El multimillonario adjuntó en su mensaje un enlace a la entrada de la Wikipedia sobre la ecuación de Drake, formulada por primera vez en 1961, que busca estimar el número de civilizaciones extraterrestres en la galaxia de la Vía Láctea.

Los Ángeles, 20 de octubre (RT).- Elon Musk, fundador de SpaceX y Tesla, no cree que haya vida en el Sistema Solar, pero en caso de haberla, indica dos posibles lugares donde podría existir.

“No parece haber vida en este sistema solar. Quizás bajo el hielo de Europa (luna de Júpiter) o bacterias extremófilas bajo la superficie de Marte”, escribió Musk en Twitter respondiendo a un correo electrónico de un seguidor australiano de 13 años.

El multimillonario adjuntó en su mensaje un enlace a la entrada de la Wikipedia sobre la ecuación de Drake, formulada por primera vez en 1961, que busca estimar el número de civilizaciones extraterrestres en la galaxia de la Vía Láctea.

En agosto de 2019, la NASA confirmó que enviará una misión de exploración a Europa. Según algunas estimaciones científicas, el océano interior de este satélite natural de Júpiter, ligeramente más pequeño que la Luna de la Tierra, podría albergar vida. La misión Europa Clipper se lanzará en los próximos años para investigar la habitabilidad de la luna jupiterina, la cual, según los científicos, representa “una de las mejores oportunidades de encontrar vida en nuestro sistema solar”.

Por otro lado, los extremófilos, organismos que pueden sobrevivir en condiciones muy inhóspitas, están considerados como el tipo de ser vivo con más probabilidades de existir en otros planetas. El año pasado, científicos internacionales demostraron que tendrían capacidad para sobrevivir en las duras condiciones marcianas.

Un modelo sobre depósitos geoquímicos desarrollado por científicos de la NASA respalda la teoría de que el océano interior de la luna de Júpiter, Europa, podría albergar vida, según los resultados del estudio que fueron presentados esta semana en la conferencia anual de geoquímica Goldschmidt.

Los investigadores del Laboratorio de Propulsión a Reacción usaron datos de la misión Galileo de la NASA y el telescopio espacial Hubble para modelar la composición, las propiedades físicas del núcleo, la capa de silicato y el océano de Europa, una de las lunas más grandes del Sistema Solar.

Sus cálculos indican que este océano global podría haber sido formado por la descomposición de los minerales que contienen agua debido a las fuerzas de las mareas o la desintegración radiactiva, un fenómeno denominado metamorfismo.

“Encontramos que diferentes minerales pierden agua y son volátiles a diferentes profundidades y temperaturas. Sumamos todos estos elementos que se estima que se han perdido en el interior, y encontramos que son consistentes con la masa predicha del océano actual, lo que significa que probablemente estén presentes en el océano”, explicó el investigador principal, Mohit Melwani Daswani.

SIMILAR A LOS ÓCEANOS DE LA TIERRA 

Los científicos también descubrieron que esa enorme masa de agua líquida pudo haber sido originalmente ligeramente ácida, con altas concentraciones de dióxido de carbono, calcio y sulfato. Sus simulaciones sugieren que el agua probablemente se volvió rica en cloruro, por lo que su composición actual “se parece más a los océanos de la Tierra”, pudiendo ser potencialmente habitable por formas de vida.

“Europa es una de nuestras mejores oportunidades de encontrar vida en nuestro sistema solar”, afirmó Melwani, haciendo referencia a la misión Europa Clipper de la NASA, que se lanzará en los próximos años para investigar la habitabilidad de esa luna.

El equipo considera que los resultados podrían también aplicar para otras lunas en el Sistema Solar. “Nuestros modelos nos lleva a pensar que los océanos en otras lunas, como el vecino de Europa, Ganímedes, y la luna Titán de Saturno, también pueden haberse formado por procesos similares. Sin embargo, aún necesitamos entender varios puntos, como la forma en que los fluidos migran a través del interior rocoso de Europa”, añadió el especialista.

Otros expertos dudan de la posible existencia de vida extraterrestre en los mundos fríos con poca energía y sostienen que esta hipótesis debe ser probada en futuras misiones.

Europa es ligeramente más pequeña que la Luna de la Tierra, con un diámetro de 3.100 kilómetros. A medida que Europa orbita a Júpiter a unos 780 millones de kilómetros del Sol, la temperatura de la superficie nunca sube por encima de -160 grados centígrados, en tanto que la temperatura de su océano aún se desconoce.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE RT. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.