La planta de amoniaco de Topolobampo, anunciada como una de las más grandes de Latinoamérica, se construirá en una superficie del noveno humedal de mayor prioridad del país y que está protegido por un convenio internacional firmado por México. Aun así y tras titubeos, la Semarnat autorizó el proyecto. El Gobernador Mario López Valdez fue el promotor; Francisco Labastida Ochoa, el gestor y, su hijo, Francisco Labastida Gómez de la Torre, el operador.

Por Gabriela Soto y Francisco Cuamea
PRIMERA PARTE DE UNA SERIE

Una cumbre de priistas, y el proyecto estaba autorizado. Fotos: Noroeste

Una cumbre de priistas, y el proyecto estaba autorizado. Fotos: Noroeste

Topolobampo, Sinaloa, 20 de junio (Noroeste/SinEmbargo).– Genaro Campos Elizalde enciende el motor de su pequeña embarcación y navega en el agua del humedal Santa María, Topolobampo y Ohuira, un sitio Ramsar protegido por normas ambientales de carácter internacional.

La panga está adaptada con asientos reclinables y con techo de lona, comodidades que demandan turistas y biólogos que, de vez en vez, arriban.

Pero en esta ocasión, el lanchero no ofrece un servicio turístico para presumir las aves migratorias o los delfines que habitan en la reserva natural.

Ahora lo motiva un interés contrario: mostrar la plataforma rellenada con piedra, una superficie en la Bahía de Ohuira de 267 mil 500 metros cuadrados que pertenece al polígono del noveno humedal de mayor prioridad del país y, sobre la cual será construida la fábrica que producirá 2 mil 200 toneladas métricas diarias de amoniaco anhidro. Una de las más grandes, aún sin construir, en América Latina.

La vista aérea del lote es la de un campo infértil, sin vegetación ni aves.

Una masa de concreto en medio de un ecosistema.

Antes, en cambio, la orilla del terreno se revestía de manglar. Y más adentro, el suelo se inundaba con el agua que arrastra la marea de la bahía. Justamente ahí es donde acudían las aves locales y migratorias que viajan desde Canadá y Estados Unidos para alimentarse y descansar.

El 2 de febrero de 2009, la Comisión Nacional de Áreas Protegidas Naturales declaró Sitio Ramsar al sistema lagunario Santa María, Topolobampo y Ohuira, para proteger a las aves migratorias que cada temporada lo visitan; las especies marinas que ahí se reproducen para alimentar a otras, así como a la vegetación en la que anidan y viven en este ecosistema al norte del Pacífico sinaloense.

Hay, incluso, especies en peligro de extinción al ser zona de crianza y alimentación de la tortuga golfina, prieta, laúd y carey, que tienen protección especial. Al igual que la iguana prieta que habita aquí.

Wl agua del humedal Santa María, Topolobampo y Ohuira es un sitio protegido por normas ambientales de carácter internacional. Foto: YouTube

El agua del humedal Santa María, Topolobampo y Ohuira es un sitio protegido por normas ambientales de carácter internacional. Foto: YouTube

La Conanp protegió este ecosistema bajo la Convención sobre los Humedales de Importancia Internacional, un tratado entre 169 países también conocido como Convención Ramsar, que México firmó en 1986.

Diana Cecilia Escobedo Urías, directora del Centro Interdisciplinario de Investigación para el Desarrollo Integral Regional, unidad Sinaloa, que pertenece al Instituto Politécnico Nacional, sostiene que no es recomendable desarrollar este proyecto energético dentro del humedal.

“Es que no debería de ser. En términos ecológicos, no es recomendable. Si el Gobierno mexicano solicita a la Convención de Ramsar la inclusión del sistema de laguna Topolobampo a la lista de humedales Ramsar, entonces se entiende que las propiedades son dignas de conservar”, asevera.

“Es absurdo que autoricen un proyecto de esta envergadura dentro de los límites del polígono Ramsar, alegando que no hay impacto”.

Le preocupa también que sus servicios dejen de ser demandados cuando la planta que producirá amoniaco anhidro, una base para fabricar fertilizantes nitrogenados, se aloje en el sistema lagunar.

“Nos afecta esta construcción que se va hacer ahí porque tenemos unos permisos que explotamos por visitar áreas naturales protegidas. Ahí donde se va a construir ese muelle, esa planta, está esa isla (Isla de los Patos) donde llegan muchas aves migratorias, inclusive llegan muchas aves que están en peligro de extinción, como el ostrero americano”, lamenta.

“Nos daña, nos afecta, porque puede haber una fuga de amoniaco que sería la materia prima principal que usan ahí, pues sería una mortandad de aves, y prácticamente se nos acabaría ese servicio que damos ahí”.

CONEXIÓN LABASTIDA

El gas natural es el insumo principal que utilizará la fábrica para producir 2 mil 200 toneladas métricas de amoniaco anhidro diarios. La producción de esta sustancia base de los fertilizantes será lo suficientemente voluminosa para cubrir una piscina olímpica.

La nave industrial tendrá la capacidad de almacenar 75 mil toneladas métricas de amoniaco en tres cilindros de acero, que equivale a la producción de 34 días continuos.

Los cilindros serán de 25 mil toneladas métricas, por lo que cada uno de ellos podría contener el agua que acumulan 10 piscinas olímpicas.

La gigantesca producción permitirá satisfacer la demanda de amoniaco del País; incluso el excedente se exportará a los mercados de Estados Unidos, Sudamérica y Asia.

De acuerdo con la Manifestación de Impacto Ambiental que elaboró la empresa, México importa aproximadamente 200 mil toneladas anuales, mientras que la empresa fabricará 770 mil toneladas cada año, cuatro veces más del déficit existente.

“Con el presente proyecto se pretende la producción de 2 mil 200 toneladas diarias de amoniaco anhidro para abastecer al campo mexicano, exportando sus excedentes a países de Asia, Sudamérica y los Estados Unidos”, se detalla en el apartado Justificación del Proyecto de la MIA.

En la primera etapa de la construcción, se invertirán mil millones de dólares.

En el desarrollo de este proyecto aparecen varios personajes que tienen entre sí un común denominador: Francisco Labastida Ochoa, ex candidato presidencial, ex presidente de la Comisión de Energía del Senado y quien hoy dirige el despacho de Consultores en Desarrollo, Economía y Finanzas, Codefi, que impulsó la planta de amoniaco.

Esta red de nombres asociados son el Gobernador Mario López Valdez; el empresario José Eduvigildo Carranza; el político y empresario, Rubén Félix Hays; el Secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell; y su propio hijo, Francisco Labastida Gómez de la Torre, actual Secretario de Desarrollo Económico y Proyectos Estratégicos de Sinaloa.

El 23 de febrero de 2014, López Valdez anunció al Presidente Enrique Peña Nieto que el suministro de gas natural permitiría la instalación de la planta de fertilizantes, la cual dimensionó como la más grande de Latinoamérica.

“Con el apoyo dado al proyecto de gas natural, se abre para Sinaloa un panorama de crecimiento que le permitirá diversificar sus actividades, como será una planta de fertilizantes, la más grande de Latinoamérica”, alardeó el Mandatario sinaloense, según un boletín emitido por la Presidencia de la República el 23 de febrero de 2014.

LA EMPRESA

Este proyecto es desarrollado por la empresa Gas y Petroquímica de Occidente, que en documentos se muestra como perteneciente al líder atunero en Latinoamérica, José Eduvigildo Carranza Beltrán, quien sostiene una estrecha amistad con Labastida Ochoa.

El empresario sinaloense, conocido como Leovy Carranza, es dueño de Grupo Pinsa que posee más del 50 por ciento del valor de producción de atún en México, según estimaciones de economistas y analistas.

Gas y Petroquímica de Occidente fue creada el 11 de noviembre de 2013 con el propósito de construir y operar plantas de producción de amoniaco, fertilizantes y otros productos químicos derivados del petróleo y gas natural, según su acta constitutiva 14 mil 14.

Carranza aparece como el dueño de las dos firmas que integran el capital social de la empresa desarrolladora: Petro-Pinsa S. A. de C. V. y MEXKC S. A. de C. V., y aunque el 17 de noviembre renunció a la presidencia del Consejo de Administración, las actas constitutivas que posee Noroeste lo relacionan como el único propietario.

En 20 meses, del 11 de noviembre de 2013 al 22 de julio de 2015, el líder atunero incrementó el capital social de la empresa Gas y Petroquímica de Occidente en 724 millones 800 mil pesos.

Luego de que Carranza dimite de la presidencia, David Joseph Cassidy lo sustituye. El británico se desempeña como representante de Grupo ProMan, de donde es el Director Ejecutivo.

En declaración a Noroeste, Carranza aseguró que ya no posee acciones de las empresas relacionadas con la planta de amoniaco.

Explicó que su participación del 50 por ciento fue anulada y su inversión le fue regresada.

El Gobierno sinaloense ha informado que el Grupo ProMan de capital alemán es el inversionista, sin embargo, en las actas de la empresa no aparece como socio, sino que conceden facultades al británico para dirigir la empresa como presidente del Consejo de Administración, luego de la dimisión del sinaloense.

La planta fue anunciada como una de las obras más importantes de América Latina, pero ha sido cuestionado por el daño que puede provocar al ambiente. Foto: YouTube

La planta fue anunciada como una de las obras más importantes de América Latina, pero ha sido cuestionado por el daño que puede provocar al ambiente. Foto: YouTube

De acuerdo con el sitio web proman.org, el grupo de ingenieros que conforman a Grupo ProMan se dedica a la gestión de proyectos de ingeniería, desde la construcción, administración y operación de plantas procesadoras de gas natural, petroquímicos, acero y automotriz.

El 17 de noviembre también renunciaron dos personas que trabajan para Grupo Pinsa: Víctor Manuel Ledón Lizárraga y Alejandro Eduardo Martínez Álvarez, éste último se desempeñaba como el director de finanzas de la empresa que producirá amoniaco.

La ubicación de la fábrica dentro del polígono del humedal protegido internacionalmente ha beneficiado al político y empresario Rubén Benjamín Félix Hays, quien vendió 13 lotes que están dentro del humedal a Gas y Petroquímica de Occidente en 100 millones 921 mil 561 pesos, según la base de datos elaborada por Noroeste realizada a partir de las escrituras obtenidas en el Registro Público de la Propiedad.

Los movimientos de compra-venta se efectuaron en noviembre y diciembre de 2013, tan sólo dos meses después de que Pedro Joaquín Coldwell, Secretario de Energía, avaló el proyecto.

“Yo compré terrenos a ese ejido, Rosendo G. Castro, y yo se los vendí… un día me llegó un abogado de México que le interesaba comprarme terrenos, yo me dedico a esto, como te expliqué, y yo les vendí esos terrenos, legalmente y transparentemente. La operación la puedes ir a checar en el Registro Público de la Propiedad”, responde el ex candidato a la Alcaldía de Ahome por el Partido Nueva Alianza.

“Pero yo no soy dueño de la planta. Yo no soy una autoridad para determinar si está dentro de un manglar Ramsar que tú me estás comentando, punto. Yo compré y yo vendí, hasta ahí llegó mi participación”, intenta deslindarse.

“(Promoví) particularmente la industria de fertilizantes”, reconoce Labastida Ochoa en entrevista con Noroeste. “Vimos las tablas de quiénes eran los productores de fertilizantes más eficientes en el mundo, e identificamos que ProMan estaba trabajando todas sus plantas de fertilizantes con más del 100 por ciento de utilización de la capacidad de diseño.

“Entonces, buscamos que se vinieran para acá, y les llevamos los estudios de preinversión que habíamos hecho”.

La planta tiene también el respaldo de Pedro Joaquín Coldwell, actual Secretario de Energía y Senador junto con Labastida Ochoa.

También el Gobernador Mario ha adoptado la planta de amoniaco. Malova fue compañero de fórmula de Labastida en la campaña a la Senaduría y después recibió su apoyo para ser candidato a Gobernador.

Su hijo, Francisco Labastida Gómez de la Torre, es el operador principal de la fábrica y de la construcción de la red de suministro de gas natural en Sinaloa desde la Coordinación General de Proyectos Estratégicos y, recientemente, como Secretario de Desarrollo Económico en la administración de Malova.

Amoniaco-700

EL IMPACTO EN LA RESERVA NATURAL

Solo dos meses y una reunión de su titular con inversionistas y autoridades locales fueron suficientes para que la Semarnat cambiara de parecer y autorizara la planta de amoniaco Topolobampo, después de que negó el permiso porque el proyecto industrial se fijó adentro de una reserva natural bajo su resguardo.

Con la autorización condicionada de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, la fábrica de producción de amoniaco se construirá dentro del polígono del Sitio Ramsar, el sistema de lagunas Santa María, Topolobampo y Bahía de Ohuira, que es el noveno humedal más importante en el País.

La Conanp, órgano desconcentrado de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, lo declaró Sitio Ramsar el 2 de febrero de 2009 y lo protegió bajo el acuerdo de la Convención sobre los Humedales de Importancia Internacional.

Este humedal tiene 22 mil 500 hectáreas que se extienden desde la costa hasta las lagunas, e incluye ocho islas: Santa María; Maviri; Los Patos; Bledos; Bleditos; Tunosa; Mazocahui y Mazocahui 2.

collage-planta-amoniaco-interiores

LA IMPORTANCIA DE LOS HUMEDALES

Los humedales representan ecosistemas estratégicos y de gran importancia para la conservación de la biodiversidad y el bienestar de las comunidades humanas.

Sus atributos y funciones son fundamentales para el equilibrio ecológico y ambiental global, ya que son el hábitat de muchas especies de fauna y flora, y elementos vitales en la estructura ecosistémica, sociocultural y económica de las naciones del mundo.

La Bahía de Ohuira, donde se construirá la planta de producción de fertilizantes, es la más grande de las tres, al sumar 12 mil 500 hectáreas, según la ficha informativa de los humedales Ramsar publicada en ramsar.conanp.gob.mx.

Su importancia para el ecosistema radica en que es zona de anidación, alimentación y refugio invernal del 84 por ciento de las aves migratorias distribuidas en el País.

“Es considerado un importante corredor biológico para especies migratorias”, informa la Conanp.

En la isla de Los Patos habitan colonias de pelicano gris, el pato buzo, la fragata y el pato de ala blanca y negra.

En la tierra y las rocas vive la iguana negra, un reptil en situación de riesgo y protegido por la NOM-059-SEMARNAT-2010 y que, por lo cual, está prohibida su captura y comercialización.

El sistema lagunar es el área de crianza y alimentación de 109 especies marinas, incluyendo el camarón azul, blanco y rojo.

Es también una zona de crianza y alimentación de la tortuga golfina, prieta, laúd y carey, que tienen protección especial de la NOM-ECOL-059-2001, debido a que son especies en peligro de extinción.

Su vegetación también es valiosa. El humedal constituye uno de los principales bosques de mangles del noroeste de México al poseer 8 mil 500 hectáreas.

“En este sitio se encuentran las cuatro especies de mangle enlistadas en la NOM-059-SEMARNAT-2010 bajo la categoría de amenazadas; que los volúmenes de pesca, peces y jaibas, están relacionados con la abundancia de manglares que son utilizados como áreas de guardería y alimentación por estas especies marinas”, detalla la Conanp sobre el Sitio Ramsar.

Y es aquí, dentro de este corredor biológico de flora y fauna, donde el Gobierno mexicano y sinaloense permitieron que Gas y Petroquímica de Occidente edifique su fábrica de procesamiento de sustancias químicas, de amoniaco anhidro, que es una actividad considerada altamente riesgosa, de acuerdo con el listado de sustancias altamente riesgosas que maneja la Secretaría de Gobernación y la de Desarrollo Urbano y Ecología, según el Diario Oficial de la Federación del 28 de marzo de 1990.

Aunque Labastida Gómez de la Torre ha negado que la fábrica se construya dentro del polígono de conservación del humedal, la Conanp lo sabe, por eso inicialmente se opuso al proyecto, poco tiempo después, el entonces comisionado nacional, Luis Fueyo Mac Donald, reviró la negativa.

El 21 de febrero de 2014, Carlos Castillo Sánchez, director Regional de Conanp en Hermosillo, Sonora, consideró que es obligatoria la conservación del sitio Ramsar.

Y negó a Gas y Petroquímica de Occidente la solicitud de establecimiento de la planta energética, así como de la instalación de los ductos de suministro de gas natural y amoniaco anhidro, dentro del sistema de lagunas porque contraviene las normas de protección ambiental.

“(El proyecto) se encuentra totalmente dentro del sitio Ramsar Lagunas de Santa María, Topolobampo, Ohuira y en la zona de influencia del área de protección de flora y fauna Islas del Golfo de California”, argumenta en el oficio de solicitud de opinión técnica, con el folio F00.DRNOyAGC.-066/14, obtenida a través del Sistema Infomex para solicitudes de información pública.

“…Se encuentra dentro del Sitio Ramsar, por lo que es obligatoria su conservación”.

“En la visita de campo realizada por el personal de esta Dirección Regional el 6 de febrero de 2014 al sitio propuesto para el proyecto, se encontró que se ubica en una zona inundable con influencia de marea y presencia de vegetación de manglar dentro y en las periferias del polígono propuesto”, documenta el funcionario.

En el dictamen, Castillo Sánchez advierte el daño que ocasionaría al humedal.

“Durante la etapa de operación del proyecto se generarán impactos adversos significativos sobre el Sitio Ramsar Lagunas de Santa María, Topolobampo, Ohuira, especialmente en la Bahía de Ohuira por la descarga de agua del proceso de enfriamiento, por la descarga de agua de la planta desaladora, y de la planta de tratamiento de aguas residuales, debido a incrementos en temperatura y en salinidad, así como por efluentes con contenido de amoniaco y otras sustancias nocivas al ambiente. También se presentarían emisiones a la atmósfera desde la planta y la generación de residuos peligrosos como catalizadores, gastados, grasas y aceites”, alerta.

Por lo cual, el director Regional en Hermosillo de la Conanp concluyó negar la solicitud de desarrollo de la fábrica.

“Como en los compromisos internacionales asumidos por el Gobierno de México ante la Convención Ramsar para la conservación del sitio Ramsar Lagunas de Santa María, Topolobampo, Ohuira, que el proyecto ‘Planta de Amoniaco 2200 TMPD en Topolobampo, Sinaloa’, promovido por la empresa Gas y Petroquímica de Occidente, S. A. de C. V., con pretendida ubicación en Topolobampo, Municipio de Ahome, Sinaloa, no sea autorizado debido a que su desarrollo contravendría los numerales de la 4.5 y de la 4.16 de la NOM-022-SEMARNAT-2033; y el Artículo 60 TER de la Ley General de Vida Silvestre”, según el oficio referido.

La construcción del proyecto incumpliría el numeral 4.16 de la NOM-022-SEMARNAT-2003 que estipula la preservación de los humedales costeros en zonas de manglar.

“Las actividades productivas como la agropecuaria, acuícola intensiva o semi-intensiva, infraestructura urbana, o alguna otra que sea aledaña o colindante con la vegetación de un humedal costero, deberá dejar una distancia mínima de 100 metros respecto al límite de la vegetación, en la cual no se permitirá actividades productivas o de apoyo”, requiere.

También contraviene el numeral 4.5 de la misma norma.

“Cualquier bordo colindante con el manglar deberá evitar bloquear el flujo natural del agua hacia el humedal costero”.

Y transgrede el Artículo 60 TER de la Ley General de Vida Silvestre que estipula:

“Queda prohibida la remoción, relleno, trasplante, poda o cualquier obra o actividad que afecte la integralidad del flujo hidrológico del manglar, del ecosistema y su zona de influencia; de su productividad natural; de la capacidad de carga natural del ecosistema para los proyectos turísticos; de las zonas de anidación, reproducción, refugio, alimentación y alevinaje; o bien, de las interacciones entre el manglar, los ríos, la duna, la zona marítima adyacente y los corales, o que provoque cambios en las características y servicios ecológicos”.

UNA REUNIÓN Y, DESPUÉS, SE CAMBIA DE OPINIÓN

Luego de que la Conanp dictaminó que el proyecto no es viable ambientalmente, dos semanas después, el 7 de marzo de 2014, Juan José Guerra Abud, entonces titular de la Semarnat y hoy Embajador de México en Italia, se reunió con representantes de Gas y Petroquímica de Occidente, Francisco Labastida Ochoa, el Gobernador Mario López Valdez, el entonces delegado de la Semarnat en Sinaloa, Jorge Abel López Sánchez; y el Alcalde de Ahome, Arturo Duarte García.

El aviso de Castillo Sánchez fue ignorado y 35 días después de la reunión, el 11 de abril de 2014, sin ofrecer nuevos argumentos, Fueyo Mac Donald revocó la negativa y autorizó el desarrollo del proyecto sobre el humedal, aunque estableció algunas condicionantes.

El entonces titular de la Conanp sabía que la fábrica se construiría dentro del humedal que debía proteger la misma institución que dirigía.

“Tomando en cuenta la magnitud, giro del proyecto, y considerando el análisis de la información adicional presentada, y toda vez que el proyecto se ubica dentro del sitio Ramsar Lagunas de Santa María, Topolobampo, Ohuira, se considera que el proyecto podría ser técnicamente viable”, argumenta el entonces comisionado nacional en el oficio 109 que tiene su rúbrica, obtenido por medio del Sistema Infomex.

Y éstas son las recomendaciones que establece: reforestación y restauración de manglar en zonas afectadas; monitoreo de la calidad del agua, incluyendo temperatura y residuos contaminantes, como grasas y aceites; además, el monitoreo de la Bahía de Ohuira sobre la abundancia de 29 especies de peces.

“Los cuales componen la dieta de las distintas aves que utilizan esta bahía como zona de alimentación y anidación”, enfatiza el entonces comisionado.

El aval de Fueyo Mac Donald es determinante en la resolución “ambientalmente viable” que luego emitió el director General de Semarnat, Alfonso Flores Ramírez, sólo 10 días después.

“Se dictamina con este instrumento es ambientalmente viable, por lo tanto, ha resuelto autorizarlo de manera condicionada”, detalla el dictamen de evaluación de la Manifestación de Impacto Ambiental, modalidad Regional, que entregó la empresa, con folio SGPA/DGIRA/DG/03576.

El 21 de abril de 2014, Flores Ramírez autorizó que la fábrica opere por 25 años, además, otorgó 4 años y 6 meses para la preparación del sitio Ramsar y la construcción.

Le pide a la empresa que cumpla con las medidas de control, prevención y mitigación que propuso en la MIA-R.

A pesar de los argumentos técnicos de las instituciones responsables de resguardar los sitios protegidos, Labastida Ochoa lo niega con una sola sentencia.

“No sé qué tan fuerte (es la controversia) lo que sí estoy seguro es que es una mentira”, defiende.

HUMEDAL, EL PUNTO ESTRATÉGICO

Gas y Petroquímica de Occidente, al igual que lo hace Labastida Ochoa, ha negado que la planta de producción de amoniaco anhidro se construya sobre el humedal protegido.

“El proyecto no se encuentra dentro de ningún área natural protegida mediante un decreto municipal, estatal o federal”, rechaza en la MIA-R.

Incluso, en el mismo documento entregado a la Semarnat el 19 de diciembre de 2013, para solicitar autorización ambiental del proyecto energético, describe el sitio donde se instalará como un terreno seco en el cual no hay vida vegetal.

“En el sitio donde se construirá la planta de amoniaco no existía manglar ni ningún otro tipo de vegetación”.

Para la bióloga Escobedo Urías, la instalación de la fábrica tendrá un impacto en el sitio Ramsar.

“Tiene que quedar muy claro: cualquier acción de esa naturaleza tiene un impacto en el ambiente. Y que tendría que estar en la Manifestación de Impacto Ambiental, tendría que tener las medidas de mitigación, tendría que identificarse posibles amenazas, posibles problemas, riesgos para la población, para las comunidades naturales que viven ahí. Y parece que no la tiene. Todo es miel sobre hojuelas, que parece que la planta de amoniaco lo único que va hacer es hacer las cosas más bonitas en el mundo, en la zona de Topolobampo”, critica.

“Es incongruente totalmente que el mismo Gobierno mexicano que solicita la inclusión de un ecosistema a la lista de Ramsar, luego ponga una actividad industrial de tal envergadura en el mismo sitio.

El humedal es el punto estratégico para que la fábrica pueda operar y para la transportación de la producción de fertilizantes.

Posee tres elementos claves: la interconexión al ducto de suministro de gas natural de El Oro-Topolobampo, que es el insumo primario para la producción de amoniaco anhidro; el acceso al muelle de la planta de combustible de Pemex, ubicado en el puerto de Topolobampo para la embarcación de buques tanques que permitan la transportación de la producción de fertilizantes al interior y exterior de México; y la utilización de la línea de conducción de agua de la Bahía de Ohuira, desde el canal de toma de agua de la CFE, así como la tubería de descarga de agua al canal también de la Comisión.

“En la selección del sitio, es que el proyecto requiere de suministro de gas natural. Aunque existe un proyecto para construir el gasoducto El Oro-Mazatlán, la opción que ya está en desarrollo es el gasoducto que proveerá de gas a la CFE en Topolobampo. Nuevamente, esto hace que la opción viable sea Topolobampo”, justifica la MIA-R, en la página 28.

“La ubicación de la planta requiere también acceso a una fuente de agua para enfriamiento. Los terrenos mencionados se encuentran a un lado de la Bahía de Ohuira y de un canal que la CFE utiliza para obtener agua para el mismo fin. La presencia de esta infraestructura reduce los costos y los impactos de construir de un nuevo canal”.