El ingreso laboral se redujo en el tercer trimestre un 6.7 por ciento, a tasa anual y por género, creció 2.0 puntos porcentuales para los hombres, pero para las mujeres se mantuvo en el 15.6 por ciento.

El poder adquisitivo del ingreso pasó, en un año, de 1 mil 794.87 a 1 mil 675.21 pesos.

Ciudad de México, 20 de noviembre (SinEmbargo).- La pobreza laboral creció 6 puntos en el tercer trimestre de 2020, hasta el 44.5 por ciento. El panorama de ingresos para la población trabajadora de México empeoró en el periodo en 28 de las 32 entidades federativas del país, aseguró el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

En el informe sobre el “Índice de la tendencia laboral de la pobreza y la pobreza laboral” de julio a septiembre la institución destacó que entre el primer y tercer trimestre del año el ingreso laboral se redujo un 12.3 por ciento y la pobreza laboral creció del 35.7 al 44.5 por ciento de la población.

“Este comportamiento contrasta con la tendencia creciente en el ingreso de los últimos años”, aseguró. “Debido a la contingencia sanitaria por la COVID-19, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) suspendió la recolección de información de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del segundo trimestre de 2020, por lo que, al no contar con este insumo, el Coneval no estimó los indicadores correspondientes a este periodo”, recordó el organismo, sin embargo sí tomó en cuenta el monitoreo de la Encuesta Telefónica de Ocupación y Empleo (ETOE) de abril a junio.

El ingreso laboral se redujo en el tercer trimestre un 6.7 por ciento, a tasa anual, “lo anterior aumentó la pobreza laboral (porcentaje de la población con un ingreso laboral inferior al valor de la canasta alimentaria)”, apuntó Coneval. El índice pasó el 38.5 de la población al 44.5 por ciento durante el periodo.

Por género, la pobreza laboral de los hombres ocupados creció 2.0 puntos porcentuales frente al primer trimestre del año. Para las mujeres, el dato se mantuvo en el 15.6 por ciento.

El poder adquisitivo del ingreso laboral pasó, en un año, de 1 mil 794.87 a 1 mil 675.21 pesos. Entre el primer trimestre y el último trimestre disponible de la ENOE el ingreso laboral real per cápita fue el más bajo desde el cuarto trimestre de 2017, cuando se ubicó en 1 mil 669.31 pesos.

Coneval recordó que durante el periodo observado el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) aumentó y la inflación promedio anual se ubicó en 3.9 por ciento, mayor que el 3.3 el mismo periodo del año anterior. “Este comportamiento en el nivel de precios puede deberse en parte al incremento en los precios de las mercancías, de las frutas y las verduras, así como de los energéticos”, destacó el Coneval.

En 12 entidades federativas se mantuvieron los niveles de pobreza laboral por encima del 45 por ciento en el periodo. Chiapas, Ciudad de México, Guerrero, Hidalgo, Morelos, Oaxaca, Puebla, Quintana Roo, San Luis Potosí, Tabasco, Tlaxcala y Veracruz, fueron los estados en esta condición.

Las líneas de pobreza extrema por ingresos (valor monetario de la canasta alimentaria) aumentaron anualmente 6.2 por ciento en zonas urbanas y 7.4 en zonas rurales, ambas fueron mayores a la inflación anual y a las observadas en el mismo periodo del año anterior. En lo que va de 2020, la línea de pobreza urbana presentó aumentó 2.2 por ciento y la rural 2.8 por ciento.

“Este comportamiento en las líneas de pobreza, así como la reducción del ingreso, explica parte de la disminución en el poder adquisitivo de los hogares, similares a los dos últimos trimestres de 2017”, aseguró Coneval.

La masa salarial, que es el monto de las remuneraciones totales de las personas ocupadas, disminuyó 5.8 por ciento anual y pasó de 203 mil 095.15 millones de pesos a 191 mil 217.58 millones. En tres trimestres disminuyó 12.4 por ciento, desde 218 mil 345.97 millones de pesos.

La disminución de la masa salarial se da ante una reducción en el ingreso laboral real de los trabajadores y una disminución en el número de ocupados, durante este periodo.