En una entrevista ofrecida a El País, Muñoz Ledo opinó que Ebrard Casaubón emana una energía negativa dentro de Morena y que está “ansioso, ganoso, desembocado para ser Presidente de la República”, pues “en todos sus actos lo demuestra.

Ciudad de México, 20 de septiembre (SinEmbargo).—  Porfirio Muñoz Ledo, Diputado del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) criticó a Marcelo Ebrard, titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), y amenazó con expulsarlo del partido en caso de ganar la dirigencia del partido.

En una entrevista ofrecida a El País, Muñoz Ledo opinó que Ebrard Casaubón emana una energía negativa dentro de Morena y que está “ansioso, ganoso, desembocado para ser Presidente de la República”, pues “en todos sus actos lo demuestra”.

“Mi querido amigo, lo digo con respeto, Marcelo Ebrard, está ansioso, ganoso, desembocado para ser Presidente de la república. En todos sus actos lo demuestra. Jugó un juego suyo en Washington. Eso llegó hasta nuestra representación en Washington. Que se cuide. Perdóname, Marcelo, pero te vas a ir del partido si sigues así”, apuntó Muñoz Ledo.

Posteriormente, apuntó a que Mario Delgado, junto a Marcelo Ebrard, “están comprando a las autoridades”. Por ello, hizo la invitación al actual titular de la SRE que encabece a la derecha mexicana, para que haya una derecha y una izquierda “abierta”.

“Si siguen en lo suyo, se van del partido. Marcelo, ¿quieres ser Presidente? Que encabece la derecha mexicana, por favor. No es una oferta mala. Para que el país tenga una derecha abierta y que tenga una izquierda abierta”, puntualizó en la conversación con el periodista Luis Pablo Beauregard.

Posteriormente, señaló que el Gobierno encabezado por López Obrador “se ha corrido al centro por dos razones”, una, “porque la realidad del país está ahí” y la otra, porque hay una polarización en la sociedad, así como problemas económicos y sumado a la pandemia “el Presidente tiene poco margen de maniobra”.

“El Gobierno de Andrés Manuel se ha corrido al centro por dos razones. Una, porque la realidad del país está ahí. Hay una polarización en la sociedad, problemas económicos. Cualquier Gobierno del mundo busca un equilibrio y es lo que está haciendo Andrés. Una parte de sus ideas de revolución asustan al empresariado. Y por otro lado, la política económica también. No es un Gobierno frágil porque tiene una gran base popular. Es un Gobierno sumamente difícil. Tiene empresarios ahí. Él tiene que hablar con los empresarios. Ahora hay una crisis económica. Hay un desempleo bárbaro, que es mundial, además. Entonces, el Presidente tiene poco margen de maniobra”, aseguró a El País.