El triunfo obtenido en Niza marca la recuperación del campeón después de sus dos derrotas en las dos primeras jornadas.

Redacción deportes, 20 sep (EFE).- La vuelta de Kylian Mbappé tras cumplir la cuarentena por el coronavirus entonó al París Saint Germain, que ganó con autoridad en Niza (0-3) en la cuarta jornada de la Ligue 1 de Francia.

A pesar de las bajas, secuelas del clásico con el Marsella de hace dos fechas, al conjunto de Thomas Tuchel le bastó con la reincorporación de Mbappe y el buen nivel de Ángel Di María.

Con Neymar, Leandro Paredes, Larwin Kurzawa y Abdou Diallo sancionados y Juan Bernat lesionados, fue esta dupla la que marcó la diferencia.

Ambos encarrilaron el partido. Sobre todo con la determinación del futbolista parisino, que en el minuto 38 emprendió una galopada que solo pudo frenar Hassane Kamara con una falta dentro del área. El penalti lo transformó Mbappé, que adelantó a los visitantes.

El segundo tanto llegó en el tiempo añadido de la primera parte. Mbappe volvió a encarar la meta local y su disparo fue desviado por el portero argentino Walter Benítez. Di María, sin oposición, recogió el rechace y envió la pelota a la red.

Pasada la hora de partido, el París Saint Germain subrayó su superioridad al anotar el tercero. En una falta lateral, sin ángulo, ejecutada por el argentino que aprovechó, de cabeza, el brasileño Marquinhos para marcar.

El triunfo del conjunto parisino pudo ser más amplio. En el miuto 77 el árbitro anuló un nuevo tanto de Mbappe en un contraataque por fuera de juego.

Dos minutos después, Tuchel decidió retirar a ambos. Pablo Sarabia salió por Mbappe y Bandiougou Fadiga por Di Maria.

El triunfo obtenido en Niza marca la recuperación del campeón después de sus dos derrotas en las dos primeras jornadas. Tras perder en Lens y frente el Marsella, añade la victoria en Niza al de la pasada jornada contra el Metz. Es séptimo, a cuatro puntos del Stade Rennes, líder.