Foto: Antonio Cruz, SinEmbargo

Miles se congregan en el Zócalo de la Ciudad de México luego de marchar desde tres puntos. Foto: Antonio Cruz, SinEmbargo

Por David Martínez, Humberto Padgett, Linaloe R. Flores, Shaila Rosagel y Mayela Sánchez

Ciudad de México, 20 de noviembre (SinEmbargo).– La movilización masiva en protesta por la desaparición de 43 estudiantes normalistas, y que durante horas marchó de manera pacífica por las principales calles del centro de la Ciudad de México, se tornó tensa en el Zócalo, una vez que concluyó el mensaje de los padres de las víctimas secuestradas en Iguala, Guerrero.

Fue alrededor de las ocho de la noche cuando jóvenes encapuchados lograron derribar algunas vallas de seguridad colocadas desde el mediodía para resguardar el Palacio Nacional, y lanzaron piedras y cohetones a los elementos del Estado Mayor Presidencial (EMP) apostados también en los alrededores de este inmueble sede del Poder Ejecutivo federal. Con extinguidores, los elementos de seguridad lograron apagar el fuego y mitigar el humo.

Mientras, granaderos de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal se acercaron al lugar para apoyar los elementos del EMP y, entre ambas fuerzas de seguridad, alrededor de las 10 de la noche, replegaron a los manifestantes y cercaron Palacio.

Hasta el cierre de esta edición, en el ambiente del Zócalo flotaba aún el humo de los cohetones y de las bombas molotov, mientras elementos del Departamento de Limpia del Gobierno del Distrito Federal ingresaron para barrer. Algunos manifestantes también se quedaron tocando tambores y lanzando consignas como “¡Zapata vive, la lucha sigue!”, o contando hasta 43 para rematar con una exigencia de ¡Justicia!

Para esta manifestación, la Presidencia de la República no sólo desplegó un operativo en los alrededores del recinto; sino adentro, lo que motivó sonoras rechiflas de los manifestantes.

Los padres de los normalistas se retiraron del mitin desde las 21:00 horas. Felipe de la Cruz, padre de un normalista que sobrevivió al ataque del 26 de septiembre y ahora vocero de los familiares, pedía con insistencia a los encapuchados que no empañaran con violencia la manifestación, pero sin resultados ya que los jóvenes no dejaron de aventar artefactos hacia Palacio Nacional.

El mitin encabezado en el Zócalo por los padres de los estudiantes secuestrados concluyó con un mensaje de esperanza emitido por De la Cruz, quien estuvo acompañado por varios familiares más: “No vamos a descansar hasta encontrar a los muchachos o hasta que nos los entreguen. Estamos seguros que saben dónde están. Tenemos la esperanza e ilusión de verlos”.

Y fue después de este mensaje que inició la tensión en el Zócalo, cuando un grupo reducido de jóvenes con banderas de fondo negro empezó a empujar las vallas de seguridad ubicadas alrededor de Palacio, logrando quitar algunas. Otros encapuchados lanzaron objetos a los cientos de granaderos que se apostaron sobre la calle Corregidora. Otros quisieron quemar la puerta del edificio sede del Ejecutivo, otra vez.

Y así cerró la jornada más intensa y concurrida desde que los indignados empezaron a marchar, apenas unos días después de conocerse la tragedia de los normalistas secuestrados.

REVOLUCIÓN EN SU ANIVERSARIO

En la jornada de hoy, cuando también se conmemoró el 104 aniversario del inicio de la Revolución Mexicana, participaron miles de ciudadanos que hicieron al Estado principalmente dos reclamos: “Vivos los queremos”, que exige la presentación de los normalistas desaparecidos, y “Fuera EPN”, el referencia directa al Jefe del Ejecutivo federal, Enrique Peña Nieto.

Al llegar al Zócalo de la ciudad, alrededor de las siete de la tarde, los contingentes llenaron la plancha de inmediato, mientras el flujo masivo de ciudadanos inconformes continuaba su trayecto por las calles del centro del Distrito Federal -entre las cortinas metálicas que protegen los locales comerciales-, pasando lista a los 43 jóvenes desaparecidos y exigiendo su aparición con vida.

De la Cruz fue el primero en hablar desde el templete instalado en esta plaza nacional, diciendo: “Cómo estará temblando Peña Nieto de que estemos aquí que hasta puso guardias presidenciales en el Palacio Nacional. Lo hacemos responsable si algo nos sucede”.

También en el Zócalo, un grupo de manifestantes quemó la figura del Presidente Enrique Peña Nieto en una fogata que prendieron junto al asta bandera. “Fuera Peña Nieto”, se escuchaba mientras distintos oradores hacían uso de la palabra. Asimismo, lanzaron una gran rechifla a los elementos de seguridad y trabajadores que se encontraban en el primer piso de Palacio Nacional, donde se observaban las luces encendidas. Otros cuestionaban al Presidente a coro “¡Ellos no están [los 43 normalistas], ¿dónde estás tú?”

La movilización en el Zócalo estuvo vigilada por un grupo de granaderos de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal y elementos del Estado Mayor Presidencial (EMP). Los granaderos se ubicaron sobre la calle de Moneda, mientras que unos 100 elementos del EMP resguardaron la sede del Ejecutivo.

Antes, alrededor de las 18:45, cuando uno de los contingentes pasó frente al Palacio de Bellas Artes, un familiar de los desaparecidos tomó la palabra y dijo: “Venimos a decirle a Peña Nieto que vamos a insistir hasta que se vaya […] si le queda grande el puesto que se vaya, y se lo deje a otro”, agregando que ellos ya no creen en lo que dice el Gobierno y aun que creen que sus hijos están vivos. “¡Vivos se los llevaron, vivos los queramos!”, exigió.

A su paso en dirección al Zócalo, mientras avanzaban por las calles, los manifestantes también fueron sustituyendo las placas con distintos nombres: “Calle Normalistas”, “Calle Impunidad”, “Calle Estudiantes”, “Calle Represión”, entre otras.

La furia explotó en la Ciudad de México después del mediodía, cuando cientos de jóvenes que se congregaron en los alrededores del Aeropuerto Internacional de esta capital se enfrentaron con policías que les lanzaron gases lacrimógenos y que, a cambio, recibieron bombas molotov, pedradas y hasta cohetones. Siete horas y media después de estos choques, este contingente agrupado al oriente de la capital llegó al Zócalo capitalino y reportó la detención de al menos 10 personas.

El resto de los ciudadanos que participan en la movilización partió entre cinco y seis de la tarde desde los tres puntos acordados en la Ciudad de México (el Ángel de la Independencia, la Plaza de las Tres Culturas y el Monumento a la Revolución), con dirección al Zócalo y encabezados por las familias de los estudiantes desaparecidos. Estos, a su vez, avanzaron acompañados por integrantes del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra de San Salvador Atenco, los cuales llegaron a esta capital en caballos y portando machetes. Junto a los ciudadanos empezaron a congregarse también, desde Tlatelolco, visitadores de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) e incluso observadores de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Foto: Antonio Cruz, SinEmbargo

Foto: Antonio Cruz, SinEmbargo

En el Ángel de la Independencia, la congregación de miles de ciudadanos se extendió desde las cinco de la tarde hasta la glorieta de Las Palmas. De ahí partieron el Movimiento Popular Guerrerense Nueva Generación A.C. y el Frente Popular de la Ciudad de México, además de un grupo de jóvenes que portaron decenas de cruces blancas y pasaron lista a los 43 estudiantes de Ayotzinapa. En este mismo punto, los organizadores solicitaron a los manifestantes que se retiraren capuchas y que marcharan con el rostro descubierto. Alrededor de las 6:30 de la tarde, el contingente llegó a la altura de la Glorieta de Colón, donde alcanzó a la movilización que inició en el Monumento a la Revolución.

Mientras el contingente avanzaba sobre Reforma, varios artistas se sumaron a la marcha, entre ellos los integrantes de la banda Panteón Rococó, quienes avanzaron tocando para amenizar la manifestación. 

“Convocamos a todas las personas a que se sumen a esta movilización. A todos aquellos que han sido lastimados por el crimen organizado o algún funcionario público”, se escuchó decir a uno de los organizadores a través del aparato de sonido que encabezó la marcha.

En el Monumento a la Revolución, la concentración de ciudadanos inició con maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), asociaciones en contra de la Ley de Telecomunicaciones y estudiantes de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

En los alrededores, sobre todo sobre Avenida Paseo de la Reforma, empleados de diferentes oficinas salieron a las calles también portando cartulinas con consignas en contra de la violencia y, siguiendo la convocatoria denominada en redes sociales #CorbatasPorAyotzinapa, formaron sobre las banquetas el número 43 con sus corbatas.

Al partir en dirección al Centro Histórico, en la esquina de la calle Gante y 5 de mayo, el contingente que partió del Monumento colocó una placa nombrando a la primera como calle “Normalistas”. Ahí también, un grupo de católicos que se unió a la manifestación gritando “¡La Iglesia consciente se une al contingente!”, mientras que integrantes del Sindicato Mexicano de Electricistas repartieron volantes convocando a la población no pagar la luz hasta que no se detenga la Reforma Energética.

Al llegar al Zócalo, un grupo proveniente de Oaxaca hizo explotar un cohetón al pie del asta bandera mientras una fila de hombres disfrazados de diablo con el número 43 en el pecho bailaron sobre las cenizas. Un orador de la Coordinadora Nacional, Valentín Campa, lanzaba desde el micrófono el nombre del Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, a lo que los asistentes respondían “¡que se largue!”

La mayoría de los estudiantes inició su recorrido desde la Plaza de las Tres Culturas, en Tlatelolco, de donde partieron alumnos del Instituto Politécnico Nacional (IPN), la Escuela Superior de Ingeniería Mecánica y Eléctrica (ESIME), la Escuela Superior de Comercio y Administración (ESCA), y la Escuela Superior de Ingeniería Química e Industrias Extractivas (ESIQIE), además de alumnos de la Universidad Iberoamericana, la Autónoma Metropolitana (UAM), el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) y la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM). Junto con ellos, partieron en la marcha personas de la tercera edad y familias con niños.

De este punto, donde en 1968 se registró la peor matanza de manifestantes en la historia del país, también partieron alumnos y académicos de las Facultades de Ingeniería, Filosofía y Letras, Ciencias Políticas y Sociales, Química, Contaduría, Arquitectura y Ciencias de la UNAM, así como del Colegio Madrid y del Instituto Luis Vives.

El medio de los reclamos de justicia, los estudiantes también dieron muestras de ánimo armando batucadas y entonando sones jarochos. También pintaron algunas unidades del Trolebús con frases como “Muera Peña”, “Gobierno socialista” y “Peña asesino”.

Este reclamo de justicia para México se ha estado replicando en diferentes ciudades del país y del extranjero. En Hermosillo, Sonora, por ejemplo, se reportó la toma del Congreso por parte de familiares de los niños víctimas del incendio de la Guardería ABC, así como marchas de maestros y normalistas en Guerrero y en Chiapas. En Campeche, además, la manifestación incluyó la quema de la puerta del Palacio Municipal en Campeche, mientras que diversos actos de protesta se realizaron en Ciudad Juárez, Tijuana, Culiacán, Puebla, Toluca, León, Guadalajara, Oaxaca, Cuernavaca, Zamora y Cancún.

LA PROTESTA SE GLOBALIZA

En el extranjero, se realizaron protestas en ciudades de Estados Unidos, Europa, América Latina e incluso en Asia. En Washington, por lo menos 300 personas vestidas de negro realizaron una vigilia frente a la Casa Blanca, frente a la cual colocaron veladoras; también se manifestaron en la Universidad de Harvard, en Cambridge, Massachusetts; y en la de Brown, en Rhode Island, donde los alumnos colocaron 43 sillas con las fotografías de los normalistas desaparecidos.

Asimismo, hubo expresiones de solidaridad con la movilización mexicana desde Buenos Aires, Sao Paulo y Santiago de Chile. El Senado de Paraguay, por su parte, lamentó la desaparición de los jóvenes y declaró su “profunda preocupación por la espiral de violencia” mexicana.

En Madrid, más de 300 personas marcharon por de la plaza Callao hasta Ópera demandando “Justicia para Ayotzinapa”; en Oslo,ciudadanos acudieron frente al Parlamento Noruego para gritar que “Fue el Estado” y colocar 43 veladoras; en Berlín, los manifestantes portaron linternas con las fotografías de los normalistas; y en Bolonia, ciudadanos italianos y mexicanos marcharon vestidos de negro, con el rostro cubierto con máscaras blancas y portando también las fotografías de los estudiantes.

En Praga, asimismo, jóvenes estudiantes del Colegio Inglés se vistieron de negro y portaron carteles con las leyendas “Todos somos Ayotzinapa”. En París, otro grupo de manifestantes, compuesto sobre todo de mexicanos, se reunió en el centro de la ciudad para pedir un “alto al genocidio”. Igual ocurrió en Londres, donde ciudadanos se pararon frente al icónico edificio del Parlamento inglés y colocaron una pancarta en la que escribieron “México is bleeding”. Otra muestra de solidaridad se envió desde Amsterdam, en cuya Plaza de los Museos decenas de manifestantes colocaron velas y pancartas durante una velada cultural en contra de la corrupción y la violencia en México.

Las protestas llegaron incluso a Nueva Delhi, India, donde estudiantes locales y mexicanos se reunieron alrededor de las fotografías de los 43 normalistas desaparecidos, prendieron velas y escribieron en carteles “India and Mexico are with Ayotzinapa”.

Las exigencias de fondo, expresadas en decenas de pancartas, mantas y consignas, inician con la exigencia de que los estudiantes normalistas sean devueltos con vida, pero incluyen también el reclamo para que las instituciones políticas del país asuman responsabilidad por la violencia y la impunidad que permiten que policías secuestren y desaparezcan estudiantes.

Foto: Antonio Cruz, SinEmbargo

Foto: Antonio Cruz, SinEmbargo

Foto: Twitter @Irvs_9

Foto: Twitter @Irvs_9

Foto: Mayela Sánchez, SinEmbargo

Foto: Mayela Sánchez, SinEmbargo

Foto: Francisco Cañedo, SinEmbargo

Foto: Francisco Cañedo, SinEmbargo

Foto: Francisco Cañedo, SinEmbargo

Foto: Francisco Cañedo, SinEmbargo

 

Foto: Antonio Cruz, SinEmbargo

Foto: Antonio Cruz, SinEmbargo

Las manifestaciones suben de tono. Foto: Twitter, @AA–DF

Las manifestaciones suben de tono. Foto: Twitter, @AA–DF