La preocupación por el aumento de casos de coronavirus en Estados Unidos, pese al anuncio de Pfizer y su socia alemana BioNTech de solicitud de una aprobación de emergencia de su vacuna contra la COVID-19, impera en las decisiones de los inversores.

También pesa el aparente desacuerdo entre el Gobierno estadounidense y la Fed sobre un nuevo paquete de estímulos fiscales.

Ciudad de México, 20 de noviembre (SinEmbargo).- La última jornada de la semana los mercados vivieron una sesión mixta, sobre todo en las monedas de países emergentes, en tanto los inversores siguen la discusión de Estados Unidos sobre el nuevo paquete de estímulo fiscal, además del avance de las vacunas contra la COVID-19.

“Los inversionistas analizan la posibilidad de un estímulo adicional en Estados Unidos y Europa, pero reconociendo diferencias entre el Tesoro y la Reserva Federal“, dijeron analistas de Banorte en una nota.

El peso cerró la sesión con una apreciación de 0.40 por ciento, equivalente en 8 centavos. El dólar spot se vende en 20.0600 pesos, en tanto que en ventanillas de Banorte se coloca en los 20.40 pesos por cada billete verde. A lo largo de la sesión el banco de México observó un tipo de cambio entre 20.1730 y 20.0590 pesos por dólar.

La moneda mexicana hiló tres jornadas de ganancias con un crecimiento semanal de 1.71 por ciento, equivalente a 35 centavos de apreciación frente al dólar. El máximo tocado en la semana fue de 20.3900 y el mínimo 20.0590, alcanzado este viernes.

El IPC (S&P/BMV IPC) de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) arrancó este viernes con pérdidas inferiores al 1 por ciento, alargando las bajas del día anterior, pero hacia el mediodía se encaminó a las ganancias y cercano a las 42 mil unidades.

El principal indicador del parqué mexicano hila tres semanas de ganancias con un avance de 3 por ciento en los últimos cuatro días.

El IPC se coloca en las 41 mil 905.06 unidades, un alza de 0.09 por ciento, equivalentes a 36.24 puntos.

Wall Street terminó este viernes en rojo y el Dow Jones de Industriales, su principal indicador, retrocedía un 0.8 por ciento y se dejó 219.75 puntos, hasta 29 mil 253.48.

El selectivo S&P 500 bajaba un 0.7 por ciento, hasta 3 mil 577.54, por su parte, el índice compuesto del mercado Nasdaq retrocedía un 0.4 por ciento, hasta situarse en 11 mil 854.97.

Las pérdidas del viernes llevaron al Dow y al S&P 500 a sus primeros descensos semanales en tres semanas. El Dow Jones pierde un 0.7 por ciento semanal y el S&P 500 un 0.8.

Las bolsas europeas han subido este viernes animadas por las noticias de avances en el desarrollo de vacuna contra la pandemia, aunque las flojas perspectivas de crecimiento económico han limitado las alzas.

Milán ha subido un 0.79, Madrid un 0.60, Fráncfort y París un 0.39 y Londres un 0.27 por ciento. En la semana Milán sube un 3.54, Madrid un 2.49, París un 2.15, Londres un 0.56 y Fráncfort un 0.46 por ciento. El índice Eurostoxx50 de las 50 empresas de mayor capitalización ha subido este viernes un 0.45 y en la semana mejora un 1.04 por ciento.

Las ganancias se producían a pesar de la caída del 0.42 por ciento de Tokio, después de que empeorara la actividad en los sectores servicios y manufacturero en septiembre, de acuerdo con datos adelantados, mientras que en China, Shanghái subía el 0.44 y Hong Kong, el 0.2 por ciento.

Las bolsas internacionales observan con preocupación el aumento de casos de coronavirus en Estados Unidos y, a pesar del anuncio de Pfizer y su socia alemana BioNTech que adelantaron que solicitarán hoy mismo una aprobación de emergencia de su vacuna contra la COVID-19. Según las empresas, se espera que la vacuna pueda estar disponible a mediados o finales de diciembre para grupos de riesgo.

Por ahora el panorama de la pandemia a nivel global y, sobre todo en EU, sigue siendo muy negro, con un importante aumento de los contagios, hospitalizaciones y fallecimientos. El jueves, EU registró un nuevo récord de nuevos casos, con más de 200 mil más que el miércoles y también la cifra más alta de muertes en 24 horas -2 mil 239- desde inicios de mayo, en plena explosión de la pandemia.

Las alarmas además están disparadas por la proximidad de Acción de Gracias, tradicionalmente la festividad con el mayor número de desplazamientos y reuniones familiares en el país, y las autoridades están recomendando evitar viajar en estas fechas ante el miedo de que los contagios se multipliquen.

También pesaba en el ánimo del mercado el aparente desacuerdo entre el Gobierno estadounidense y la Reserva Federal (Fed), después de que el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, anunciara que se va a terminar con varios programas de crédito de emergencia que el banco central considera que deberían continuar.

En otros mercados, el precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) subía el 0.19 por ciento, hasta 41.98 dólares por barril y se dirigía a cerrar una tercera semana consecutiva al alza, impulsado por las buenas noticias sobre las posibles vacunas del coronavirus, al tiempo que el crudo Brent mejoraba un 0.61 por ciento hasta 44.47 dólares. En la jornada anterior, la mezcla mexicana de exportación perdió 0.20 por ciento y se vendió en 39.43 dólares por barril  y acumula un alza semanal de más del 3 por ciento.

-Con información de EFE