2 a un 1.5 por ciento. Sin embargo, la bajada de las tasas de interés, las fuertes remesas, la disminución de la incertidumbre política y el aumento del salario mínimo deberían ayudar al PIB a mejorar los datos de 2019, sentencia.

La organización consideró que hay espacio para que en México se pueda acometer una nueva bajada de las tasas de interés conforme la inflación se ajuste al objetivo del Banco de México.

El ajuste de las proyecciones económicas se da en un contexto en el que el crecimiento global se ha debilitado. La OCDE alerta de que las perspectivas de aumento del PIB a nivel mundial “son moderadas” y que el comercio internacional “se está contrayendo”. Por este motivo, el organismo ha ajustado a la baja las proyecciones de crecimiento para 2019, que pasa del 1.6 al 0.5 por ciento.

La guerra comercial y el incremento de las tensiones políticas están golpeando la confianza de los inversores, lo que “está aumentando los efectos de la incertidumbre política en México”.

ECONOMÍA MUNDIAL

El crecimiento de la economía mundial se ralentizará al 2.9 por ciento en 2019 y al 3 por ciento en 2020, estimó este jueves la OCDE, que rebajó sus previsiones anteriores y advirtió de que es el aumento anual más débil desde la crisis financiera de 2008.

En su informe de perspectivas interinas, que revisa las previsiones semestrales lanzadas en mayo, la OCDE recortó tres décimas su proyección para este año y otras cuatro para el que viene, en línea con una tendencia que se extiende en las mayores economías.

Esos mismos descensos se aplican al G20, el grupo de grandes países desarrollados y emergentes, con un crecimiento previsto del 3.1 y del 3.2 por ciento, mientras que en la eurozona el ajuste es más leve, de una y cuatro décimas, hasta una subida respectiva del 1.1 por ciento en 2019 y del 1 por ciento en 2020.

Tras un ascenso de la economía mundial del 3.6 por ciento en 2018, sus conclusiones para el corto plazo son tajantes. El panorama se ha vuelto “cada vez más frágil e incierto”, atizado en gran parte por las tensiones comerciales y políticas, que minan la confianza y la inversión.

Ángel Gurría, secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Foto: EFE, archivo.

En mayo ya había rebajado sus perspectivas, y en este nuevo informe la organización con sede en París ratifica que, según los últimos acontecimientos económicos y financieros, la ralentización durará más de lo previsto.

El peso de la incertidumbre reinante recae sobre todo en la guerra comercial entre Estados Unidos y China, y en la perspectiva de un “brexit” sin acuerdo.

La introducción de tarifas bilaterales entre Washington y Pekín desde principios de 2018 seguirá arrastrando la actividad y el comercio global en los próximos dos años y “podría reducir el incremento global del PIB en entre 0.3 y 0.4 puntos porcentuales en 2020 y entre 0.2 y 0.3 en 2021”.

Aunque esos dos países anotan dos de los incrementos más elevados para los próximos dos años, la OCDE subraya que también serán los más afectados.

De momento, el organismo calcula que la economía estadounidense crecerá un 2.4 por ciento en 2019 y un 2 por ciento en 2020, cuatro y tres décimas menos que en las previsiones de mayo, y que la china avanzará un 6.1 por ciento y un 5.7, lo que supone un recorte de una y tres décimas.

La posibilidad de que el Reino Unido abandone la Unión Europea (UE) sin acuerdo es otro de los factores más desestabilizadores, con costes sobre el comercio y un impacto sobre la economía británica que podría hacer que el país cayera en la recesión.

La OCDE solo revisa de forma detallada en estas perspectivas la situación de los países del G20: mantiene por ejemplo su proyección para 2019 para Francia (+1.3 por ciento) y le quita una décima para 2020 (+1.2), mientras que en Alemania el ajuste es de dos y seis décimas (+0.5 y +0.6).

El impacto de esta coyuntura sombría se deja sentir también en la calidad de vida de los ciudadanos. Las perspectivas de una mejora continuada de los ingresos a medio plazo es más débil que antes de la crisis financiera, y el crecimiento per cápita en los últimos años también se ha mantenido por debajo.

La OCDE subraya que la necesidad de políticas macroeconómicas adicionales ha crecido en la mayor parte de economías y concluye que deben aplicarse con urgencia políticas que fortalezcan la confianza, calmen las tensiones comerciales, estimulen la inversión e impulsen el crecimiento potencial.

-Con información de EFE

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE Economía Hoy. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.