La cestería usa tiras o fibras de origen vegetal como hojas, ramas, cortezas y raíces; con sus distintas texturas, ya sea duras como el bejuco, la palma, el junco, el mimbre y carrizo con los que se elaboran recipientes resistentes para almacenar los excedentes de la producción agrícola; o blandas y semiblandas con las que se elaboran canastas, bolsas, sombreros y hasta figurillas.

Ciudad de México, 20 de octubre (SinEmbargo).- La cestería es una de las ramas artesanales más antiguas y en Veracruz es una labor con mucha tradición. La producción de esta bella artesanía se concentra en las poblaciones indígenas veracruzanas y se destina a la vida cotidiana y a rituales de índole agrario.

La cestería usa tiras o fibras de origen vegetal como hojas, ramas, cortezas y raíces; con sus distintas texturas, ya sea duras como el bejuco, la palma, el junco, el mimbre y carrizo con los que se elaboran recipientes resistentes para almacenar los excedentes de la producción agrícola; o blandas y semiblandas con las que se elaboran canastas, bolsas, sombreros y hasta figurillas.

En el Istmo se producen piezas con fibra de mimbre, otate, bejuco o raíces de plantas trepadoras. Entre los productos están las canastas, fruteros, paneros, alhajeros y tortilleros, que generalmente se ponen a la venta; mientras que los cestos tradicionales se usan en en el hogar.

En los Tuxtlas se confeccionan canastos de carrizo de grandes dimensiones con técnicas tradicionales de la localidad; los canastos se usan para canastas y abanicos principalmente. Mientras que los habitantes de la Cuenca del Río Papaloapan elaboran abanicos, petates y canastas de palma, además de grandes cestos que se destinan a la colección de granos.

Respecto a la Sierra de Zongolica, se pueden encontrar petates y ceñidores tejidos con fibra de palma previamente tratada. En Coatepec y lugares circunvecinos, como Jalcomulco, se elaboran diferentes tipos de piezas con bejucos, carrizo y bambú, fibras que se cultivan en la región.

Los totonacos de la sierra de Papantla son grandes productores de canastas y ornatos ceremoniales; también entretejen la vainilla para convertirla en figuras decorativas y aromáticas. Y la Huasteca Veracruzana es conocida por sus cestas y bolsas para las que utilizan bejuco de zarza y de guinea; palma real, palo de rosa, carrizo, mimbre, raíz de orquídea, zapupe, costilla de palma real y palmilla.