México

La cifra de víctimas por ataque armado en Tamaulipas sube a 18

20/06/2021 - 2:30 pm

Luego del ataque armado autoridades notificaron el despliegue de efectivos del Ejército, la Guardia Nacional, la Policía Estatal y la Fiscalía General de Justicia de Tamaulipas para patrullaje, vigilancia e investigación.

Ciudad Victoria, México, 20 de junio (AP/EFE).— Las autoridades elevaron a 18 la cifra de fallecidos en una serie de ataques armados que tuvieron lugar el sábado en una zona fronteriza con Texas, balaceras que sembraron el caos en gran parte de la ciudad.

El Grupo Coordinación Estatal para la Construcción de La Paz informó del suceso ocurrido en Reynosa, en el norteño estado de Tamaulipas.

Actualizó la cifra de muertos en un comunicado a medianoche del sábado en el que elevaba a cuatro los sospechosos abatidos por las fuerzas de seguridad.

Autoridades dijeron que hombres armados a bordo de varios vehículos realizaron ataques en varios vecindarios de la ciudad fronteriza mexicana de Reynosa. Foto: AP.

Ninguno de los comunicados emitidos por las autoridades aclara quiénes son los otros 14 fallecidos en cuatro barrios distintos de la ciudad, ni si eran vecinos de la zona o posibles integrantes de alguna banda armada pero las primeras indagatorias indicaban que los armados “dispararon directamente contra esas personas”, indicó un funcionario estatal que pidió el anonimato por no estar autorizado a hablar públicamente del tema.

Los ataques tuvieron lugar el sábado por la tarde en varios puntos del oriente de Reynosa por parte de individuos que iban a bordo de varios vehículos.

Los tiroteos provocaron la movilización del ejército, la Guardia Nacional, la policía estatal y la Fiscalía del Estado, que se desplegaron por toda la ciudad.

“Derivado de las acciones de patrullaje y vigilancia se logró detectar a varios sujetos y vehículos que participaron en los homicidios de 14 personas en diferentes colonias de la ciudad de Reynosa”, explicaba el segundo comunicado oficial. “Al ser localizados, los individuos opusieron resistencia y agredieron a personal policial el cual repelió la agresión. Murieron 4 de los civiles armados”.

Uno de los presuntos criminales murió durante una agresión a agentes de policía en las inmediaciones del puente fronterizo que conecta Reynosa con McAllen, en Texas, un punto estratégico del crimen organizado para controlar todo tipo de tráficos ilegales, sobre todo el de migrantes.

Los otros tres sospechosos fueron abatidos por las fuerzas de seguridad poco después.

Las autoridades detuvieron el sábado a una persona que llevaba en el maletero de un automóvil a dos mujeres, aparentemente secuestradas, y aseguraron tres camionetas, así como un arma larga.

Reynosa es una ciudad de gran actividad del crimen organizado y también un importante punto de cruces ilegales de migrantes, así como de expulsión de los mismos.

Maki Esther Ortiz Domínguez, Alcaldesa de Reynosa, pidió el sábado el esclarecimiento de lo ocurrido a través de su cuenta oficial de Twitter y reclamó que “se proteja a la ciudadanía de estos actos violentos”.

En esta región, la parte más oriental de la frontera entre México y Estados Unidos, opera el Cartel Del Golfo, aunque distintos grupos dentro de esta organización mantienen una lucha interna desde 2017 para controlar territorios clave para el trasiego de droga y el tráfico de personas.

Estos hechos suceden en un contexto en el que la violencia no cesa en México, que tuvo los dos años más sangrientos de su historia en 2019, con 34 mil 681 asesinatos, y 2020 con 34 mil 554.

Aun así, la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) ha presumido de una caída de cuatro por ciento en el primer cuatrimestre de 2021 en comparación con el mismo periodo del año anterior.

En mayo el presidente nacional del partido gubernamental Movimiento Regeneración Nacional (Morena), Mario Delgado, denunció que un grupo armado lo retuvo mientras iba de Matamoros a Reynosa en las campañas previas a la elección del 6 de junio.

Y el 22 de enero pasado se hallaron 19 cuerpos calcinados en una camioneta en el poblado de Santa Anita, del municipio de Camargo, de los que 16 eran guatemaltecos.