Economía

El plan de EU contra precios altos es producir más gasolinas y subsidiar consumidores

20/06/2022 - 5:01 pm

El Presidente de Estados Unidos urge a las refinerías a producir más combustibles para bajar su precio en el mercado, mientras estudia subsidiar, con exención de impuestos, a los consumidores.

–Con información de Associated Press

Washington/Nueva York/Ciudad de México, 20 de junio (AP/SinEmbargo).– El Presidente de Estados Unidos está decidido a dar un impulso a una mayor producción de gasolinas en su país, poniendo por delante a las refinerías, a la vez que planea subsidiar, por medio de una exención de impuestos, a los consumidores.

Por un lado, este lunes dijo que está considerando una exención temporal federal del impuesto a la gasolina, lo que posiblemente ahorre a los consumidores de Estados Unidos hasta 18.4 centavos de dólar por galón. “Sí, lo estoy considerando”, dijo a los periodistas después de dar un paseo por la playa. “Espero tener una decisión con base en los datos, quizá para finales de la semana”.

Pero por el otro lado ha llamado a las refinerías a producir más porque busca más formas de ayudar al consumidor ante los elevados precios del combustible, que comenzaron a subir el año pasado y se dispararon luego que Rusia invadió Ucrania en febrero. El promedio del precio de la gasolina a nivel nacional es de poco menos de cinco dólares por galón, según la American Automobile Association (AAA).

El Gobierno de Biden ya liberó petróleo de la reserva estratégica de Estados Unidos y aumentó la mezcla de etanol para el verano, además de enviar una carta la semana pasada a las refinerías de petróleo instándolas a aumentar su capacidad de refinación. Sin embargo, esos esfuerzos aún no han reducido considerablemente las presiones sobre los precios, de modo que el Gobierno ahora considera una eliminación temporal del impuesto a la gasolina. Los impuestos sobre la gasolina y el diésel ayudan a pagar las carreteras.

El grupo de análisis económico Penn Wharton Budget Model (PWBM) publicó estimaciones que muestran que los consumidores ahorraron debido a las exenciones de impuestos a la gasolina en Connecticut, Georgia y Maryland. La mayor parte del ahorro se destinó a los consumidores, en lugar de a las estaciones de servicio y otros del sector energético.

Biden pidió desde el miércoles a las refinerías de petróleo de Estados Unidos que produzcan más gasolina y diésel, diciendo que sus ganancias se han triplicado durante una época de guerra entre Rusia y Ucrania mientras los estadounidenses luchan con precios récord en las gasolineras. “La crisis que enfrentan las familias merece una acción inmediata”, escribió Biden en una carta a siete refinerías de petróleo. “Sus empresas deben trabajar con mi Administración para presentar soluciones concretas a corto plazo que aborden la crisis”.

Biden planea impulsar la producción en refinerías. Foto: Martin Meissner, Archivo, AP.

La inflación general comenzó a aumentar el año pasado cuando la economía de Estados Unidos se recuperó de la pandemia de coronavirus, pero se aceleró en los últimos meses cuando los precios de la energía y los alimentos subieron después de que Rusia invadiera Ucrania en febrero y perturbara los mercados mundiales de productos básicos.

El Gobierno informó el viernes que los precios al consumidor habían subido un 8.6 por ciento respecto al año anterior, el peor aumento en más de 40 años.

La carta señala que los precios de la gasolina promediaban los 4.25 dólares el galón cuando el petróleo estuvo por última vez cerca del precio actual de 120 dólares el barril en marzo. Esa diferencia de 75 centavos en los precios promedio de la gasolina en cuestión de solo unos meses refleja tanto una escasez de capacidad de refinería como ganancias que “actualmente se encuentran en sus niveles más altos jamás registrados”, dice la carta.

El Instituto Estadounidense del Petróleo, que representa a la industria, dijo en un comunicado que la capacidad ha disminuido a medida que la administración Biden ha tratado de alejarse de los combustibles fósiles como parte de su agenda sobre el cambio climático.

“Si bien apreciamos la oportunidad de entablar un mayor diálogo con la Casa Blanca, la agenda política equivocada de la administración que se aleja del petróleo y el gas natural domésticos ha agravado las presiones inflacionarias y ha agregado vientos en contra a los esfuerzos diarios de las empresas para satisfacer las crecientes necesidades energéticas mientras reducen las emisiones”, expresó el CEO de API, Mike Sommers en un comunicado.

Foto tomada en una gasolinera en Denver el 21 de mayo del 2022. . Foto: David Zalubowski, AP.

Sommers agregó: “Ayer reforcé en una carta al presidente Biden y a su gabinete diez acciones políticas significativas para, en última instancia, aliviar el dolor en la bomba y fortalecer la seguridad nacional, incluida la aprobación de infraestructura energética crítica, el aumento del acceso al capital, la realización de ventas de arrendamiento de energía, entre otras prioridades urgentes”.

Tal como lo ve Biden, las refinerías están capitalizando las incertidumbres causadas por “una época de guerra”. Su mensaje de que la avaricia corporativa está contribuyendo a precios más altos ha sido controvertido entre muchos economistas, pero la afirmación puede tener cierta resonancia entre los votantes.

Algunos legisladores liberales han propuesto tomar medidas enérgicas contra las ganancias corporativas en medio de una inflación más alta. El Senador Bernie Sanders, independiente de Vermont, propuso en marzo un impuesto del 95 por ciento sobre las ganancias que excedan los promedios previos a la pandemia de las empresas.

Biden criticó duramente lo que considera una especulación en medio de una crisis global que podría empujar a Europa y otras partes del mundo a una recesión, y dijo después de un discurso el viernes que ExxonMobil “ganó más dinero que Dios este año”. ExxonMobil respondió diciendo que ya informó a la administración de sus inversiones planificadas para aumentar la producción de petróleo y la capacidad de refinación.

“No hay duda de que [el Presidente ruso] Vladimir Putin es el principal responsable del intenso dolor financiero que soportan el pueblo estadounidense y sus familias”, dice la carta de Biden. “Pero en medio de una guerra que ha elevado los precios de la gasolina a más de 1.70 dólares por galón, los márgenes de ganancias históricamente altos de las refinerías están empeorando ese dolor”.

en Sinembargo al Aire

Opinión

Opinión en video

más leídas

más leídas