México

Hijo de periodista asesinado exige a EPN garantizar seguridad a su familia; callar es complacer, dice

20/01/2018 - 5:00 pm

El 13 de enero fue asesinado el periodista independiente Carlos Domínguez en Nuevo Laredo, Tamaulipas. El primer comunicador asesinado en lo que va del año y el 40 en lo que va de la administración del Presidente Enrique Peña Nieto, a quien familiares exigen que se pronuncie en contra de la impunidad que impera sobre los delitos al gremio periodístico.

De acuerdo con un informe presentado en marzo del año pasado por la organización Artículo 19, la impunidad en las agresiones a periodistas rondaba en el 99.7 por ciento.

Tamaulipas es la segundad entidad con mayor número de periodistas asesinados desde el año 2000 con 14 casos, y sólo por debajo de Veracruz con 25. El hijo de Domínguez ha pedido no descartar de primer momento ninguna línea de investigación, incluida, la que pueda relacionar el ataque sufrido por su padre con represalias por desempeñar su labor periodística.

Ciudad de México, 20 de enero (SinEmbargo).- Un vehículo chocó al del periodista Carlos Domínguez la tarde del 13 de enero cuando paseaba con su nieto y su nuera. Sin bajarse por completo, y al percatarse de que hombres armados descendían del automotor que acababa de provocar el accidente sólo alcanzó a cerrar la puerta, al tiempo que los sujetos desconocidos terminaron por darle alcance, relató Carlos Domínguez hijo, con base a la narración de su cuñada.

“Los fines de semana mi papá acostumbraba mucho a convivir con sus dos nietos que tenía allá, los llevaba al museo, al acuario, al parque, y como siempre, como cada fin de semana. Era un día normal. Me comenta mi cuñada de que lo venían siguiendo una cuadra antes; se le hizo raro, no le había pasado nunca nada de eso. Y en un semáforo paró de golpe, y ellos lo chocaron”, dijo Carlos Domínguez hijo.

Carlos Domínguez, quien tenía más de 40 años de ejercer como periodista y con una trayectoria en el Diario de Nuevo Laredo, era actualmente columnista. Los hombres terminaron por propinarle 21 puñaladas.

Tamaulipas aún encabeza las agresiones a periodistas en el país: dos homicidios durante lo que va del sexenio del Presidente Enrique Peña Nieto, y 14 desde el 2000 en la entidad norteña; última cifra que la coloca a nivel nacional sólo detrás de Veracruz que arrastra 25 asesinatos desde el 2000.

“Quisiera exigir enérgicamente y respetuosamente al Presidente Peña Nieto que se sensibilice con nosotros, que se porte como un líder y que ofrezca garantías para mi familia y para los periodistas que todavía no han tenido el infortunio de mi padre. Nada garantiza que no pase. Le exijo que tome cartas en el asunto porque callar es complacer. Y esto me parece una acción cobarde de alguien que debería de solidarizarse”, dijo Domínguez.

El 15 de enero, la Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH), la Unión Europea (UE) y la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) exigieron a las autoridades esclarecer el caso.

La familia de Domínguez exige justicia al Gobierno federal. Foto. Facebook

El 17 de mayo y tras la presión desatada por el asesinato del periodista de Río Doce Javier Valdez en Sinaloa, el Presidente Peña Nieto anunció medidas de protección al gremio. En ellas anunció un esquema de coordinación con los estados, un protocolo para hacer frente a las situaciones de riesgo y robustecer el presupuesto.

Mas, los asesinatos han continuado ocurriendo. Con Domínguez son ya 40 los periodistas asesinados durante la administración federal priista.

La impunidad es una constante en los ataques a periodistas. De acuerdo con el informe presentado por la organización Artículo 19 en abril “Libertades en Resistencia”, el 99.7 por ciento de las carpetas de investigación por agresiones a periodistas permanecen en la impunidad.

De un 99.7 por ciento, debido a que, de 798 averiguaciones iniciadas desde 2010, la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión (FEADLE) ha resuelto sólo tres casos.

“Esto es una tendencia. Llevamos años viendo noticias de periodistas asesinados, y el Gobierno ha callado. Es tanta la impunidad y lo que está generando es que los criminales hagan lo que quieran. La libertad y la profesión de periodista es muy noble, la gente tiene derecho a decir lo que piensa. Y no podemos hacerlo sino garantizamos su pleno derecho”, dijo Domínguez.

El hijo solicitó que no se descarte ninguna línea de investigación sobre el asesinato de su padre, así como que se agoten las indagaciones por una posible relación del ataque con su trabajo periodístico.

“Su criterio era muy directo. Posiblemente, incómodo a alguien. O alguien se ofendió sin querer, pero igual, pueden ser muchas cosas. Yo en lo personal en lo personal y algunos familiares estamos muy enojados con lo que pasó. Y decepcionado del Gobierno federal por no estar comprometido con su pueblo y garantizarle su derecho al ejercicio de esta profesión”, dijo el joven.

Francisco Javier Cabeza de Vaca, Gobernador de Tamaulipas, condenó públicamente el cobarde homicidio. Foto: Cuartoscuro

FUNCIONARIOS, PRINCIPALES AGRESORES

Sólo en el 2016, la organización Artículo 19 documentó 426 agresiones a periodistas, de las cuales el 53 por ciento fueron perpetradas por funcionarios del Estado.

De los 226 casos en los que autoridades protagonizaron estas agresiones, el 24 por ciento laburaba en el orden federal; el 40 por ciento en el ámbito estatal y el 36 por ciento en el municipal.

A nivel estatal, Domínguez refirió que el Gobernador panista Francisco García Cabeza de Vaca se ha puesto en contacto y ha brindado medidas de atención a la familia.

El 16 de enero la Procuraduría General de Justicia (PGJ) de Tamaulipas ofreció hasta 2 millones de pesos de recompensa a quien brinde información exacta, veraz y útil, que coadyuve a la localización del o los responsables del homicidio del periodista Carlos Domínguez Rodríguez.

Sin embargo, el hijo del periodista no dejó pasar que en un primer momento personal de la Fiscalía del estado insistió a su cuñada de que el móvil del crimen podría ser un robo.

“Me contaba que la trataron de persuadir para que pensaran que era un robo, porque parece que le robaron su cartera y teléfono. La trataron de persuadir para hacer pensar que estaba confundida, pero gracias a Dios ella se sostiene en la versión de que iban directamente a apuñalarlo. No hubo una amenaza previa. No le pidieron nada [de sus pertenencias]”, dijo Domínguez.

En octubre pasado, el Gobernador Francisco García Cabeza de Vaca, quien tomó posesión el 1 de octubre del 2016, de que no habría tregua en contra el crimen organizado.

“Ustedes han visto las operaciones que han hecho las Fuerzas Armadas, la policía estatal, les estamos cerrando el paso, están desesperados, entonces qué es lo que quieren hacer, generar ese descontento entre la población para que el día de mañana digan: ¡Nombre, está mejor como estaba antes!”, dijo el Gobernador.

Sin embargo, la violencia sigue en aumento. Entre enero y noviembre del año pasado se registraron 727 carpetas de investigación por homicidio doloso en la entidad, cuando en el mismo periodo del 2016 fueron 549. Un aumento del 32 por ciento.

en Sinembargo al Aire

Opinión

Opinión en video

más leídas

más leídas