Sin un titular en la ahora imprescindible cartera, el Presidente brasileño, Jair Bolsonaro, busca un nuevo Ministro que esté alineado con él en su cerrada retórica de una vuelta a las actividades económicas, derogando las cuarentenas, y que se posicione a favor de la cloroquina.

Sao Paulo, 20 may (EFE).– Brasil, el tercer país con más casos de COVID-19 en el mundo, superó este martes por primera vez la barrera de las mil muertes diarias de coronavirus y registró mil 179, hasta un total de 17 mil 971 desde el inicio de la pandemia, un récord en medio de una laguna institucional en el Ministerio de Salud.

Sin un titular en la ahora imprescindible cartera, el Presidente brasileño, Jair Bolsonaro, busca un nuevo Ministro que esté alineado con él en su cerrada retórica de una vuelta a las actividades económicas, derogando las cuarentenas, y que se posicione a favor de la cloroquina.

Brasil, de 210 millones de habitantes y fronterizo de diez países del Cono sur, suma 271 mil 628 contagios, según el último balance oficial, sólo por detrás de Estados Unidos y Rusia.

Los estados de Sao Paulo y Río de Janeiro, el primero y tercero más poblados del país, también registraron una cifra récord de muertes diarias, con 324 y 227, respectivamente.

Una trabajadora sanitaria atiende a un paciente de COVID-19 en el hospital municipal de Sao Jose en Duque de Caxias, Brasil, el sábado 16 de mayo de 2020.

Una trabajadora sanitaria atiende a un paciente de COVID-19 en el hospital municipal de Sao Jose en Duque de Caxias, Brasil, el sábado 16 de mayo de 2020. Foto: Yesica Fisch, AP

Sao Paulo, la región más rica y poblada del país con 46 millones de habitantes, contabilizó un 7 por ciento más de muertes que las que tenía el lunes y la cifra total se elevó a 5 mil 147, superando el registro simbólico de los 5 mil fallecimientos.

Sin embargo, la Secretaria de Comunicación Social de la Presidencia de la República (Secom) ignoró en un anuncio estos datos, lo que generó malestar entre muchos internautas.

“Con más de 106 mil 700 brasileños curados de la COVID-19, Brasil avanza en la lucha contra el coronavirus. Hasta las 7 pm de este martes se registraron 146 mil 863 casos que están en tratamiento. La batalla del Gobierno Federal para salvar vidas continúa”, dice el texto.

“Vamos entonces a celebrar a los vivos e ignorar a los muertos. ¿Es eso? Si Brasil fuese una empresa, todos ustedes en el Secom ya habían sido despedidos con tanta incompetencia”, denuncia una usuaria.

Otro califica la estrategia utilizada por la Secom como una de “las cosas más desagradables de la historia de Brasil”. “Es sucio, bajo, inhumano, surrealista”, asegura.

“Miles de muerte por coronavirus y ese fue el posicionamiento de la Secom. Lamentar la pérdida de innumerables brasileños no es ‘centrarse en la muerte’, es tener en cuenta que estamos perdiendo vidas. El Gobierno de Brasil NO trabaja por la vida y no hay nada que celebrar con tanta muerte”, critica un internauta.

Ante la controversia causada, la Secom se defendió en un tuit: “Cada vida perdida tiene un valor inestimable. Del mismo modo que cada vida salvada debe de ser celebrada. Desgraciadamente, hay quien prefiere concentrar sus fuerzas en explotar el sufrimiento de los demás para desgastar la imagen del Gobierno”.

Pacientes de COVID-19 con un sistema de respiración asistida no invasiva llamado  'Cápsula Vanessa' en el hospital municipal de campaña Gilberto Novaes en Manaos, Brasil, el lunes 18 de mayo de 2020.

Pacientes de COVID-19 con un sistema de respiración asistida no invasiva llamado ‘Cápsula Vanessa’ en el hospital municipal de campaña Gilberto Novaes en Manaos, Brasil, el lunes 18 de mayo de 2020. Foto: Felipe Dana, AP

GOLPE A LA CLOROQUINA

El fármaco ha sido una de las apuestas y banderas de Bolsonaro en su polémico combate a la pandemia, en el que el mandatario se pronunció en contra de los gobernadores que decretaron cuarentenas, aislamiento social y tomaron medidas drásticas para frenar el avance del virus, como el cierre del comercio y el confinamiento total.

Este martes el discurso de Bolsonaro en defensa de la cloroquina, que carece todavía en el mundo científico de estudios suficientes para avalar su efectividad, sufrió otro revés por parte de la comunidad médica brasileña.

Tres de las principales entidades médicas de Brasil desaconsejaron el uso de cloroquina para tratar a pacientes con COVID-19 pese a que Bolsonaro ordenó el aumento de la producción de esta medicina y flexibilizó el protocolo de su uso para todos los contagiados en el país, incluso desde la primera fase del virus.

La oposición a la cloroquina, un antipalúdico susceptible de tener graves efectos secundarios, fue manifestado en un comunicado conjunto por la Asociación de Medicina Intensiva Brasileña, la Sociedad Brasileña de Infectología y la Sociedad Brasileña de Neumología.

La postura de Bolsonaro en favor del medicamento generó fricciones con los dos últimos ministros de Salud que abandonaron el cargo en plena pandemia: el ortopedista Luiz Henrique Mandetta, cesado en abril, y el oncólogo Nelson Teich, que aguantó apenas un mes, hasta el pasado viernes.

El Presidente Jair Bolsonaro, con una mascarilla para protegerse del coronavirus, cierra brevemente los ojos durante un evento para promover una campaña contra la violencia doméstica el viernes 15 de mayo de 2020, en el palacio presidencial de Planalto, en Brasilia, Brasil.

El Presidente Jair Bolsonaro, con una mascarilla para protegerse del coronavirus, cierra brevemente los ojos durante un evento para promover una campaña contra la violencia doméstica el viernes 15 de mayo de 2020, en el palacio presidencial de Planalto, en Brasilia, Brasil. Foto: Eraldo Peres, AP

DESFILE DE CANDIDATOS

Bolsonaro ha mostrado cautela para el nombramiento de su nuevo Ministro de Salud, aunque varios nombres comienzan a surgir en las esferas políticas de Brasilia, como el del Diputado y exministro de Ciudadanía Osmar Terra, un médico excomunista exiliado en la Dictadura (1964-1985) y ahora un férreo militante de derechas.

En los bastidores políticos se menciona también sobre la presencia en las últimas horas en la capital brasileña de la oncóloga y epidemióloga Nise Yamaguchi y del psiquiatra Ítalo Marsili, amigo del filósofo conservador Olavo de Carvalho, una especie de “gurú” de Bolsonaro y que lo guía desde Estados Unidos.

Hasta el cirujano plástico Robert Rey, conocido como “Dr. Hollywood” y protagonista del reality show de Beverly Hills “Dr. 90210”, llegó a ofrecerse como Ministro en un video que circula en sus redes sociales.

No obstante, el Ejecutivo no confirma ninguna conversación oficial de ellos con el mandatario.

Mientras Bolsonaro estudia las hojas de vida para tomar una decisión y con pocos días como Ministro interino, el general Eduardo Pazuello comienza a ganar fuerza y protagonismo en el Gobierno.

En esta imagen, tomada el 21 de abril de 2020, familiares asisten a un entierro múltiple en el cementerio Nossa Senhora Aparecida, en Manaos, en el estado de Amazonas, Brasil. El cementerio realiza entierros en fosas comunes ante el elevado número de decesos por la COVID-19, dijo un funcionario.

En esta imagen, tomada el 21 de abril de 2020, familiares asisten a un entierro múltiple en el cementerio Nossa Senhora Aparecida, en Manaos, en el estado de Amazonas, Brasil. El cementerio realiza entierros en fosas comunes ante el elevado número de decesos por la COVID-19, dijo un funcionario. Foto: Edmar Barros, AP

Pazuello representó a Brasil el lunes en la Asamblea de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y en un tono más amigable que el de Bolsonaro frente a la pandemia manifestó que el gigante suramericano se “ajusta” a las experiencias internacionales y busca el diálogo interno para alcanzar un consenso en medio de la crisis.

Este martes, Pazzuello nombró a nueve militares para actuar en altos cargos del Ministerio.

-Con información de RT