Sobre México la agencia esperó que “el ritmo de crecimiento de la deuda siga siendo modesto en general en 2020, dado que los Gobiernos locales aún son reacios a pedir dinero adicional para financiar programas”.

Opinó que en 2020 se restringirán las transferencias económicas federales, de acuerdo con el paquete económico.

Ciudad de México, 20 de noviembre (SinEmbargo).- En caso de un nuevo debilitamiento en el crecimiento de la economía mexicana en 2020 las transferencias federales se podrían dificultar, afirmó la calificadora Standard and Poor’s en un nuevo informe sobre las perspectivas para el año siguiente en la región latinoamericana.

S&P anunció que los países de los que esperan los mayores riesgos fiscales para el próximo año son México, China, Australia, Argentina y Brasil.

“Los riesgos crediticios están aumentando en todas las regiones. En 2020, esperamos mayores riesgos entre los Gobiernos locales en todas las regiones, pero especialmente al observar el desempeño presupuestario y la flexibilidad presupuestaria en Australia, China, Suecia, México y Brasil”, afirmó la calificadora en un comunicado.

Los grandes desafíos que la firma identificó para estas economías han sido las crecientes presiones operativas y el gasto de capital, que llevará a un aumento en la recaudación de impuestos, o de otro modo los Gobiernos deberán recibir ingresos adicionales y superiores para evitar niveles de deuda que no se puedan sostener.

Sobre México la agencia esperó que “el ritmo de crecimiento de la deuda siga siendo modesto en general en 2020, dado que los Gobiernos locales aún son reacios a pedir dinero adicional para financiar programas”.

El próximo año, el escenario económico que S&P previó que podrían aumentar las dependencias de los Gobiernos locales del presupuesto federal, así como la dilación de la construcción de proyectos de infraestructura ambiciosos.

DINAMISMO EN ECONOMÍA LOCAL

El debilitamiento de la economía mexicana para el próximo año podría amenazar la transferencia de recursos a las localidades, lo que afectaría “las finanzas públicas a nivel local, porque los ingresos de fuente propia siguen siendo muy bajos, en un promedio inferior a 10 por ciento para los estados y 30 por ciento para los municipios”.

La calificadora opinó que en 2020 se restringirán las transferencias económicas federales, de acuerdo con el paquete económico.

S&P destacó que en los último cinco años las participaciones al Ramo 28, es decir las transferencias federales a las entidades, fueron mayores a 60 mil millones de pesos, pero para el siguiente año será de 24 mil millones.

“Esto destaca la importancia de las medidas oportunas para evitar la erosión del desempeño presupuestario en 2020, lo que podría empujar a las entidades a aumentar la deuda para cerrar las brechas presupuestarias”, anticipó.

Pese a que las entidades federativas están posibilitadas para obtener financiamiento, no lo hacen, por lo que la agencia consideró que podrían hacer uso del espacio “considerable” que tienen ante de infringir la Ley de Disciplina Fiscal.

De no pedir apoyo económico, se podrían retrasar los proyectos de infraestructura o depender en mayor medida de los recursos federales.