México

La FGR sabe que se espiaba pero no sabe quién: no hallan contratos de Pegasus

20/07/2021 - 6:04 pm

El espionaje a periodistas que se realizó en México en el sexenio del expresidente Enrique Peña Nieto habría sido mayor al anunciado en 2017 y abarcaría más de 15 mil personas, de las cuales 25 son periodistas, revelaron el fin de semana la revista Proceso y el sitio Aristegui Noticias, ambos medios espiados por spyware Pegasus.

Ciudad de México, 20 de julio (SinEmbargo).- La Fiscalía General de República (FGR) informó esta tarde que aún no sabe quién o quiénes fueron los responsables del espionaje que alcanzó a miles durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, pues no ha localizado los contratos relacionados al software Pegasus. 

La autoridad ha solicitado a las diversas entidades del Gobierno Federal señalen si en sus antecedentes se ha encontrado algún contrato con Pegasus, sin que hasta la fecha se haya tenido respuesta positiva.

Por lo que toca a Citizen Lab de la Universidad de Toronto, dicha institución contestó que “no realizó un análisis técnico forense o pericial de los equipos de teléfonos celulares”; que “no tiene evidencia de que una agencia gubernamental mexicana instalara el malware Pegasus en ningún dispositivo”; y, finalmente, que “no hemos analizado equipos de teléfono celular para determinar si algunos intentos de infección fueron exitosos”.

Asimismo, la FGR ha ordenado a todas las dependencias federales y estatales de seguridad que pudieran tener equipos de software para realizar intervención de comunicaciones, que resguarden toda su información relacionada a la contratación del equipo Pegasus y otros semejantes.

El espionaje a periodistas que se realizó en México en el sexenio del expresidente Enrique Peña Nieto habría sido mayor al anunciado en 2017 y abarcaría más de 15 mil personas, de las cuales 25 son periodistas, revelaron el fin de semana la revista Proceso y el sitio Aristegui Noticias, ambos medios espiados por spyware Pegasus.

Tomás Zerón. Foto: Cuartoscuro.

Gracias a la denuncia y a la participación permanente de Carmen Aristegui, el Ministerio Público Federal (MPF) ha llevado a cabo una investigación exhaustiva de los contratos que suscribió Tomás Zerón, en la entonces Procuraduría General de la República (PGR), durante la administración de Enrique Peña Nieto, lo cual llevó a la Fiscalía a una serie de diligencias y de cateos periciales, en los que la propia Carmen Aristegui participó como testigo del MPF, lo cual se realizó en la empresa KBH TRACK, administrada por Víctor “R” y cuyo propietario era el ciudadano israelita Uri Emmanuel “A”, quien huyó del país hace más de dos años, informó la FGR en un comunicado.

En este procedimiento, Carmen Aristegui logró aportar a un testigo fundamental, quien proporcionó los datos necesarios para establecer que la empresa israelí NSO Group, propietaria del software Pegasus, utilizaba a la empresa operadora mexicana ya señalada, de la cual se obtuvo un disco duro, en el que se demuestra plenamente que dicha empresa maquiladora realizaba el espionaje telefónico para diversos solicitantes que aún no se hayan identificados plenamente para efectos judiciales.

“Lo que sí se puede ya afirmar en forma definitiva es que, en el caso de quien entonces era Comisionado Nacional de Seguridad, doctor Manuel Mondragón, su teléfono fue intervenido y grabadas sus conversaciones con funcionarios de las Secretarías de Gobernación y de áreas de Seguridad Nacional, así como con terceras personas. Se está, en este momento, en espera de que varios denunciantes puedan aportar sus teléfonos celulares para que, con autorización de un Juez de Control, se extraiga la información correspondiente para efectos de judicialización”, informó la FGR.

En el caso de Tomás Zerón, quien se encuentra en Israel sujeto a un proceso de extracción, la información correspondiente a este caso se le hará llegar al Gobierno de dicho país, por los canales procedentes, detalló FGR.

Hasta este momento, la triangulación entre Pegasus, sus operadores y quienes los contrataban ha quedado debidamente comprobada en un primer caso judicializable.

“Sobre los nuevos datos que se han hecho públicos, respecto a diversos espionajes a personas de un alto perfil en el país, dicha información se está incorporando a la investigación ya señalada, con objeto de ampliar, en su caso, las investigaciones correspondientes, para lo cual se habrán de desahogar las diligencias de investigación que procedan”, dijo la FGR.

EL SEXENIO DE FCH 

Al expresidente Felipe Calderón y a sus cercanos los espió el Gobierno de Enrique Peña Nieto. Machetazo a caballo de espadas: su administración fue la primera del mundo en adquirir el software Pegasus, revela esta mañana la revista Proceso.

De acuerdo con el periodista Mathieu Tourliere, de Proceso, pocos días después de las elecciones del 5 de junio de 2016, un cliente mexicano del software Pegasus, desarrollado por la compañía israelí NSO Group, empresa líder en el mundo del ciberespionaje, ingresó en la plataforma los números telefónicos de Ricardo Anaya Cortés, del Partido Acción Nacional (PAN), y de Margarita Zavala, esposa del expresidente Felipe Calderón Hinojosa, ambos líderes presidenciales hacia 2018.

Sin embargo, añade, Zavala no fue la única blanco de espionaje, pues su hermano Juan Ignacio Zavala Gómez del Campo y su sobrina Mariana Gómez del Campo también fueron ingresados a la plataforma Pegasus, mientras que Luisa María Calderón, hermana del exmandatario, fue espiada a principios de 2017.

La revista Proceso también señala que meses después, la agencia seleccionó el número de su asistente Jorge Camacho Peñaloza y de Daniel Vázquez García, quienes posteriormente jugarían un papel en la campaña de Zavala.

Por su parte, Felipe Calderón dijo al medio que “aunque no me sorprende, me sigue pareciendo una injustificable violación a los derechos más elementos de libertad y privacidad (…) es inaceptable en cualquier caso, un signo ominoso y opresivo que dibuja vocaciones dictatoriales y antidemocráticas”.

El expresidente de México, Felipe Calderón Hinojosa. Foto: Diego Simón Sánchez, Cuartoscuro.

En el trabajo del periodista Mathieu Tourliere se menciona que las críticas de Felipe Calderón hacia el espionaje ilegal contrastan con la política que implementó su Gobierno mientras éste era Presidente de México, pues el Gobierno de Calderón fue el primero en el mundo en comprar el software Pegasus, el cual fue adquirido por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) en 2011.

Asimismo, el reportaje arroja que durante su mandato tuvo como brazo derecho a su Secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, quien no sólo armó un complejo sistema de espionaje, sino que también fue un actor de la industria de las tecnologías de vigilancia de origen israelí, junto con su socio Mauricio Samuel Weinberg.

“Poco tiempo después de ingresar los números de los más cercanos a Calderón, la agencia de Gobierno seleccionó en reiteradas ocasiones el número de celular de Anaya, quien en 2017 lo denunció públicamente, en un reportaje de The New York Times publicado una semana y media después del informe ‘Gobierno Espía’, que revelaba cómo el Gobierno de Peña Nieto había usado Pegasus para atacar los celulares de periodistas y defensores de derechos humanos”, agrega el periodista.

Por otro lado, la revista Proceso también da más detalles sobre el software espía en México, pues entre 2016 y 2017 agencias del Gobierno de Peña Nieto ingresaron a los números telefónicos de líderes del Partido Acción Nacional (PAN) y del Partido de la Revolución Democrática (PRD).

“Así, el expresidente Felipe Calderón Hinojosa y su esposa Margarita Zavala Gómez del Campo, Ricardo Anaya Cortés, Marko Cortés, Jesús Zambrano y Jesús Ortega, y todos los demás presidentes del PRD desde 2012, el propio Claudio X. González, fueron blancos de agencias gubernamentales que operaban Pegasus”, destaca el texto de la revista Proceso.

El excandidato presidencial, Ricardo Anaya. Foto: Mario Jasso, Cuartoscuro.

Proceso menciona que el Gobierno de Peña Nieto también espió a algunos militantes de su propio partido, como los legisladores Manlio Fabio Beltrones y Emilio Gamboa Patrón, quienes eran líderes priistas del Senado y de la Cámara de Diputados, respectivamente. Asimismo, la excanciller Claudia Ruiz Massieu y Alejandro Moreno, fueron blancos del espionaje.

La revista Proceso también dice que los mencionados son sólo una fracción de las decenas de senadores, diputados federales y locales, militantes de diversos niveles, y todos los presidentes nacionales del PAN y PRD del sexenio pasado identificados entre los más de 50 mil datos telefónicos que fueron seleccionados con el objetivo de espionaje por los clientes de la compañía NSO Group en el mundo.

Lo anterior de acuerdo con los datos revisados por Proceso y otros 16 medios de 10 países, esto en el marco de la investigación periodística internacional Pegasus Project, coordinada por Forbidden Stories con el apoyo técnico del Security Lab de Amnistía Internacional.

Además, en la nota firmada por el periodista Mathieu Tourliere se reporta que el Gobierno de Peña Nieto desplegó enormes recursos para espiar al actual Presidente Andrés Manuel López Obrador, a su esposa, a sus tres hijos, tres hermanos, amigos íntimos y a decenas de sus colaboradores más cercanos, durante la época en que el tabasqueño y su partido Morena estaban en pleno ascenso hacia la Presidencia de la República.

“Después de entrevistar varias fuentes y analizar los más 15 mil números telefónicos de México, a los que Forbidden Stories y Amnistía Internacional tuvieron acceso en un primer momento, se pudo determinar, con un alto grado de certeza, que el Centro de Investigación en Seguridad Nacional (Cisen) –dependiente de la Segob, de Osorio Chong– fue la agencia del Gobierno de Peña Nieto que realizó la mayor parte del espionaje político”, agrega.

El Presidente López Obrador y sus hijos. Foto: Moisés Pablo, Cuartoscuro.

En la investigación realizada por medios participantes en el Pegasus Project, se detalla que se pudo determinar cuáles fueron los objetivos seleccionados por otras agencias clientas de NSO Group, como la Agencia de Investigación Criminal (AIC) de la extinta Procuraduría General de la República (PGR), y la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena); también se encontró un cuarto “ente” no identificado, el cual se dedicó exclusivamente al espionaje de opositores políticos.

No obstante, el reportaje indica que resulta imposible afirmar que, en todos los casos, las selecciones derivaron en ataques, y que éstas instalaron Pegasus en los teléfonos de sus víctimas. Y que en aquel entonces para conseguir la infección se necesitaba que el usuario diera clic en un vínculo, enviado en el contenido de un mensaje de texto o un correo electrónico.

Pegasus es un programa desarrollado por la empresa israelí NSO Group, el cual permite a una agencia de Gobierno acceder a prácticamente toda la memoria del teléfono de un objetivo, incluyendo mensajes –SMS, WhatsApp y otras aplicaciones de mensajería– y correos.

en Sinembargo al Aire

Opinión

más leídas

más leídas