Sanjuana enfrenta amenazas de muerte Foto: Facebook

Sanjuana Martínez enfrenta amenazas de muerte por su trabajo periodístico.  Foto: Facebook

Ciudad de México, 20 de febrero (SinEmbargo).– La Comisión Nacional de los Derechos Humanos emitió este viernes medidas cautelares en favor de la periodista Sanjuana Martínez, ante las distintas amenazas recibidas, y con la finalidad de prevenir un hecho de difícil o imposible reparación.

Mediante oficios enviados a la Procuraduría General de la República (PGR) y al Gobierno del Estado de Nuevo León, que encabeza Rodrigo Medina de la Cruz, la CNDH solicitó medidas precautorias, atendiendo el estado de vulnerabilidad en que puede estar la periodista, así como a la solicitud que en tal sentido hicieron distintas organizaciones civiles.

“De acuerdo con información de que se dispone, la comunicadora ha denunciado públicamente haber recibido mensajes y amenazas por distintas vías, como consecuencia de su trabajo periodístico, lo que puede poner en riesgo su integridad física. Este Organismo nacional dará seguimiento a la evolución de los hechos y en su momento dará a conocer el posicionamiento que conforme a derecho proceda”, informó el organismo mediante un comunicado de prensa.

El día de ayer, laa Red Nacional de Defensoras de Derechos Humanos en México (RNDDHM), conformada por 97 organizaciones, pidió a la CNDH emita una recomendación que exija al Estado mexicano garantizar la seguridad de la periodista Sanjuana Martínez.

La red manifestó su preocupación por “las recientes amenazas y actos de hostigamiento contra la periodista Sanjuana Martíneze” a través de un comunicado.La periodista enfrenta “graves amenazas de muerte, intimidación y hostigamiento a través de hackers en las redes sociales así como a través de constantes mensajes vía Twitter en el que le mandan fotos con contenido sexual y amenazas de violación”, denunció. Asimismo recibe amenazas vía telefónica en la madrugada, lo que afecta directamente su entorno familiar.
La cantidad de agresiones se han incrementado luego de la publicación de diversos trabajos periodísticos que visibilizan violaciones a los derechos humanos por parte de elementos de Ejército, así como de reportajes de investigación y artículos de opinión luego de la desaparición de los 43 estudiantes de la Normal de Ayotzinapa, entre otros temas, los cuales han sido publicados en el periódico La Jornada y SinEmbargo.

El pasado 24 de diciembre de 2014 fueron dejados en su casa citatorios “invitándola” a comparecer en la delegación de la PGR en Nuevo León, de lo contrario iría a la cárcel ese mismo día, situación que no tiene margen legal alguno.

“Los tres citatorios fueron tirados en el jardín exterior de su casa el mismo día y la periodista no identificó la hora exacta en la que fueron dejados los citatorios. Estos hechos violan el debido proceso, dado que además de presentar los 3 citatorios al mismo tiempo, la periodista no firmó de recibido”, especificó el documento.

Asimismo, la cita en esa fecha añadió también un elemento de hostigamiento, persecución e intimidación pues las oficinas estaban prácticamente vacías.

Sanjuana Martínez se presentó ese mismo 24 de diciembre de 2014 para evitar cualquier detención, llegó al Ministerio Público a las 10:00 de la mañana, quedando incomunicada por cuatro o cinco horas aproximadamente.

Al momento de estar incomunicada, ella no sabía por qué la estaban citando, sin embargo, en el lugar le informaron que el citatorio se debía a la falsedad en declaración en un amparo que ella solicitó, por violaciones al debido proceso y a sus derechos humanos, que le fue concedido por un juez federal en julio de 2012.

Los citatorios fueron enviados por el delegado de la PGR en Nuevo León, Ramón Ernesto Badillo Aguilar, quien fungió como delegado de PGR de Guerrero, así como por el Ministerio Público de apellido Castillo, sin embargo, a pesar de que la periodista pidió copias del expediente, le fueron negadas.

Además, días antes, personas desconocidas ingresaron al domicilio de la periodista, en ese momento la casa estaba vacía. Rompieron una ventana; revolvieron el cajón de su ropa interior y defecaron en el piso de la habitación de Sanjuana Martínez.

Las organizaciones firmantes condenaron que el Gobierno mexicano, “lejos de garantizar el derecho a informar, permita que se den este tipo de acciones que evidencian su falta de voluntad política para garantizar, proteger y promover la labor de las mujeres periodistas en nuestro país”.

En este marco, las 172 defensoras de derechos humanos que conforman la Red Nacional de defensoras de Derechos Humanos en México hicieron un llamado a las autoridades del estado de Nuevo León y del Gobierno Federal para que:

Cesen los actos de intimidación, hostigamiento y persecución contra la periodista San Juana Martínez.

Tomen las medidas urgentes a fin de garantizar la integridad física, psicológica y sexual de la periodista Sanjuana Martínez y de su familia.Que la CNDH imita la Recomendación necesaria para exigir al Estado Mexicano garantías para la continuidad de la labor de la periodista en condiciones de seguridad.

Se inicien de manera inmediata las investigaciones necesarias a fin de identificar y castigar a los autores intelectuales y materiales de las agresiones. Se garanticen las condiciones necesarias para garantizar el derecho a la información y la libertad de expresión de las y los periodistas en México.