Dos fotorreporteros de Michoacán fueron identificados entre el saldo que dejó la violencia en esa entidad el fin de semana pasado. De acuerdo con la agencia AFP, la fiscalía y un directivo del Diario de Zamora -quien prefirió guardar el anonimato- confirmaron que los cuerpos pertenecen a  José Antonio Aguilar Mota, de 26 años, y Arturo Barajas López, de 46.

Según Provincia, los cadáveres estaban semidesnudos y presentaban marcas de tortura y un tiro en la cabeza.

La organización Artículo 19 tenía confirmados un total de 72 periodistas asesinados durante el sexenio de Calderón hasta el 30 de julio. La cifra, entonces, aumentaría a 74.

Elementos del Ejército hallaron el pasado sábado en la en la cajuela de un Volkswagen, Jetta blanco, con placas 925VDY del Distrito Federal abandonado en la carretera El Colesio-Tinaja de Vargas, Michoacán, el cuerpo de los reporteros gráficos.

Familiares de las víctimas dijeron al agente del Ministerio Público que el jueves 16 del presente mes sus parientes salieron de su hogar para trabajar, pero ya no regresaron; acudieron ante el agente del Ministerio Publico para reportar su desaparición y fue el sábado por la noche que los encontraron sin vida.

El vehículo donde fueron encontrados los restos, pertenecía a Arturo Barajas, el cual usaba para trasladarse por su trabajo, indica Provincia.

De acuerdo con el directivo del Diario de Zamora,  Barajas trabajaba eventualmente para el rotativo en la cobertura gráfica de operaciones policiales.

“Cuando había cosas fuertes como más de tres muertos, o que el ejército participaba en enfrentamientos, cateos o aseguraba narco cocinas (laboratorios clandestinos de drogas) le pedíamos (a Barajas) información y fotos”, dijo a la agencia de noticias.

Con 72 asesinatos, 13 desapariciones y 40 ataques a medios de comunicación, el sexenio de Felipe Calderón se convirtió en uno de los más violentos para el periodismo mexicano, según organizaciones no gubernamentales como Amnistía Internacional y Reporteros sin Fronteras.

De acuerdo con cifras de la estatal Comisión Nacional de Derechos Humanos, desde el 2000 han sido asesinados 82 periodistas, y con el asesinato de Barajas subiría a 84 esa cifra.