Una mayor actividad manufacturera, una política monetaria acomodaticia, las negociaciones comerciales entre Estados Unidos y China, y menos temores de que ocurra un brexit sin acuerdo mejoraron las perspectivas mundiales.

En México, los bajos datos de la inversión afectaron las perspectivas de crecimiento para este y el próximo año, hasta el 1 y 1.6 por ciento.

Ciudad de México, 20 de enero (SinEmbargo).- El Fondo Monetarios Internacional (FMI) recortó, por primera vez en el año, la perspectiva de crecimiento económico para México, 0.3 por ciento, desde el 1.3 estimado en octubre del año anterior. También proyectó que el crecimiento mundial, para este año, ascienda a 3.3 por ciento, 0.4 puntos porcentuales por arriba del cierre de 2019, que se colocó en 2.9 por ciento según sus estimaciones.

En la actualización de las proyecciones centrales, presentado en Davos, Ginebra, la organización financiera estimó que para 2021 la expectativa del FMI se ubicó en 3.4 por ciento. Las modificaciones en las cifras de crecimiento, supusieron un recorte de 0.1 por ciento a las presentadas en octubre en  el documento Perspectivas de la economía mundial (informe del World Economic Outlook).

“La revisión a la baja se debe principalmente a resultadosinesperados negativos de la actividadeconómica en unas pocas economías de mercadosemergentes, en particular India, que dieron lugar a una revaluación de las perspectivas de crecimiento correspondientes a los próximos dos años”, destacó en el documento el FMI.

De acuerdo con su evaluación, en pocos casos la estimación se recortó a la baja debido a un mayor impacto del malestar social en la economía. Sin embargo, el Fondo identificó aspectos positivos en el panorama económico global: una mayor actividad manufacturera, una política monetaria acomodaticia, las negociaciones comerciales entre Estados Unidos y China, y menos temores de que ocurra un brexit sin acuerdo.

En el caso de México, al pertenecer a las economías emergentes, como la India y Sudáfrica, el tercer trimestre de 2019 tuvo un crecimiento más lento de lo previsto por el WEO. El FMI adjudicó estos datos debido a “shocks específicos” en los países, que conllevaron a frenar la demanda interna. Sin embargo, se observó que la inflación subyacente se suavizó en estas economías.

La continua debilidad de la inversión en México afectó la perspectiva estimada para este año, pero también el crecimiento de América Latina, que se estimó en 0.1 por ciento para 2019 y con una baja de 0.2 y 0.1 para 2021 y 2021, respectivamente, hasta 1.6 y 2.3 por ciento.

La zona económica también se debe a una “importante revisión a la baja del pronóstico de crecimiento para Chile” debido a la tensión social. Sin embargo, se compensó con el crecimiento de la perspectiva de Brasil debido a la aprobación de la reforma de las pensiones y menos afectaciones en el sector minero.

“La trayectoria del crecimiento mundial denota un descenso marcado seguido de un retorno a niveles más próximos a las normas históricas para un grupo de economías de mercados emergentes y en desarrollo de desempeño deficiente y que soportan tensiones (incluidas Brasil, India, México, Rusia y Turquía)”, enlistó el FMI.

El perfil de crecimiento establecido depende de que las economías de mercados emergentes más saludables se mantengan con desempeños sólidos, pese a que las economías avanzadas y China continúen su proceso de desaceleración y de su potencial. “Sin este estímulo monetario, la
estimación de crecimiento mundial para 2019 y la proyección para 2020 habrían sido 0.5 puntos”, destacó el documento.

En las economías avanzadas, el proceso de desaceleración fue generalizado, como fue previsto por analistas, debido principalmente a una moderación en el crecimiento de EU que hiló “varios trimestres” por arriba de la tendencia.

“A pesar de la continua creación de empleo (en ciertos casos en un entorno en que las tasas de desempleo ya estaban en mínimos históricos), la inflación subyacente de los precios al consumidor siguió siendo leve en las economías avanzadas”, destacó el organismo.

Se proyectó que el crecimiento se estabilice en 1.6 por ciento este año y para 2021, una baja de 0.1 puntos debajo del informe de la WEO, principalmente debido a bajas en las proyecciones de EU y Reino Unido, así como en economías avanzadas de Asia, en particular la RAE de Hong Kong tras las protestas.

En Estados Unidos se prevé un crecimiento moderado de 2.3 para 2019 a 2 por ciento en 2020 y de 1.7 en 2021, que representan recortes de 0.1 puntos respecto a octubre, En la zona euro el crecimiento estimado tendrá un crecimiento de 1.2 en 2019, de 1.3 en 2020 y de 1.4 en 2021.