Jerusalén, 19 nov (EFE).- Israel sopesa presentar una demanda ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) sobre la reciente directriz de la Unión Europea (UE) para el nuevo etiquetado de productos fabricados en los territorios ocupados desde 1967.

Fuentes oficiales israelíes que solicitaron no ser identificadas, confirmaron a Efe que existen “debates internos” sobre el tema, aunque todavía no se ha tomado ninguna decisión.

Los ministros israelíes de Asuntos Estratégicos y Justicia, Gilad Erdán y Ayelet Shaked, estarían liderando un debate en el seno del Ejecutivo para demandar a la UE, decisión a la que se oponen los titulares de Exteriores y Economía, según “Haaretz”.

El rotativo de Tel Aviv, que cita a fuentes israelíes vinculadas al Ministro Erdán, señala que éste sugirió que Israel reaccionara a la directriz aprobada hace más de una semana con una demanda contra los Veintiocho ante la OMC, alegando que dicho etiquetado “viola los principios de la organización”.

El Ministerio de Justicia ve con buenos ojos la propuesta, mientras que Exteriores y Economía creen que las posibilidades de éxito son pocas “y podría causar más daño que beneficio”, llevando a un proceso de politización en el seno de la OMC que condujera a los países árabes a formular demandas similares que acabaran con el boicot a los productos de los asentamientos, señala el medio.

Hace una semana, Bruselas dio a conocer las reglas sobre el etiquetado de productos elaborados en los asentamientos israelíes en el territorio ocupado en 1967, que incluye Cisjordania, Jerusalén Este y el Golán (en Gaza no hay ya colonias).

La norma exige que los productos procedentes de los territorios ocupados no señalen que proceden de Israel, dado que ningún país del mundo reconoce esas zonas como israelíes.

El Primer Ministro israelí y titular de Exteriores, Benjamín Netanyahu, criticó con dureza la directiva, que tachó de “hipócrita y de doble rasero”, y su país anunció la suspensión de algunos encuentros bilaterales con la UE, en especial en foros de derechos humanos y que aborden relaciones con los palestinos.

Ayer, la diplomacia israelí hizo pública una nueva reacción en forma de medidas para endurecer o degradar la relación bilateral y con los representantes diplomáticos de 16 estados miembros de la UE que apoyaron la directriz.

Las medidas diplomáticas afectarán al Reino Unido, Francia, España, Dinamarca, Irlanda, Croacia, Malta, Holanda, Suecia, Portugal, Eslovenia, Italia, Luxemburgo, Austria, Bélgica y Finlandia.