De acuerdo con el decreto, la autoridad federal deberá realizar, a través de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), las acciones correspondientes para dar fin a sus obligaciones con estados, municipios y particulares.

Ciudad de México, 20 de noviembre, (SinEmbargo).- El Gobierno federal puso fin a las Zonas Económicas Especiales (ZEE), proyecto impulsado por la administración de Enrique Peña Nieto.

A través de un decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación, las ZEE quedaron abrogadas, por lo que el Gobierno federal concluirá “las obligaciones o compromisos que contrajo con las entidades federativas, municipios y particulares“.

Dichas zonas se encontraban en Puerto Chiapas, Coatzacoalcos, Veracruz; Lázaro Cárdenas-La Unión, Michoacán; Progreso, Yucatán; Salina Cruz, Oaxaca; Campeche, y Tabasco.

De acuerdo con el decreto, la autoridad federal deberá realizar, a través de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), las acciones correspondientes para dar fin a sus obligaciones con estados, municipios y particulares.

Las ZEE eran uno de los programas insignia de Enrique Peña Nieto. Foto: Martín Zetina, Cuartoscuro.

A la par, los inmuebles del dominio publico integrados a las ZEE quedan son efectos y serán puestos a disposición del Instituto de Administración y Avalúos de Bienes Nacionales.

El citado organismo deberá “realizar las gestiones correspondiente para que los inmuebles de la Federación que se encuentren destinados a las Zonas Económicas Especiales de Puerto Chiapas y de Coatzacoalcos sena, en el primer caso, destinados a la Secretaría del Bienestar, y en El Segundo caso, aportado al patrimonio del Corredor Interoceánico del Istmo de Tehuantepec“.

El decretó entró en vigor este 20 de noviembre, por lo que la SHCP tendrá 30 días para realizar las acciones correspondientes.

Las ZEE eran uno de los proyectos insignia de Enrique Peña Nieto. Sin embargo, la inversión de 2 mil 354 millones de pesos no se tradujo en infraestructura ni en atracción de inversiones.

Estaban consideradas como áreas delimitadas geográficamente para detonar la productividad a nivel regional a través de incentivos fiscales y laborales, un régimen aduanero especial, un marco regulatorio ágil, infraestructura de primer nivel y programas de apoyo.

Una vez que el Presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que las eliminaría, organizaciones como la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) pidieron mantenerlas por su capacidad para “impulsar la inversión y el trabajo formal” en la zona sur-sureste del país.

Pese a ello, López Obrador consideró que “era para supuestamente ayudar, pero nunca hicieron nada por ayudar; hicieron negocios, compraron terrenos y derrocharon recursos. No se benefició en nada”.