Las cifras para este año son aún peores: en lo que va de 2019 (enero-julio), Guanajuato repite como el estado con más asesinatos de menores de edad, un promedio de 12 por mes; van 83 casos en este periodo, según el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Pero además, están los casos de lesiones: a principios de septiembre, también en la ciudad de León, sujetos atacaron el cortejo fúnebre que acompañaba el cuerpo de un joven de 20 años que había muerto por arma de fuego. Los únicos heridos fueron dos menores de edad: un niño de 13 años y una bebita de un año y ocho meses. Los hechos ocurrieron el día 2 en la colonia Arbide. Kevin recibió un disparo en la pierna derecha y América dos impactos en la pierna izquierda.

Por Matha Silva

Guanajuato, 20 de septiembre (PopLab).– Pese a que, durante su toma de protesta, el Gobernador Diego Sinhue Rodríguez Vallejo afirmó que el primer eje de Gobierno sería el de seguridad y que su prioridad sería “recuperar la paz y tranquilidad de las familias”, Guanajuato registra las peores cifras en homicidios, que se reflejan también en la muerte de niños, niñas y adolescentes: según el Inegi el año pasado (el más violento en la historia reciente) hubo en la entidad 153 homicidios de menores de edad. De ellos, 112 perdieron la vida cuando tenían entre 15 y 17 años.

Fue el caso de Brayan Leonel: el pasado 25 de agosto, en la colonia La Brisa, en León, ocurrió una riña entre pandillas, en las que salieron a relucir las armas. Tres jóvenes, dos de ellos menores, fueron heridos y trasladados al hospital. Dos sobrevivieron, pero no fue el caso de Brayan. Perdió la vida con sólo 17 años.

Las cifras para este año son aún peores: en lo que va de 2019 (enero-julio), Guanajuato repite como el estado con más asesinatos de menores de edad, un promedio de 12 por mes; van 83 casos en este periodo (según el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública).

Pero además, están los casos de lesiones: a principios de septiembre, también en la ciudad de León, sujetos atacaron el cortejo fúnebre que acompañaba el cuerpo de un joven de 20 años que había muerto por arma de fuego. Los únicos heridos fueron dos menores de edad: un niño de 13 años y una bebita de 1 año y ocho meses. Los hechos ocurrieron el día 2 en la colonia Arbide. Kevin recibió un disparo en la pierna derecha y América dos impactos en la pierna izquierda.

Como ellos, este año ha habido ya 149 niños y niñas guanajuatenses víctimas de lesiones dolosas con arma de fuego, el triple de los casos que ocurren en la Ciudad de México, el siguiente territorio en la lista.

Homicidio doloso: Muerte de una persona producto de la intervención intencional de otra persona.

Homidio culposo: Muerte de una persona causada por hechos accidentales, fortuitos o involuntarios del causante, como consecuencia del proceder negligente.

Esto ha llevado a que los expertos como Mario Luis Fuentes y Saúl Arellano publicaran un análisis en el sitio México Social que muestra cómo en los últimos dos años, los homicidios desplazaron a los accidentes como principal causa de muerte entre la población joven en México.

Los niños, niñas y adolescentes cada vez más frecuentemente resultan ser blanco de ataques directos de la delincuencia organizada. Gráfico: Pop Lab

Otro aspecto tratado por especialistas, como Juan Martín Pérez García, Director Ejecutivo de REDIM (Red por los Derechos de la Infancia en México), es que en “los últimos años se observa una reconfiguración de la violencia contra los niños y adolescentes desde el punto de vista geográfico”. De 2015 a la fecha, Guanajuato se coló a la lista de las tres entidades con la mayor cantidad de asesinatos en menores de edad, con 362 casos, según cifras del SESNSP.

Estos datos preocupan porque Chihuahua, estado que registró casi el doble de homicidios dolosos que Guanajuato en 2018 en el rubro de los menores de edad, este 2019 se posiciona en el cuarto sitio. ¿Qué estarán haciendo (o dejando de hacer) los chihuahuenses para registrar tal disminución, en beneficio de su niñez?

Los niños, niñas y adolescentes cada vez más frecuentemente resultan ser blanco de ataques directos de la delincuencia organizada, sin que esto le signifique al Estado Mexicano mayor responsabilidad. La respuesta, más allá del reiterado llamado a “Golpe de Timón”, estaría en fortalecer las acciones de política social en los municipios, apuntan especialistas.

SOLUCIONES SOCIALES EN COMBATE AL CRIMEN: REDIM

Homidio culposo: Muerte de una persona causada por hechos accidentales, fortuitos o involuntarios del causante, como consecuencia del proceder negligente. Gráfico: Pop Lab

“A nosotros (en REDIM) nos preocupa profundamente que el incremento de homicidios dolosos contra niños y niñas esté creciendo”, y que esta alza esté directamente vinculada a la estrategia de seguridad, luego de que el Estado Mexicano decidió confrontar nuevamente a los grupos criminales, ahora a través de la Guardia Nacional y otros recursos institucionales, en torno al huachicol, problema que se presenta especialmente en Guanajuato y Puebla.

“Si se confrontan, estos grupos criminales responden”, dijo Juan Martín Pérez, “y hay un impacto en la vida de niños y niñas”. Aunque la exigencia de todos los sectores de la sociedad es el combate a estos grupos, sería más efectivo apuntar a la impunidad, las redes económicas y de corrupción, a través de la persecución del lavado de dinero, que continuar “a sangre y fuego”.

Cuestionado sobre qué permitió al estado de Chihuahua bajar sus tasas de homicidios dolosos de menores de edad, el director de REDIM, destacó que “el Gobierno federal ha dejado de estar presente en Chihuahua… Donde el Gobierno federal interviene con el Ejército y con las fuerzas de seguridad bajo fuego, ahí se incrementan homicidios, desapariciones, violaciones a derechos humanos”.

Y en Guanajuato, la administración comandada por Andrés Manuel López Obrador “encontró en el huachicol un tema mediático, político y simbólico” (como hizo Calderón con Michoacán en su momento), por lo que “su arranque” lo dio aquí, en este estado. Por eso desde numerosos frentes, a nivel nacional e internacional, especialistas llaman a hacer un cambio en la estrategia que permita tener una respuesta diferente.

Pérez García comentó que el que Guanajuato tenga el más alto promedio de asesinatos de niños, niñas y adolescentes por mes (12 casos), tendría que ser motivo de alarma para sus autoridades. Además, la cifra de enero-julio (83 casos) ha superado ya los 68 casos registrados en el mismo periodo en 2018, el año más violento en todos los rubros.

Desde 2016 no se registran en Guanajuato muertes accidentales por arma de fuego. Fuente: SESNSP / Gráfico: Pop Lab

A pregunta expresa si ha discutido el tema con la vocera del Gobierno guanajuatense para temas de seguridad, Sophia Huett, el especialista dijo que no, y lamentó que ella (a este y otros asuntos urgentes) no lo haya colocado en la tribuna, ya que eso está vinculado a omisión del Estado, ya que si bien, en el caso de homicidios de adultos hay una responsabilidad del Estado, en el caso de los niños se convierte en una obligación legal e internacional del Estado Mexicano protegerlos de todas formas de violencia.

El especialista dijo que el combate al crimen, en Guanajuato y el resto de las entidades, tendría que venir de los tres frentes: Gobierno federal, Gobierno estatal y gobiernos municipales, ya que hay focos rojos en municipios específicos.

“El Sistema Estatal de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes no está siendo vinculado o implicado” en la definición de estategias de seguridad o maneras de protección, y nos da un resultado negativo.

DESARROLLO SOCIAL Y HUMANO, UN ARMA REAL Y EFECTIVA

En su calidad de experto, también llamó a utilizar conceptos como “Escenarios de crimen organizado”, que son espacios que no necesariamente coinciden con la distribución geopolítica que hacemos en el país (municipios y entidades federativas). Para ello citó el ejemplo de “Tierra Caliente”, una región en conflicto que involucra un vasto territorio al sur de México, la cual alcanza poblaciones en Guanajuato.

“Ahí se necesita una intervención del Estado no sólo con la Policía o la Guardia Nacional, sino con las instituciones de desarrollo social, bienestar, salud, educación”, porque, ¿dónde se acotaría la proliferación del crimen organizado? “En el municipio”, ahí está la respuesta, ya que esos grupos están conquistando todos los territorios donde el Estado está ausente o es frágil. “Es en el municipio” donde se encuentra la solución, porque “es ahí donde está la vida de niñas, niños y adolescentes y sus familias, sino también donde están los criminales y donde está la ausencia del estado”.

Integrantes de la Comisión de la Primera Infancia. Foto: Especial

Debido a esto, el director de REDIM llamó a fortalecer el Sistema Nacional de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes (SIPINNA), sus expresiones estatales y municipales, un mecanismo para coordinar todas las instituciones que existen en torno a niños y niñas. Así, en un municipio asolado por el huachicol hay un escenario del crimen organizado, entonces lo que se requiere es una intervención del SIPINNA, que articule no solo esta demarcación, sino al conjunto de municipios en este escenario, con acciones de salud, educación, seguridad, etc., lo que representaría una acción diferenciada, respecto a lo que actualmente se realiza.

Actualmente, al separar las acciones en simples operativos policiacos fragmentados (algo que inició en el sexenio de Calderón, continuó con Peña Nieto y se profundiza con López Obrador), usando las corporaciones estatales y municipales, la Guardia Nacional y el Ejército, y reducido todo a un tema de seguridad, sólo hay resultados negativos. Y en ausencia del Estado, el crimen organizado lo sustituye y comienza a atender las necesidades de la región, como el empleo, la seguridad ante la delincuencia común (protegiendo la integridad patrimonial y física), algo que tendría que haber hecho el gobierno, procesando estos delitos legalmente, y no como lo hacen estos grupos: asesinando.

Es en estos escenarios donde los niños y niñas de muchas regiones de México se desarrollan, de ahí que diversos organismos internacionales como la ONU estén exhortado al Estado Mexicano desde hace años para cambiar la estrategia y reconocer que existe el reclutamiento (de menores) por parte de grupos criminales, así como la urgencia de crear programas de desmovilización para poder acompañar a los chicos (que ya hubieran caído) tanto en huachicol como en otras ramas, mientras el gobierno evade la mirada y su responsabilidad firmada en acuerdos internacionales de protección a la infancia.

¿POR QUÉ TNATO NIÑO MUERTO POR ACCIDENTE?

En cuanto a las muertes accidentales o por negligencia, hay una disparidad estadística muy evidente: Guanajuato ha registrado 182 casos en los primeros 7 meses del año (el triple que Michoacán, el siguiente estado en la lista, que tiene 66).

Esta disparidad entre las muertes accidentales (homicidios culposos) de niños y niñas guanajuateneses respecto a los de otros estados, sobre todo bajo el concepto “con otro elemento”, siguen un patrón que especialistas han venido señalando también con las víctimas adultas: que el registro de estas muertes no se está realizando de manera correcta, y que es una estrategia gubernamental para “maquillar cifras”, algo que ya analizó a profundad México Social en su reportaje “Guanajuato y el sospechoso caso de los homicidios culposos”.

En esto coincidió el director ejecutivo de REDIM, afirmando que algunos hechos delictivos como el feminicidio y las desapariciones no se están tipificando de esta manera, sino como “homicidio” y “no localización”, un fenómeno no exclusivo de Guanajuato, advirtiendo que por esta razón, desde hace años, la estadística criminal estaría siendo manipulada, pues está asociada a las carreras políticas de los funcionarios.

Dicha manipulación es antiética, ilegal, dijo Juan Martín Pérez, lo que amerita una revisión y una auditoría de cada una de las entidades involucradas. “Estas tendencias no cambian de un día para otro”, si acaso por algún desastre natural, pero cuando hay una alteración tan evidente, no parece ser sino intencional, algo que sí se está investigando contra funcionarios de la CdMx, donde ya hay incluso carpetas abiertas.

En el caso guanajuatense, algo ocurrió de 2016 a 2017, que duplicó el número de muertes en este rubro, los homicidios culposos, respecto a otros estados de la república.

Sin embargo, lo que hay que destacar que en el rubro de las lesiones culposas (por accidente o negligencia), Guanajuato se posiciona en el antepenúltimo lugar, con apenas 3 casos en lo que va del año. La duda surge entonces, de porqué si en el estado hay pocos casos de lesiones accidentales, las muertes por este concepto (182 este año) tripliquen las de otras entidades.

FORTALECER EL SIPINNA

Es importante destacar que hubo un recorte este año a varias dependencias encargadas del cuidado de la infancia, desde el DIF, salud, educación, deporte, cultura, entretenimiento.

En el Presupuesto de Egresos de la Federación 2019 (PEF 2019), “no hubo una progresividad para garantizar los derechos de las infancias en México como lo recomiendan tratados internacionales” y la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes de 2014, rango de población que representa el 30 por ciento de los mexicanos, denuncia REDIM.

Antes bien, en el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) existe una reducción del 16 por ciento, al asignarse para este año un monto poco mayor a 1.9 millones de pesos.

En el caso de Guanajuato, el DIF estatal también sufrió recorte importante a cargo de la Secretaría de Finanzas y recibió 246 millones pesos menos para el año próximo en comparación con 2018.

En ese tenor, el pasado 8 de agosto, el DIF Estatal, a través de la Secretaría Ejecutiva del Sistema Nacional de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes (SIPINNA), instaló y tomó protesta a los integrantes de la Comisión de la Primera Infancia, que permitirá “la consolidación de políticas públicas integrales y especiales que aseguren la atención que son necesarios durante la primera infancia para un desarrollo pleno”.

La Secretaría Técnica de esta Comisión quedó a cargo de la Secretaría Ejecutiva de SIPINNA, y quedó conformada por los titulares de la Secretaría de Salud del Estado, la Secretaría de Educación, Secretaría de Gobierno, Secretaría de Desarrollo Social y Humano, el Sistema DIF Estatal, el Instituto de la Mujer Guanajuatense, el Instituto Guanajuatense para las Personas con Discapacidad, la Procuraduría Estatal de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes, así como la Procuraduría de los Derechos Humanos del Estado de Guanajuato y la organización Save the Children México.

El pasado 2 de septiembre se anunció que la ex diputada local María del Sagrario Villegas Grimaldo comenzó a ocupar la Secretaría Ejecutiva del SIPINNA.

Licencia en Psicología, presentó credenciales como especialista en Orientación y Desarrollo Humano, Prevención de Conductas de Riesgo y Gestión en Salud Pública. Sin embargo, como regidora del municipio de San Luis de la Paz durante la administración de Timoteo Villa, se le abrieron cinco procesos administrativos por observaciones en el manejo de los recursos públicos para la compra de un terreno, así como por la aplicación de descuentos de impuestos para permisos de feria, durante el tiempo que formó parte del ayuntamiento (2012-2015). En dichos procesos hay otras personas involucradas.

Sagrario Villegas contendió por la alcaldía de San Luis de la Paz en la pasada elección por el PAN, y perdió.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE POP LAB. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.