Jaime Mayor Oreja señaló que en el país existe una perversa asociación entre el crimen organizado, la corrupción, el narcotráfico y la impunidad, lo que representa un obstáculo para que México salga de su crisis.

Foto: EFE

Mayor Oreja es el segundo personaje extranjero que en esta semana habla sobre el tema de la corrupción en Mëxico. Foto: EFE

Ciudad de México, 20 de noviembre (SinEmbargo).- México tiene una extraña y perversa “asociación” entre el crimen organizado, la corrupción, el narcotráfico y la impunidad que juntos representan “un desprecio a la cultura de la vida frente a la administración de la cultura de la muerte, ese es el tema de fondo (…), es un problema cultural”, señaló Jaime Mayor Oreja, ex Ministro del interior en España.

Señaló que ante este panorama no va a mejorar en un país “corrupto” por lo que hay “hay un gran reto para México” .

Mayor Oreja es el segundo personaje extranjero que esta semana hace observaciones sobre el riesgo que representa en todos los sentidos, el alto nivel de corrupción en México. El 18 de noviembre, la embajadora de Noruega, Merethe Nergaard, advirtió en declaraciones a la prensa que la corrupción en México está en todos los niveles y que es importante que las compañías de su país piensen antes de invertir en el sector petrolero mexicano.

“Tienen que ser muy pacientes. Esto porque para hacer negocios en México necesitas tiempo y no puedes esperar resultados inmediatamente. Deben ser pacientes”, señaló.

Las empresas noruegas que se encuentran operando en México son Seadrill , que renta plataformas, Wärtzila, una proveedora de equipos eléctricos, además de la nacional Statoil.

“Nuestros consejos a las empresas es que deben tener cero tolerancia para la corrupción porque hay mucha corrupción en todos los niveles, en todos lados. Deben ser muy cuidadosos” dijo Nergaard.

LA CRISIS ES MUNDIAL

Personas participan durante una protesta antiterrorismo en Zagreb, Croacia. Foto: Xinhua

Personas participan durante una protesta antiterrorismo en Zagreb, Croacia. Foto: Xinhua

Por su parte, en entrevista con Ciro Gómez Leyva en Radio Fórmula, el ex funcionario español expresó que después de los ataques terroristas en París hace una semana y la toma de un hotel en Mali este viernes, muestran que hay mucho por hacer.

Destacó que el terrorismo no es un fenómeno simplemente derivado de una radicación es un proyecto de ruptura que están aprovechando los terroristas para atacar distintos blancos.

“Creen que estamos en crisis porque no creemos en nada, la sociedad está en crisis, tenemos que armar una unidad… No estoy pronosticando una tragedia, pero sí una crisis de valores”, externó.

“Primero hay que entenderlo y comprenderlo, y darse cuenta que es fruto de nuestra propia crisis; es decir, yo siempre he aprendido que en España, a más España menos ETA y a menos España más ETA. Pues yo diría que a más Occidente, a más valores en nuestra sociedad, menos terrorismo yihadista, pero si vamos en la dirección de menos Occidente, menos valores, menos principios, pues habrá más terrorismo yihadismo”.

A juicio de Mayor Oreja, el recrudecimiento de los ataques violentos por parte de grupos yihadistas son producto de la “crisis de nuestra civilización, la crisis de nuestra generación. No habíamos vivido un momento singularmente como éste, es un momento único porque la crisis abraza nuestra sociedad”.

“En Francia hay una crisis de sociedad, en España hay una crisis de nación, en México hay una crisis en un punto débil como es la asociación del narcotráfico, de la corrupción y de lo que significa la impunidad; cada nación tiene su punto débil, pero la crisis es la misma, es la crisis de civilización que tenía que llegar y ha llegado, y por eso nos atacan los terroristas, no se está combatiendo solamente a unos enemigos adversos, sino fundamentalmente estamos combatiendo nuestra propia crisis, nos atacan porque estamos en crisis”.

Es decir, la crisis de valores, la crisis de convicciones siempre está, pero hay un momento que tiene un especial desarrollo, agregó, “hoy el mundo occidental tiene ese especial desarrollo, hoy todos sabemos que pasan cosas en la sociedad que no estaban en nuestra imaginación y hay hartazgo, hay ruptura, hay una crisis de una generación. Esto no es la crisis, no es una crisis, es la crisis y por eso es evidente que desde hace una década los terroristas yihadistas golpean especialmente al Occidente porque nos ven en crisis”.

Añadió, “el terrorismo yihadismo ahora nos ataca en nuestro propio corazón en Francia, porque fundamentalmente cree que estamos en crisis, porque no creemos en nada, porque hemos construido una sociedad en la que la crisis está en la persona, en un modo de vida y por eso es la razón del ataque. Por eso nosotros tenemos que combatir a un enemigo exterior, sino tenemos que rearmar moralmente una sociedad en el corazón, en el interior del Occidente”.