El cineasta italiano destacó que cuando escogió a Timothée Chalamet para hacer el papel de Elio en muchos productores le dijeron que no tenía la imagen del típico adolescente atractivo, como la de los actores que ellos proponían.

Por Javier Romualdo

Los Ángeles (EU.), 19 de septiembre (EFE).- El italiano Luca Guadagnino se ha convertido en uno de los cineastas europeos favoritos de Hollywood tras el éxito de Call Me By Your Name, la historia contada a fuego lento sobre el amor y la búsqueda de identidad cuyo estilo retoma en We Are Who We Are, su primera serie televisiva.

El director de Palermo, que preside este año el jurado del Festival de San Sebastián, acaba de estrenar en HBO una ficción protagonizada por dos adolescentes estadounidenses, hijos de militares, que forjan una entrañable amistad durante su rutinaria vida en una base militar ubicada en las afueras de Venecia.

En We Are Who We Are, la belleza idealizada de la región del Véneto se difumina en una atmósfera periférica e industrial que, con otro romanticismo, sirve de escenario para unos personajes que buscan la libertad y exploran su personalidad rodeados de disciplina militar.

Recién llegado a la ciudad vasca, Guadagnino atiende a Efe durante una videollamada que comienza alabando la belleza de San Sebastián.

Pregunta: Después de que Call Me By Your Name le pusiera en el foco de Hollywood, ha rodado una serie para HBO desde Europa, ¿cómo fue adaptar esa idea al formato televisivo?

Respuesta: No hubo un cálculo preciso. Hablando con mi amigo y productor Lorenzo Meili me propuso explorar el mundo de la fluidez de género entre los jóvenes de Estados Unidos.

Yo propuse llevar esa idea a un mundo tan específico como el de las bases militares estadounidenses en el extranjero, en concreto en Italia. Una cosa llevo a la otra, el guion me convenció y fuimos al set.

No sé si me he adaptado al lenguaje de la televisión, he hecho lo que habría hecho en cualquier formato, generando algo que, sin embargo, funciona también en televisión.

P: Ya sea en televisión o en el cine, sus personajes suelen buscar una identidad o una libertad que parece imposible por las circunstancias… ¿Busca intencionalmente esa melancolía?

R: Me gusta esa definición. Seguramente soy una persona a la que no le gusta cerrarse, y también melancólico.

No lo había pensado, es una intuición interesante. Pero con la libertad llega siempre un gran sentimiento de melancolía porque con ella ganas mucho pero también pierdes mucho.

P: Vivió parte de su infancia en Etiopía y luego regresó a Italia. ¿Hay algo de autobiográfico en los personajes?

R: No necesariamente. Cada vez que construyes un personaje aplicas no sólo una idea intelectual o una memoria cinéfila, también el instinto de lo que te ha pasado en la vida. Es necesario en el proceso creativo.

Luego he reflexionado que sí, yo viví algo parecido y por eso entiendo a esos personajes.

Call me by your name está ambientada a la década de los 80 en Italia. Foto: Especial

P: A diferencia de otras películas, en We Are Who We Are no aparece una imagen pintoresca de Italia. Tampoco los protagonistas tienen una belleza idealizada como la de Oliver y Elio en Call Me By Your Name, es más personal o transgresora. ¿Quería un contrapunto?

R: Cuando escogí a Timothée Chalamet para hacer de Elio muchos productores me decían que no funcionaba porque no tenía la imagen del típico adolescente atractivo, como la de los actores que ellos proponían.

Digamos que no cumplía un canon de belleza estándar. Luego interpretó a Elio extraordinariamente y lo escogí por su carácter específico.

Para el papel de Oliver, el libro si que describía una belleza apolínea. Pero no estoy de acuerdo, yo no he cambiado mi método de escoger actores.

P: En otras entrevistas ha comentado que el ideal de belleza se está volviendo demasiado uniforme a base de filtros…

R: Yo estoy harto de la necesidad que hay ahora de ver y ver imágenes constantemente. Este es mi teléfono… (muestra un modelo sin internet ni cámara)

P: ¿Por eso su cine narra tanto a través de las sensaciones? A veces más que el propio dialogo…

R: Más que a través de la sensación diré que es el comportamiento. Exploro cuál es el comportamiento de los personajes y trato de darlo vida en pantalla, ver la experiencia que genera su actitud.

Así el espectador conoce una parte del personaje a través de sí mismo.

P: ¿Ha tenido libertad trabajando para un gigante de la televisión como HBO?

R: Es una compañía de extrema inteligencia, ha sido genial. No solo buscaba libertad, sino comprensión y escucha.

P: Estas plataformas con gran alcance… ¿Pueden uniformar lo que se rueda y consume en todo el mundo?

R: El problema no es el medio, es quien lo construye. Las plataformas son muy abiertas.

Por eso existe esta serie que no sigue un formato corriente. El problema está en la cabeza de los cineastas más que en las plataformas.

We Are Who We Are cuenta la historia de dos jóvenes que viveen en una base militar estadounidense ubicada en Italia. Foto: Especial

P: Y entre todos los proyectos que hay en su cabeza… ¿sigue presente la continuación de Call Me By Your Name que mencionó?

R: Lo he dicho varias veces: Los personajes y actores de esa película forman parte de mi fundo afectuoso más profundo.

Me gustaría contar lo que les sucede, que quizás va en direcciones inesperadas. No sería tanto una secuela. Como cuando te encuentras a una persona que no ves hace años y descubre que ha perdido pelo, tiene barba canosa…

Será interesante ver qué le ha pasado a Elio, quién sabe.