Marissa Mowry tenía 22 años cuando comenzó a abusar sexualmente del niño en el año 2014, cuando él tenía 11 años. Según indican los familiares de la víctima, a partir de los abusos sexuales la vida del menor no volvió a ser la misma.

Miami, 18 oct (EFE).- Una mujer estadounidense que abusó sexualmente de un niño al que cuidaba y que tuvo un hijo con él en 2014 fue declarada depredadora sexual y condenada en Florida a 20 años de cárcel, informaron este viernes medios locales.

Marissa Mowry de 28 años, tenía 22 cuando empezó a abusar del niño, quien ahora tiene 17 años. Actualmente cuida a su hijo, nacido en octubre de 2014, con la ayuda de sus padres.

Los abusos comenzaron cuando el hoy adolescente tenía 11 años, de acuerdo con la información suministrada en el juicio encabezado por un juez del condado de Hillsborough (costa este de Florida).

Cuando quedó embarazada, la familia para la que trabajaba como niñera pensó que era hijo del novio de Mowry, pero después se supo que el padre era el menor y una prueba genética lo confirmó.

Mowry fue detenida en 2017 y en el juicio concluido esta semana respondió de una decana de delitos de agresión sexual agravados por ser una persona con autoridad sobre la víctima.

La víctima y su hijo estuvieron en el tribunal junto a la madre de la familia empleadora de Mowry, quien declaró que los abusos cambiaron la vida del menor.

Sin embargo, el adolescente es un “padre magnífico” que todos los días lleva a la escuela a su hijo, antes de ir a sus clases, agregó la madre en declaraciones a medios de Tampa.