Partiendo del cómic, la serie de Lindelof explora y amplía el ya rico contexto de Watchmen, desarrollando algunas de las cuestiones que planteaba la historia original.

Madrid, 20 octubre (EuropaPress).- La serie de Watchmen comandada por Damon Lindelof llega a HBO. Una ficción que, si bien se ambienta en el mismo universo del cómic homónimo de Alan Moore, parte de lo propuesto por el legendario tebeo publicado en 1986 para armar su propio universo.

De hecho, la historia de esta nueva serie tiene lugar en la actualidad, 34 años después de los eventos que sucedieron en la viñeta y que, en 2009, serían adaptados a la gran pantalla por Zack Snyder. Pero, aunque esta nueva adaptación se aleja del material original, con nuevos personajes y el foco en la problemática racial y el supremacismo blanco, hay numerosos guiños y referencias al complejo universo que idearon Moore y Dave Gibbons.

Partiendo del cómic, la serie de Lindelof explora y amplía el ya rico contexto de Watchmen, desarrollando algunas de las cuestiones que planteaba la historia original. Pero, para quien no haya visto la película de Zack Snyder ni haya leído la serie limitada de tebeos de Moore, una introducción al mundo de los vigilantes nunca está de más.

LOS SUPERHÉROES LLEGARON EN LOS AÑOS 30

El grupo, conocido como Minutemen, nació en 1939. Foto: Especial

A finales de los años treinta, la presencia de vigilantes enmascarados aumentó de forma drástica desde la llegada de Justicia Encapuchada, algo que se terminó expandiendo y llevando a que la formación de un grupo de héroes en la ciudad de Nueva York fuera posible. El grupo, conocido como Minutemen, nació en 1939, pero se disolvió, definitivamente, en 1949.

Este primer equipo de luchadores contra el crimen estaba compuesto por el propio Justicia Encapuchada, Búho Nocturno, Espectro de Seda, Capitán Metrópolis, Polilla, Dólar Bill y Silueta. Todos ellos estaban expuestos a la opinión pública y a la imagen que proyectaban, de la que eran particularmente celosos: por ejemplo, cuando se rumoreó que Capitán Metrópolis tenía una relación homosexual con Justicia Encapuchada, se hizo público un falso romance entre éste último y Espectro de Seda para no dañar la imagen de los Minutemen.

LOS VIGILANTES, SUSTITUTOS DE LOS MINUTEMEN

Una nueva generación de héroes vinieron a ocupar el vacío que habían dejado los Minutemen. Foto: Especial

Ya en los sesenta, una nueva generación de héroes vinieron a ocupar el vacío que habían dejado los Minutemen de la mano del Capitán Metrópolis. Entre ellos, estaba una nueva Espectro de Seda, su propia hija, Adrian “Ozymandiasx” Veidt, el segundo Búho Nocturno, el brutal Rorschach, el Dr. Manhattan y una de las figuras más controvertidas de Watchmen: El Comediante.

¿QUÉ HIZO EL COMEDIANTE?

También conocido como Edward Blake, El Comediante es uno de los héroes principales de la segunda generación. Reclutado y entrenado por el Capitán Metrópolis, fundador de los Vigilantes, Blake es un cínico y nihilista que desconfía de la humanidad. Algo que, por supuesto, no justifica sus terribles actos. Primero, intentar violar a la primera Espectro de Seda, Sally Jupiter, algo que habría ocurrido de no ser por la intervención de Justicia Enmascarada, y otro tanto o más terrible: tras ser atacado y herido por una mujer embarazada (posiblemente, de su hijo) durante la Guerra de Vietnam, El Comediante la asesinó de un disparo.

ESTADOS UNIDOS GANÓ LA GUERRA DE VIETNAM

Precisamente uno de los cambios históricos más significativos de Watchmen respecto a la historia de Estados Unidos es que ganaron la Guerra de Vietnam gracias a la intervención superheroica, en especial, del Doctor Manhattan. Algo que provocó que Richard Nixon no sólo refrendara su éxito como Presidente, sino que eliminó la 22ª enmienda para poder continuar en el cargo durante varias legislaturas, hasta 1985.

LA DOCTRINA KEENE

La participación de los superhéroes empobreció considerablemente su imagen. Foto: Especial

La participación de los superhéroes en Vietnam empobreció considerablemente su imagen, algo que terminó repercutiendo en la Doctrina Keene, por la que muchos se vieron obligados a retirarse. No ocurrió así con El Comediante y el Doctor Manhattan, que comenzaron a trabajar para el gobierno, así como Rorschach, que empezó a actuar al margen de la ley.

SÓLO HAY UN HÉROE QUE SEA “SÚPER”

Aunque son muchos los vigilantes que existen en Watchmen, tan sólo hay un superhéroe como tal. Éste no es otro que el Doctor Manhattan, un físico que tuvo un accidente que cambió su composición atómica y terminó convertido en un ente de inconmensurable poder, algo que le hace alejarse, considerablemente, de sus compañeros enmascarados, que, en todo caso, son justicieros con grandes habilidades de combate, gran inteligencia o acceso a amplios arsenales de guerra.

LA MUERTE QUE LO CAMBIÓ TODO

Aunque hay numerosos saltos temporales -hacia delante y hacia atrás-, los eventos de Watchmen comienzan en 1985 con la misteriosa muerte de El Comediante que Rorschach comienza a investigar. Algo que desemboca en un retorcido plan de Ozymandias, que crea una criatura que podría parecer alienígena -en la película de Snyder, es el Doctor Manhattan- para situar a la humanidad de nuevo a favor de los héroes. ¿Partirá desde esa premisa la serie de Damon Lindelof?