La Paz, 19 nov (EFE).- Chile rechazó hoy “terminantemente” la acusación del Gobierno boliviano de estar incumpliendo la Convención de Ottawa y recordó que cuenta con una prórroga hasta marzo del 2020 para desactivar todas las minas antipersonales en su territorio.

“El Gobierno de Chile rechaza terminantemente las declaraciones del ministro de Defensa de Bolivia relativas a la Convención sobre la prohibición del empleo, producción, almacenamiento y transferencia de minas antipersonal y su destrucción, también conocida como Convención de Ottawa”, indicó el Consulado de Chile en La Paz en un comunicado remitido a Efe.

El titular boliviano de Defensa, Reymi Ferreira, acusó el miércoles a Chile de incumplir el citado tratado y denunció que ese país aún cuenta con campos minados no desactivados en la frontera cercana a los departamentos bolivianos de Potosí y Oruro.

Ferreira aseguró que el Ministerio de Relaciones Exteriores de Bolivia ha enviado “insistentes notas” al Gobierno chileno sobre este asunto, “pero Chile no ha dado ninguna explicación ni respuesta”.

El Ejecutivo chileno recordó hoy que la Convención de Ottawa permite a los estados firmantes “pedir la extensión del plazo inicial de diez años para el desminado, norma que Chile invocó en abril del 2011”, por lo que el país tiene hasta el 1 de marzo del 2020 para finalizar esa tarea.

En su acusación a Chile, el Gobierno boliviano mencionaba la fecha inicial de 2012 recogida en el Tratado como fecha límite para el desminado del territorio de los países firmantes, pero no hacía ninguna alusión a la existencia de prórrogas.

“Buena parte de las labores de desminado en nuestro país se han realizado bajo difíciles condiciones geográficas y climáticas que imponen un ritmo coherente con las medidas de seguridad que deben rodear el peligroso trabajo de los desminadores”, refiere la nota chilena.

Indica que el país austral “destruyó completamente sus existencias de minas antipersonal y ha retirado el 69,67 % de las 32.059 minas antipersonal sembradas en la zona fronteriza con Bolivia, proceso que se inició en 2005 y que se ha desarrollado en un contexto de cooperación entre las autoridades de ambos países”.

Esa cooperación incluyó reuniones entre los ministros de Defensa de Chile y Bolivia entre los años 2005 y 2011, subraya el comunicado.

Agrega que de las 181.814 minas que fueran sembradas en territorio chileno, ya han sido retiradas y destruidas el 67 %, “despejando 16,5 millones de metros cuadrados de terreno”.

Además, la nota destaca que “en cumplimiento de sus obligaciones de asistencia bajo la Convención, Chile ha entrenado desminadores de varios países latinoamericanos, incluyendo efectivos bolivianos”.

El Gobierno chileno recordó asimismo que en enero próximo asumirá la Presidencia de la Convención de Ottawa, “lo que constituye un indudable reconocimiento del compromiso de Chile con el Derecho Internacional Humanitario” y de su “liderazgo en el ámbito multilateral de la no proliferación y el desarme”.

La Convención sobre la Prohibición del Empleo, Almacenamiento, Producción y Transferencia de Minas Antipersona y sobre su destrucción, conocida como Tratado de Ottawa, fue firmada en diciembre de 1997 por 122 Estados y entró en vigor en marzo de 1999.

Ese tratado, suscrito en la actualidad por 162 países, obligaba a los Estados firmantes a destruir sus arsenales en un plazo de cuatro años desde la entrada en vigor del acuerdo. EFE