Jugar con trenes
En el Reforma, el analista y periodista Sergio Sarmiento, escribe que: “Un viaje en autobús de Cancún a Tulum cuesta 160 pesos. No hay que esperar mucho para tomar uno con 29 viajes diarios disponibles de las 5:30 a las 22:05. Además, no tienen subsidios; son rentables. El Tren Maya de López Obrador iría no solo de Cancún a Tulum, sino que llegaría a Bacalar, se adentraría en la península de Yucatán por Escárcega hasta Palenque y después regresaría por Campeche y Mérida hasta Cancún en un recorrido de 1 mil 525 kilómetros. Según el Presidente, el proyecto costaría entre 120 mil y 150 mil millones de pesos, un máximo de 100 millones de pesos, 5.3 millones de dólares, por kilómetro. La construcción se haría en un tiempo sin precedente: cuatro años. El bajo costo y el breve lapso serían consecuencia de que mucho del derecho de vía ya lo tiene el Gobierno. Ah, y claro, ¡porque ya no hay corrupción! […] El Presidente López Obrador ha dicho que el tren tendrá capacidad para trasladar tres millones de pasajeros al año. Si es así, su capacidad estaría sobradísima. El Ferrocarril Chihuahua-Pacífico (Chepe), que junto con el Tequila Express es el único tren de pasajeros que queda en nuestro país, traslada alrededor de 170 mil pasajeros anuales en su ruta de 673 kilómetros de los cuales 90 mil son turistas y 80 mil rarámuris que no pagan tarifa completa. El servicio, proporcionado por una empresa privada, se mantiene solo gracias a un subsidio del Gobierno. Casi ningún tren de pasajeros en el mundo es rentable. No hay razón para pensar que el Tren Maya lo será, aun si se construyera por 150 mil millones de pesos. […] Si realmente el Gobierno quisiera impulsar un transporte barato y eficiente en la península de Yucatán ampliaría la actual y excelente carretera Cancún-Tulum y mejoraría las que conectan con Mérida, Campeche, Escárcega y Palenque. Quizá un proyecto así no impulsaría la mística de la Cuarta Transformación, pero sería mejor para los supuestos propósitos que se tienen. El problema es que los políticos son como niños: les gusta jugar con trenecitos”.

Pobres ladrones, están enfermitos
En Milenio, el periodista Carlos Marín, escribe que: “disruptivo como es, el Presidente Andrés Manuel López Obrador sugiere que hay un padecimiento no detectado por la ciencia ni contemplado por la Organización Mundial de la Salud, y recomienda: ‘Tratamiento a quienes tienen la enfermedad de la corrupción y lo reconocen. Debe crearse un grupo de terapias y aceptar que tienen ese problema. Una especie de Grupo 3 R…’. […] Intentar superar cualquier afección, como bien apunta, requiere que el paciente admita estar enfermo y tenga la voluntad de someterse a un tratamiento médico específico. […] Lo de que los corruptos se sometan a terapias mueve a risa, pero en su planteamiento AMLO incorpora la posibilidad de crear ‘una especie de Grupo 3 R’ que, en ignorantes como yo, animan a reportear con la receta de la inexplicable nueva integrante de la Comisión Reguladora de Energía, Guadalupe Escalante, quien tomó en Google un curso repentino de lo que es la institución de la que no tenía ni la menor idea. El Presidente, deduzco, aludió a las tres erres o 3R que popularizó Greenpeace y que se refiere al consumo responsable para cuidar el ambiente mediante hábitos de reducción, reciclaje y reutilización de la basura. López Obrador supone que los corruptos pueden ser igualmente reciclados, ya que después de su terapia pueden reintegrarse al pueblo sano […] Generoso traductor, el ex magistrado de la Audiencia Nacional de España, Baltazar Garzón, comentó que con López Obrador ‘hemos hablado del fondo y hace falta un cambio de paradigma: combatir la corrupción no solo desde el punto de vista judicial, sino desde el punto de vista de la educación…’. Ah… pero, ¿y la terapia, apá? ¡Que alguien lo explique!: ¿4T con o sin 3R…?”

Los “corruptos” que gozan de cabal salud
En El Universal, el periodista Salvador García Soto, escribe que: “la imagen de una boda el fin de semana, en la hacienda Jajalpa en el Estado de México, confirma que el discurso de Andrés Manuel López Obrador, que todos los días condena a la corrupción y a los corruptos a los que considera ‘enfermos’ y hasta quiere mandarlos a ‘terapias’ o poner sus nombres en placas alusivas de obras públicas, no es más que retórica que, hasta hoy, no se corresponde con acusaciones o procesos formales contra ningún político o ex funcionario. Porque mientras el presidente repite a diario en sus discursos que acabará con la corrupción y los corruptos, y ayer domingo anunciaba en el sureste que con el dinero y propiedades que les va a quitar hará ‘obras para los pueblos’ y exhibirá el nombre de ‘políticos corruptos’ o cárteles de la droga a los que se les confisquen bienes, varios personajes cuyos nombres han sido mencionados por él o por otros funcionarios de su Gobierno, aparecen de lo más tranquilos y relajados en un video de la mencionada boda difundido el fin de semana en las redes sociales. […] La celebración en cuestión, de una hija del abogado Juan Collado, contó con la presencia de varios aludidos en los discursos de López Obrador o de otras instancias de Gobierno cuando sobre temas o denuncias de corrupción. Desde el ex Presidente Enrique Peña Nieto […] hasta el líder petrolero, Carlos Romero Deschamps, que parece seguir gozando del favor del actual Gobierno a pesar de denuncias penales de trabajadores petroleros por desvíos de fondos sindicales […] También muy quitado de la pena, aparece en el video de la fiesta el ex encargado de despacho de la PGR, Alberto Elías Beltrán, quien se dedicó durante el último año que estuvo al frente de la extinta procuraduría, a obstaculizar, obstruir y retrasar las investigaciones de casos de corrupción […] Así que, viendo lo contentos y relajados que se ven esos y otros personajes que, en el discurso diario de López Obrador, simbolizan la terrible corrupción gubernamental que le heredaron, podría decirse que las palabras y discursos del Presidente no parecen asustar a los corruptos que, como dice esa célebre frase ‘gozan de cabal salud’.”

Tres sobres para el Presidente
En el Excélsior, su director, el periodista Pascal Beltrán del Río, escribe que: “el primer semestre de gestión es complicado para casi cualquier Gobierno, sin embargo, hay algunos que logran superar las dificultades del arranque y, otros, que se quedan atorados en ellas. El viejo cuento de los tres sobres sirve como ejemplo para ilustrar estas vicisitudes. Usted quizá lo conoce, pero si no, ahí le va: Al día siguiente de tomar posesión, un Presidente se encuentra, sobre el escritorio de su despacho, tres sobres, numerados y cerrados, dejados ahí por su predecesor. El sobre rotulado con el número uno dice: ‘ábralo cuando enfrente su primera crisis’. Soberbio, como son todos los mandatarios primerizos, el Presidente arroja el sobre en un cajón junto con los otros dos, pero un día decide abrirlo, para ver si lo ayuda a salir de problemas. En el interior hay una hoja con tres palabras: ‘Échame la culpa’. Dicho y hecho, el Presidente se dedica a culpar al pasado de todo lo que no funciona en el país, tanto lo que se encontró y no había sabido resolver, como lo que él mismo propició por su inexperiencia. El recurso le sirve por un tiempo, pero, al persistir los conflictos y desaciertos, los gobernados se empiezan a cansar de lo que ven como un pretexto para justificar la ineficiencia y el desorden. […] El Presidente entiende que su equipo de colaboradores no está funcionando. ‘Está clarísimo’, se dice a sí mismo. ‘Por más que les digo que se bajen de la hamaca, no hacen caso. Esperan que yo haga todo’. Y unas horas después, anuncia, en conferencia de prensa, transmitida en vivo por televisión, una sacudida total del gabinete. ‘El pueblo necesita funcionarios dispuestos a morirse en la raya’, declara. […] Pero los cambios tampoco darían resultado, porque el Presidente no se daba cuenta que el causante de los problemas era él mismo. Un buen día, ya cerca del fin de su gestión, terminando de leer un artículo en la prensa que remataba con la frase “las tres fuentes de la política ficción son la ingenuidad, la ignorancia y la mentira”, el Presidente se acuerda del tercer sobre y decide abrirlo. Mordiéndose el orgullo, lo observa a la luz de una lámpara. ‘Si nada de lo anterior le ha dado resultados, abra este sobre’, dice en el exterior.Rasga el sobre con un abrecartas y, otra vez, encuentra una nota, de puño y letra de su antecesor: ‘Prepara tres sobres’.”

1994
En el Reforma, el politólogo y catedrático, Jesús Silva-Herzog Márquez, escribe que: “La historia no crece como el pasto. Hay momentos en que el tiempo se acelera, horas que precipitan cambios colosales, instantes que revientan lo que, por décadas o siglos, permanecía firme. Entender la historia es aproximarse a sus dos ritmos. Al lento flujo de los días, a las persistencias, a la discreta sedimentación de los cambios y también a los acelerones y a las rupturas súbitas. Ese fue uno de los lentes del historiador húngaro John Lukacs: la historia “microcósmica”. Se refería al análisis de las coyunturas decisivas. En su trabajo como historiador fue poco a poco comprimiendo el tiempo. Si en su primer libro sobre la Segunda Guerra analizó los dos años más intensos del conflicto y en el segundo examinó el duelo entre Hitler y Churchill narrando ochenta días de 1940, su tercer libro sobre la guerra exprime lo sucedido en menos de una semana. Cinco días en Londres es el título del libro. Sus amigos bromeaban que el siguiente trabajo abordaría los quince minutos más dramáticos de la guerra. 1994, el documental de Diego Enrique Osorno producido por Vice que puede verse en Netflix es un ejemplo de esta perspectiva microcósmica. […] Quien recuerde aquel año dialogará, discrepará con el documental de Osorno. A ratos, el documental parece el testimonio de Carlos Salinas sobre aquellos días. La versión del Presidente impera sobre el resto de las voces. Aparece como un estratega brillante, un estadista imperturbable que es también un amigo sensible. Luis Donaldo Colosio es retratado como un santo al que no permitieron obrar la conversión democrática del régimen. Podemos ver los ejercicios militares de los zapatistas y escuchar la voz de un subcomandante Marcos panzón, pero me parece que no se logra recrear el impacto que sus mensajes tuvieron entonces. México estuvo, en 1994, hipnotizado por unas cartas que venían de la selva. Y de la incubación de la terrible crisis económica del 95 apenas tenemos algún indicio. Críticas menores. 1994 es un documental ejemplar. Valioso, sobre todo, porque permite encarar esa historia reciente que es historia presente”.

Peña, Deschamps y otros
En La Jornada, el periodista Julio Hernández López, escribe que: “un ejemplo de esa lozanía, de esa condición política de intocados, se ha visto este fin de semana en una fiesta por nupcias en la que entre otros invitados estuvieron el antes mencionado Peña Nieto (quien no ha sido tocado ni con el pétalo de una crítica directa y contundente), el jeque petrolero Carlos Romero Deschamps (quien parece estar en curso de una prejubilación sindical negociada), el ex encargado del despacho de la Procuraduría General de la República, Alberto Elías Beltrán (responsable durante el último año de gobierno de EPN de horrores institucionales tan proclamados por Alejandro Gertz Manero), y el gobernador del estado de México, Alfredo del Mazo (quien disfruta de tranquilidad política, a pesar del pésimo gobierno que realiza, casi como si estuviera cumpliendo con un papel de transición rumbo a la siguiente elección, en la que Morena le releve). También estuvieron (según publicó la revista Quién) el ex gobernador Manuel Velasco Coello, Manlio Fabio Beltrones, Diego Fernández de Cevallos, Rosario Robles, Raúl Salinas de Gortari. Y en fotografías se pudo ver al ministro de la Corte, Eduardo Medina Mora y a Aurelio Nuño, entre otros. Los contrayentes fueron Gonzalo Zavala y Mar Collado, ella, hija del abogado Juan Collado, uno de los litigantes preferidos por figuras relevantes de la política metidos en problemas jurídicos”.

El “superdelegado” empresario de Jalisco
En Milenio, el periodista Carlos Puig, escribe que: “en abril de 2018, en un evento de su campaña para ser gobernador de Jalisco, el candidato de Morena Carlos Lomelí Bolaños, dijo que denunciaría a aquellos que se hubieran enriquecido con el dinero que el Gobierno destina a la salud de los mexicanos. […] Lomelí perdió la elección en Jalisco, pero fue nombrado delegado de la Secretaría de Bienestar para Jalisco, eso que conocemos como superdelegado. Aquella declaración no era gratuita, desde la campaña Lomelí había sido señalado como socio de una red de empresas farmacéuticas que solo entre 2012 y 2019 vendieron miles de millones de pesos en medicinas al Gobierno. Lomelí ha aceptado participar en cuatro de las empresas de esa red y así lo declaró en su 3de3, pero niega participación en otras cinco; una de ellas, Abastecedora de Insumos para la Salud (Abisalud) ganó, en lo que va de 2019, más de 164 millones de pesos, adjudicados por dos gobiernos emanados de Morena: el federal, encabezado por Andrés Manuel López Obrador, y el de Veracruz, representado por Cuitláhuac García. Seis de las ocho contrataciones de Abisalud en 2019 fueron otorgadas bajo la modalidad de adjudicación directa. […] Lomelí ha pasado por el PRD, MC y ahora Morena. Pero su verdadera vocación es la de empresario, valga recordarlo por aquello de la separación entre el poder político y el poder económico”.

Sheinbaum, reprobada
En El Universal, el periodista Carlos Loret de Mola, escribe que: “la contingencia ambiental que aparentemente ya termina fue una sacudida para la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum. En la opinión pública fue un corte de caja de casi medio año de Gobierno. Reprobó en la evaluación. El descontento por su respuesta a la crisis ambiental provocó que no solo se hablara de una pobre gestión en esa coyuntura sino también de lo que se percibe como una parálisis ante la inseguridad sin control en la ciudad. La lluvia de críticas marcó claramente el fin del periodo de gracia que le permitía acudir a la coartada de culpar a las administraciones pasadas. Si a la 4T se le ha desgastado el recurso a nivel federal, en el caso de la ciudad está terminado. No se puede esconder que Sheinbaum y el mismo López Obrador son parte de ese pasado al que se pretende culpar. Son 22 años de PRD-Morena en el poder. […] Esta semana, podría decirse que comienza el Gobierno de Sheinbaum sola. La inseguridad y la contaminación no esperan. Apostar con fe a que AMLO le mande la solución con la Guardia Nacional ya no es opción. Veremos qué medidas anuncia el miércoles sobre el Hoy No Circula y las verificaciones. Sobre la creciente inseguridad, es tiempo de que entienda que el esquema de cuadrantes aplicado hace más de 12 años por AMLO ya no sirve. Y que la policía y la procuraduría están rebasadas. Las cabezas, como se ha visto en varios casos recientes, no controlan ni a los suyos”.

Países y empresas buscan pistas en el buen acuerdo de México y EU
En La Jornada, el periodista Enrique Galván Ochoa, escribe que: “¿cuál es el secreto de México para negociar con éxito con el impredecible Donald Trump? Lo último: anunció que había llegado a un acuerdo con Canadá y México para comerciar sin la imposición de aranceles las exportaciones de acero y aluminio. Gobiernos y empresas de todo el mundo comienzan a voltear hacia nuestro país en busca de una pista porque ellos han fracasado. Según se festinó en la prensa nacional e internacional, era inevitable un choque entre los dos populistas, el de izquierda, López Obrador, y el de derecha, Donald Trump. Pero ya AMLO tiene medio año en el gobierno y han superado temas muy complicados. Este pacto allana el camino para la ratificación del nuevo acuerdo comercial entre Estados Unidos-México-Canadá. El fracaso es huérfano, pero al éxito le resultan muchos papás. ¿Quiénes creen que se quieren colgar la medallita? Por ahí fue deslizada una nota en Bloomberg en la que dan el crédito a Ildefonso Guajardo, ex secretario de Economía, y Juan Carlos Baker, ex subsecretario de Comercio Exterior. ¡Pero si dejaron las cosas hechas una desgracia! Todos los días Trump se burlaba de Peña Nieto y de los mexicanos. Quienes cuajaron el acuerdo, en estricta justicia, son Marcelo Ebrard y Jesús Seade”.

Persecución en La Noria
En El Universal, el periodista y escritor, Héctor de Mauleón, escribe que: “18 de mayo de 2019. 17:15. El policía segundo Uriel Galicia recibe en su Nextel la llamada de una vecina de la colonia La Noria. Galicia, policía desde hace once años, ha compartido su número con diversos ciudadanos de Xochimilco. Esto le permite llegar a lugares donde hay emergencias en cosa de minutos, sin tener que depender del número 911. Este sábado hay una. La vecina que acaba de marcarle le dice que vio entrar a varios desconocidos en una casa de la privada San Lorenzo, y que dichos desconocidos ‘están sacando unas cosas’. […] Galicia y su compañero, José Ayala Ponce de León, pidieron apoyo a la patrulla MX539R1, y se dirigieron en su propia unidad (la MX502R1) hacia la cerrada. Se encontraron de frente con una camioneta Ford Edge de color negro, que iba disparada. Viajaban en ella cuatro hombres. Los uniformados intentaron cerrarle el paso, pero la camioneta los evadió. Inició una violenta persecución por las calles Aldama, San Lorenzo, Prolongación División del Norte y Muyuguarda. En un momento dado, el conductor de la Ford Edge se saltó un camellón y escapó en sentido contrario, hacia la calle Guadalupe Ramírez. […] Los tres que huían fueron detenidos. Uno de ellos alzó los brazos y dijo: ‘Ya. Estoy dado’. Tenían entre 25 y 39 años. Alfredo ‘N’, declaró que se dedicaba ‘al transporte’. Uno de sus cómplices dijo que trabajaba en ‘Galletas Cuétara’ y el último sostuvo que su oficio era el de comerciante. La camioneta, según la enumeración del policía segundo, iba cargada de ‘relojes, joyas, bisutería, iPads, iPhones…’. ‘El día terminó bien’, concluye Galicia. ‘Aunque el compañero resultó lesionado, lo reportan fuera de peligro. Y además los agarramos. Terminó bien’. Un alivio para los habitantes de La Noria”.

Guardia Nacional trabada
En Milenio, su columna de trascendidos Trascendió, asegura que: “que la negociación de la Guardia Nacional está trabada en cómo pasarán a los cerca de 50 mil soldados y marinos a ese cuerpo civil para luego no enfrentar problemas laborales, porque ya de por sí hay demandas que preocupan al Senado por injusticias cometidas en el pasado y que llevan años sin solución. Una de ellas es la del teniente de fragata Héctor Aguilar Chagoya, que pidió licencia y la Marina lo declaró prófugo por deserción, sin juicio ni consejo de honor, aunque luego apareció como militar en activo, un caso que lleva 24 años sin resolverse”.

Los millones de AMLO
En El Universal, su columna de trascendidos Bajo Reserva, asegura que: “Nos hacen ver que el Presidente Andrés Manuel López Obrador se está haciendo bolas con aquello de las subastas de bienes confiscados a delincuentes. Y es que ya había comprometido el dinero que se obtenga de la primera subasta de automóviles, que realizará el domingo próximo, para la campaña contra las adicciones. Sin embargo, ayer cambió de opinión y anunció que lo destinará al municipio más pobre de México. Nos aseguran que existen dinero y bienes confiscados a delincuentes y corruptos que pueden ser utilizados para financiar algunos programas del Presidente, sin embargo, nos dicen que debe haber mayor claridad sobre el destino de esos millones, ya que si bien son cantidades importantes tampoco alcanzarán para cumplir con todas las promesas que el mandatario haga, en especial, si siguen creciendo cada semana”.

Al público de la 4T
En el diario Reforma, su columna de trascendidos Templo Mayor, asegura que: “bien por Jenaro Villamil como jefe del aparato de propaganda, perdón, de radiodifusión del Gobierno, pues se nota que quiere levantarle el rating al Canal 11. Al grito de “al público de la 4T lo que pida”, la señal que se supone es del Politécnico se está llenando de porristas presidenciales, lo que le garantiza un mercado cautivo de 30 millones de votos, perdón otra vez, de televidentes. Por cierto que mañana nadie puede perderse la entrevista que el marido de la secretaria de la Función Pública le hará a la esposa del Presidente. Este cambio sí se ve… ¡y en horario estelar!”.

Ventaja
En el Excélsior, su columna de trascendidos, Frentes Políticos, asegura que: “en el debate poblano, dos candidatos sólo criticaron a su oponente, Luis Miguel Barbosa, de Movimiento Regeneración Nacional (Morena), y prácticamente perdieron su tiempo enredados en una campaña sin argumentos. Barbosa salió fortalecido, pues habló de proyectos concretos. Se comprometió a unificar el estado y llevar mejores condiciones a los poblanos. Enrique Cárdenas, de Acción Nacional, el Partido de la Revolución Democrática y Movimiento Ciudadano, y Alberto Jiménez, abanderado del Revolucionario Institucional, degradaron el primer debate poblano en su historia, ese gran salto en materia de cultura cívica democrática a un encuentro de acusaciones. De ese tamaño es su miedo a quien avanza en las encuestas, Barbosa. Tampoco en el debate pudieron con él. ¿Ya ven? Pesa no haber hecho campaña”.