Carmen Aristegui consideró que la tónica de los ataques registrados la última semana parece ser: “maten al mensajero o a los mensajeros”.

México, 20 may (EFE).- La periodista Carmen Aristegui denunció este miércoles un ataque “virulento” en redes sociales dirigido en contra suya y de su hijo, debido a su trabajo informativo.

Además, debido a los ataques contra su persona y su familia, la comunicadora tuvo que aclarar cuestiones de su vida personal.

La semana anterior en el portal Aristegui Noticias se divulgó una investigación que reveló que directivos de la agencia Notimex, la agencia de noticias del Estado mexicano, hacían uso de “bots” en redes sociales para atacar a periodistas.

La investigación fue publicada por Aristegui junto con la organización Artículo 19 y Signa_Lab, un laboratorio interdisciplinario del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO).

Y tras la publicación de este trabajo, los ataques virtuales se dieron en cascada contra Aristegui.

“Son ataques dirigidos en contra de quienes nos atrevimos a hablar de lo que hablamos”, dijo la periodista en un breve mensaje durante su programa que también se transmite por radio.

Al dar a conocer las informaciones, Aristegui indicó que ha habido “diferentes tipos de respuesta, esperamos la respuesta de una investigación formal, que es lo que cabe en una democracia”.

Aunque “también hemos recibido una respuesta muy virulenta, muy fuerte, desde lunes pasado hasta la fecha y este acribillamiento continúa”.

Dijo que la tónica de los ataques parece ser: “maten al mensajero o a los mensajeros”.

Contó que cuando se trata de atacarla existe un tema recurrente que es falso, pero que lo usan para dañarla en su vida personal y en la de su hijo Emilio, quien dijo tiene una buena relación con su padre “que no es Emilio Zebadúa, esta aclaración la hago porque la falsedad de una presunta paternidad es ahora utilizada en esta campaña”.

Zebadúa, de 59 años, es un exfuncionario del Gobierno del expresidente Enrique Peña Nieto (2012-2018).

Aristegui señaló que se utiliza un elemento falso “para dañar a una persona que ha decidido informar y que los ataques son parte de la infamia que circula ampliamente en redes sociales”.

Aristegui y su equipo sacaron a la luz a finales de 2014 el reportaje de la “Casa Blanca”, relacionado con la compra de propiedades a contratistas del Gobierno por parte de Peña Nieto y su esposa, Angélica Rivera.