Antes de que el Tren pase a ser responsabilidad de comunicaciones y transportes, serán finiquitados los contratos que se tengan con las empresas encargadas de la obra, con el fin de que la entreguen y puedan continuarse los trabajos.

Ante los retrasos de la obra que comenzó en el sexenio de Enrique Peña Nieto, Jiménez Espriú calculó que el costo final de la obra podría ser de consideró que el costo final será de entre 85 y 90 mil millones de pesos.

 Ciudad de México, 20 de agosto (SinEmbargo).- Debido a que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) detectó “bastantes” irregularidades en la construcción del Tren México-Toluca,  la obra pasará a manos de la dependencia a cargo de Javier Jiménez Espriú, dio a conocer el mismo secretario.

De acuerdo con Espriú fue el Presidente Andrés Manuel López Obrador quien determinó que sería la SCT la que se haga cargo de toda la obra, que corre de Zinacantepec, en el Estado de México, hasta Observatorio, en la capital del país. Su ruta consta de 58 kilómetros y tendrá de seis estaciones, dos terminales y cuatro intermedias.

Antes de que el Tren pase a ser responsabilidad de comunicaciones y transportes, serán finiquitados los contratos que se tengan con las empresas encargadas de la obra, con el fin de que la entreguen y puedan continuarse los trabajos.

Según una publicación del periódico Reforma, el funcionario explicó que hubo compras de trenes más allá de las que se necesitaba o de materiales a precios muy altos. Dijo que encontraron, en algunos casos, precios que consideran elevados, situación que dieron a conocer en su momento, porque ellos no ponen denuncias, sino que lo canalizan a las autoridades correspondientes, explicó. Dentro de las anomalías halladas destacó la adquisición de 30 trenes para la ruta, lo cual se consideró como un exceso.

Ante los retrasos del Tren, que comenzó en el sexenio de Enrique Peña Nieto, Jiménez Espriú calculó que el costo final de la obra podría ser de consideró que el costo final será de entre 85 y 90 mil millones de pesos.

En el último reporte de la Auditoria Superior de la Federación, ésta detectó pagos indebidos de la SCT por 38 millones 745 mil 978 pesos.  La ASF encontró que se recibieron trabajos del contrato revisado sin tomar en cuenta que no se concluyeron y que presentaban incumplimientos tanto de las especificaciones particulares de construcción como de las normas de calidad.

La SCT no realizó una correcta planeación y coordinación de las obras y de los servicios, ni contó con el proyecto ejecutivo completo previamente al inicio de los trabajos.

Por otro lado, dijo que no sabe cuando comenzará la construcción del Aeropuerto de Santa Lucía, luego que un juez canceló, por segunda ocasión en lo que va del año, su desarrollo al considerar que faltan elementos que lo avalen.