La familia inmediatamente se movilizó: pidió ayuda a las autoridades, quienes les presentaron el llamado Protocolo Alba, mecanismo con el que se coordinan los tres niveles de Gobierno para lograr la pronta localización de mujeres y niñas.

Ciudad de México, 20 de agosto (POPLab).- Alejandra Guzmán Venegas es una mujer de 33 años, madre, ingeniera electricista, que da clases de Tecnología en la escuela secundaria Praxedis Guerrero, la más grande de San Felipe, Guanajuato.

Ojos color café claro, 1.50 m de altura, cabello castaño, largo y lacio; como profesionista, es una maestra entregada para que sus alumnos tengan acceso a la mejor educación, es madre de un adolescente, es una hija y hermana querida. Es también, una mujer valiente que se atrevió a denunciar la agresión sexual de la que fue víctima, que vio cómo el caso fue olvidado y cuando se reactivó, en fechas recientes, porque presuntamente el mismo sujeto agredió a otras mujeres, ella accedió a declarar en su contra.

Este martes Alejandra cumplió tres semanas en calidad de desaparecida, luego de que sujetos armados entraron por la fuerza a su domicilio mientras estaba con miembros de su familia y otras personas, y se fueron directo sobre ella y se la llevaron.

Horas, minutos después, sus seres queridos se enteraron que ese mismo día, 28 de julio, se realizaba la audiencia en donde Alejandra iba a encarar al hombre al que señaló por abuso sexual, pero ella no llegó a la cita.

Al día de hoy no se tienen noticias de ella.

Su desaparición “no la puedo dimensionar con palabras, ni el dolor y el sufrimiento que su familia está viviendo en este momento”, expresó Julia, una de sus cinco hermanos. Ellos piden a las autoridades activar mecanismos de verdadera búsqueda y rescate, “lo único que nos interesa es que ella regrese a su casa sana y salva”.

La familia inmediatamente se movilizó: pidió ayuda a las autoridades, quienes les presentaron el llamado Protocolo Alba. Foto: cortesía para PopLab

ROMPEN LA TRANQUILIDAD DE UNA PEQUEÑA POBLACIÓN

La mañana del martes 28 de julio se rasgó el tranquilidad de los Guzmán Venegas: un grupo de hombres armados irrumpió en su domicilio, amagó al padre de Alejandra y a los trabajadores que estaban en ese momento, y a ella se la llevó con lujo de violencia. Ninguna otra persona fue agredida durante este hecho.

La familia inmediatamente se movilizó: pidió ayuda a las autoridades, quienes les presentaron el llamado Protocolo Alba, mecanismo con el que se coordinan los tres niveles de gobierno para lograr la pronta localización de mujeres y niñas. Horas después, un operativo conjunto entre elementos de Prevención del delito del municipio de San Felipe y del de León lograron ubicar en la ciudad del calzado un vehículo con las características de aquel donde se llevaron a Alejandra. Ahí detuvieron a dos personas.

Estas capturas llenaron de esperanzas a la familia de la joven, que pensó que con eso bastaría para tener noticias de Alejandra y que ella regresaría pronto a su casa, por lo que guardó un perfil bajo para no afectar la investigación.

En los siguientes días, las autoridades consiguieron vincular a proceso a los dos detenidos, sin que haya mayor avance en el caso, y sobre todo: sin que haya noticias de su hija y hermana.

AUMENTA LA VIOLENCIA EN EL MUNICIPIO: 3 MUJERES DESAPARECIDAS EN JULIO 

San Felipe es un territorio ubicado al norte del estado, en la frontera con San Luis Potosí, con una población estimada en 106 mil 952 personas según el último censo (2010). El reporte más reciente del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública indica que durante el primer semestre del año hubo 13 carpetas por homicidio doloso, mas ninguna por feminicidio. No obstante, se abrieron 6 carpetas por abuso sexual, 1 por acoso sexual, 6 por violación simple y 44 por violencia familiar.

Destaca que en el mismo mes en que Alejandra fue sustraída de su familia, otras dos mujeres también fueron reportadas como desaparecidas. Por haber ocurrido en julio, los tres casos quedan fuera de este corte de los primeros seis meses (y por lo tanto, del informe mensual del SESNSP), sin embargo, durante abril hubo otro caso: la activación de una Alerta Amber por la desaparición de Celina Tavera Pérez, de 17 años.

Hace dos años, Alejandra Guzmán fue víctima de abuso sexual. “Ella fue muy valiente y denunció”, dijo su hermana Julia, “sin embargo, su caso no trascendió”; en apariencia, lo cerraron, aunque posteriormente fue abierto al surgir nuevas denuncias contra la misma persona, que actualmente se encuentra en prisión preventiva.

Alejandra fue citada en varias ocasiones por las autoridades en calidad de testigo. Y ese martes debía presentarse otra vez.

“Para nosotros, lo más lógico es que se trata o tiene relación con el mismo caso, porque hasta el momento no hemos recibido petición de rescate, la situación parece indicar que Alejandra está sufriendo nuevamente las consecuencias de haber denunciado a su victimario”.

Cuestionada por este medio sobre si Alejandra expresó haber recibido alguna amenaza antes de su desaparición, Julia dijo que no, pero reconoció que posterior al ataque, su hermana vivía con miedo de que algo malo le pasara a su familia o a su hijo. “Vivía siempre con zozobra por haber denunciado a su agresor y que algo le sucediera”. Hasta que ese día llegó.

El caso, totalmente en manos de la Fiscalía
“La verdad, a nosotros nos duele saber que en nuestro país y en nuestro estado es más importante el debido proceso que la integridad de las personas” dijo Julia Guzmán, hermana de Alejandra, en conversación con POPLab, esto, en referencia a que tienen conocimiento que faltan emitirse órdenes por parte de un juez federal para continuar con el proceso. En otras entrevistas, miembros de la la familia ha declarado que faltan órdenes para revisar el historial GPS de los teléfonos.

Julia detalló que la familia no ha tenido acceso a la carpeta de investigación porque no lo han solicitado: “Entendemos que hay información que no nos pueden otorgar o compartir porque podemos entorpecer el caso, pero es que la familia no queremos información, lo único que queremos es a nuestra hermana a salvo en nuestra casa”.

Reconoció que aunque han recibido ofrecimientos para ser acompañados por organizaciones feministas, como familia decidieron que lo mejor era dejar el caso en manos del Ministerio Público y de la Fiscalía, la cual les asignó un asesor. Aunque se decretó la vinculación a proceso de los dos hombres, no saben la fecha de la siguiente audiencia del caso.

Y recalca que ellos lamentan profundamente que el protocolo de investigación “es exageradamente lento: están poniendo el debido proceso antes que la integridad de mi hermana. Son quince días (al pasado viernes) que no hemos tenido noticias de ella”.

Sobre las otras chicas reportadas como desaparecidas, dijo saber que existen, pero no han tenido contacto con sus familias.

Agradeció el apoyo que ha brindado el presidente municipal de San Felipe, Eduardo Maldonado, quien ha estado atento desde el primer momento.

De la Fiscalía, la familia de Alejandra solo pide que realice las diligencias necesarias para que ella regrese a su casa, “ya lo que ellos hagan con los victimarios, es una situación que la Fiscalía y Dios los juzgarán, a nosotros no nos corresponde”.

Alejandra, al denunciar, hizo lo que se supone que debía hacer, pero el sistema de Justicia de Guanajuato no le otorgó nada de protección para evitarle volver a ser víctima, concluyó.

TAMBIÉN FALTAN CELINA, OBDULIA, GABRIELA

Grupos feministas de San Felipe y otros, de apoyo a la comunidad, han continuado por su cuenta la difusión no solo del caso de Alejandra sino de otras tres jóvenes desaparecidas este año en el municipio, promoviendo etiquetas como #EnSanFelipeNoEstamosTodas, #NosFaltaAlejandra, #NosFaltaCelina, #NosFaltaObdulia, #NosfaltaGabriela, #HastaEncontrarles. Una de ellas es menor de edad, por lo que se aplica el protocolo de la #AlertaAmber, por las demás se implementó la #AlertaAlba.

“Hoy este Estado se encuentra incompleto, no descansaremos hasta encontrar a nuestras hermanas, compañeras, amigas e hijas a las que hoy nombramos y exigimos nos la devuelvan con vida.”

Celina Tavera Pérez, de 17 años, desapareció el 19 de abril.

Gabriel Martínez Guzmán, de 29 años, desapareció el 1 de julio.

Obdulia Hernández Ortiz, de 20 años, desapareció el 24 de julio.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE POLAB. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.