El BIS destacó que la constante del peso mexicano ha sido tener un mayor manejo en el mercado exterior y en 2019 alcanzó el 83 por ciento de las operaciones.

La moneda líder del listado no ha cambiado en los últimos tres años, siendo la mejor calificada el dólar con el 88.3 por ciento de su participación global.

Ciudad de México, 19 de noviembre (SinEmbargo).- En 2013 el peso mexicano ocupaba el lugar 11, de 20 divisas internacionales, pero hoy se ubica en el sitio 15, de acuerdo con el Banco de Pagos Internacionales (BIS, por sus siglas en inglés).

La entidad presidida por el mexicano, y ex Secretario de Hacienda, Agustín Carstens dio a conocer la última encuesta trianual en la que destacó que el peso bajó sus participaciones del 1.9 al 1.7 por ciento.

El reporte del BIS correspondió a los resultados sobre los volúmenes de operación en los mercados cambiario y de derivados, donde la moneda mexicana se ha mantenido como la segunda más operada en naciones emergentes.

Aunque el volumen de operación del peso aumentó, no lo hizo a la par de otras divisas, por lo que bajó en el índice de los mercados financieros globales.

El índice del BIS demostró que la operación diaria, a nivel mundial, del peso mexicano en 2016 fue de de 97 mil 056 millones de dólares y en este año fue de 113 mil 717 millones de dólares en 2019, el 1.7 por ciento del volumen global.

La analista de Banco Base, Gabriela Siller, destacó la semana anterior que el peso mexicano perdió ante la depreciación del peso chileno, la semana del 11 al 15 de noviembre, “por tratarse de la divisa latinoamericana de mayor liquidez, que a su vez opera las 24 horas, por lo que fue empleada para cubrir el riesgo de posiciones en activos de economías emergentes”.

Además el BIS destacó que la constante del peso mexicano ha sido tener un mayor manejo en el mercado exterior y en 2019 alcanzó el 83 por ciento de las operaciones. En el mercado local, la divisa mexicana operó a un volumen de 21 mil 167 millones de dólares diarios en 2019, un cambio del 3 por ciento de tres años antes.

La moneda líder del listado no ha cambiado en los últimos tres años, siendo la mejor calificada el dólar con el 88.3 por ciento de su participación global.

A esta moneda, le sigue el euro, con el 32.3 por ciento, seguida del yen japonés, con el 16.8 por ciento.

Los ocho primeros lugares en el listado se han mantenido sin cambios desde 2016, ocupando el cuarto la libra esterlina, con el 12.8 por ciento; el dólar australiano, con 6.8; el dólar canadiense, con 5; el franco suizo, con 5; y el el yuan de China, con el 4.3 por ciento.

CRECIMIENTO EN 2020

La economía mexicana enfila la recta final de 2019 sin aumentar su pronóstico de crecimiento y parece que tampoco mejorará su desempeño en 2020. Desde Focus Economics volvieron a alertar de los numerosos frentes abiertos que tiene el Gobierno de el Presidente Andrés Manuel López Obrador, entre los que destacan “el frágil estado financiero de Pemex”, la incertidumbre política, las tensiones comerciales y la desaceleración de la economía global.

Estos factores llevan a la organización a volver a recortar las previsiones de crecimiento de 2020 al 1.3 por ciento, 0.1 puntos porcentuales menos que en el análisis del mes pasado. Además anunció que espera un avance de la economía de México para 2020 de entre el 1.5 y el 2.5 por ciento.

Pese a volver a sacar la “tijera”, desde Focus Economics se mostraron confiados de que México experimentará en el próximo año “un repunte en el gasto público” y “un mayor consumo de los hogares”, lo que alejará al país de la amenaza de recesión. En este sentido, esperan que para 2021 el crecimiento de la economía mexicana será del 1.9 por ciento.

Respecto a la inflación, FocusEconomics mantuvo su pronóstico del mes pasado y espera que acabe tanto 2019 como 2020 en el 3.5 por ciento, dando más razones al Banco de México para acometer nuevas bajadas de tasas.

En cuanto el peso, la divisa ha ganado terreno al dólar en las últimas semanas, impulsado por los avances en las conversaciones comerciales entre Estados Unidos y China y el creciente optimismo respecto a la definitiva aprobación del T-MEC, pero alertaron que la moneda sigue “vulnerable ante la sensibilidad del mercado”.

-Con información de Jaime Palacios de Economía Hoy