El rumor sobre la renuncia de Jiménez Espriú surgió luego de que el Presidente anunciara el 17 de julio que la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y de la Secretaría de Marina (Semar) se encargarán de los puertos nacionales, así como de las aduanas terrestres y marítimas para evitar el tráfico de drogas.

Ciudad de México, 20 de julio (SinEmbargo).- Andrés Manuel López Obrador, Presidente de México, aseguró que no tiene información sobre la posible renuncia del Secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú.

El mandatario señaló que entre el día de hoy y mañana sostendrá una reunión con el titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) para conocer a fondo la situación y confirmar o descartar su salida del Gabinete federal.

El tema de la posible renuncia surgió en la ronda de preguntas y respuestas durante su conferencia de prensa matutina.

“No tengo una información certera sobre esta posible renuncia. Hoy o mañana voy a tener una reunión con el ingeniero Javier Jiménez Espriú y vamos a platicar”, reafirmó esta mañana desde Palacio Nacional.

El rumor sobre la renuncia de Jiménez Espriú surgió luego de que el Presidente anunciara el 17 de julio que la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y de la Secretaría de Marina (Semar) se encargarán de los puertos nacionales, así como de las aduanas terrestres y marítimas para evitar el tráfico de drogas.

“Para que haya seguridad y se evite la introducción de drogas, he dado esa instrucción el día de hoy al Secretario de Seguridad Pública, al Secretario de la Defensa, al Secretario de Marina, lo voy a notificar formalmente al Secretario de Comunicaciones y Transportes”, expresó López Obrador el viernes en el estado de Colima.

En la reunión del Gabinete de Seguridad en la que se determinó el movimiento, también estuvo presente Santiago Nieto Castillo, director de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), así como Horacio Duarte, el recién nombrado director de Aduanas.

El Presidente hizo hincapié en el mal manejo que hay en los pasos fronterizos del país, además de una mala administración en los puertos. A estas dos razones sumó los altos niveles de corrupción, que permiten el contrabando de drogas.

Apenas el 24 de abril el Presidente López Obrador confirmó “un cambio” en la dirección general de Aduanas, después de no haber podido “limpiar” la corrupción existente en las fronteras.

“En el caso de las aduanas viene una limpia”, anunció el Presidente, tras confirmar la renuncia del hasta ahora director de la Administración General de Aduanas, Ricardo Ahued, que no ha podido vencer al “monstruo de 100 cabezas” que es la corrupción fronteriza.