La Asociación Mundial de Radios Comunitarias México exigió “a las autoridades estatales y federales la inmediata y exhaustiva investigación y aclaración de los hechos, y el castigo a los responsables de este crimen, de manera que no sea uno más en la creciente y vergonzosa suma de la impunidad que ha azotado a personas dedicadas a la comunicación, al periodismo y a la defensa de los derechos humanos en México”. También exigió que las autoridades locales no criminalicen al comunicador.

Reporteros Sin Fronteras pidió “a las autoridades locales que en la investigación den prioridad a la hipótesis de que el crimen pudo estar relacionado con la labor profesional del periodista, y al Presidente del país, Andrés Manuel López Obrador, que se comprometa de forma concreta y duradera a fortalecer los dispositivos de protección de periodistas en México”.

Ciudad de México, 21 de enero (SinEmbargo).- Organizaciones internacionales como Artículo 19 y Reporteros Sin Fronteras, así como Asociación Mundial de Radios Comunitarias (AMARC),  lamentaron y condenaron el asesinato del periodista Rafael Murúa Manríquez, quien fue hallado sin vida ayer por la tarde en Baja California Sur. También exigieron a las autoridades a que se lleve a cabo una investigación exhaustiva por las amenazas que había denunciado el director de la radio comunitaria Radio Kashana y que no se le criminalice.

El reportero fue visto por última vez la noche del sábado en calles del centro de la comunidad de Santa Rosalía, en el municipio de Mulegé Felipe Prado. Ayer, el cuerpo del periodista se localizó en el kilómetro 40 del tramo carretero Santa Rosalía-San Ignacio, Mulegé, y “presentaba diversas perforaciones en el tórax”.

La AMARC México exigió “a las autoridades estatales y federales la inmediata y exhaustiva investigación y aclaración de los hechos, y el castigo a los responsables de este crimen, de manera que no sea uno más en la creciente y vergonzosa suma de la impunidad que ha azotado a personas dedicadas a la comunicación, al periodismo y a la defensa de los derechos humanos en México”.

Radio Kashana 93.3  era una estación miembro de la AMARC México desde 2015.

La AMARC, a través de un mensaje en su cuenta de Facebook, recordó que las agresiones contra periodistas son “un golpe a la libertad de expresión, pilar de la defensa de los derechos humanos”.

“¡No nos callarán, asumimos nuestra responsabilidad de expresarnos con nuestras comunidades!”, dijo.

También exigió que las autoridades locales no criminalicen al comunicador, y acusó que la Procuraduría de Justicia de la entidad “sembró datos que llevan a sesgar y prejuiciar la investigación” en el boletín donde informó sobre el hallazgo del cuerpo sin vida de Rafael.

La Procuraduría informó en el comunicado que durante los primeros peritajes los elementos aseguraron “tres envoltorios con vegetal verde y seco con características de la marihuana”.

Por ello, la AMARC pidió “no acudir a la criminalización que tan fácil y oportuna les resulta, pero que tiene por desgraciada consecuencia justificar la impunidad en los crecientes casos de feminicidios, desapariciones de particulares, desapariciones forzadas, y agresiones y crímenes contra periodistas, comunicadores comunitarios y personas defensoras de derechos humanos”.

La organización Artículo 19 lamentó “profundamente” la muerte de Rafael Murúa y adelantó que dará seguimiento al caso. Además envío su solidaridad a su familia y compañeros.

“Article 19 lamenta profundamente la aparición sin vida del periodista Rafael Murúa Manríquez, en Santa Rosalía, BCS. Esta organización continúa documentando los hechos. Para su familia y compañeros, solidaridad en estos momentos difíciles”, escribió en Twitter la organización.

ARTÍCULO 19 HABÍA PEDIDO PROTECCIÓN EFECTIVA

Artículo 19 había documentado la desaparición del comunicador y había exigido que se activara el Mecanismo federal de protección a periodistas, al que Murúa estaba suscrito. Sin embargo, horas después de este llamado, el periodista, de 34 años, fue encontrado muerto y con signos de violencia.

Raúl Murúa denunció el 14 de noviembre pasado hostigamiento y amenazas de parte del Alcalde de Mulegé, Felipe Prado Bautista.

El joven periodista denunció, desde su cuenta de Facebook, que el 29 de octubre fue amedrentado “advirtiendo que pronto iban a asesinarme. Casualmente la información venía de la casa de uno de los funcionarios de la actual administración municipal, con puesto de coordinador”, escribió.

RSF PIDE A AMLO INTERVENIR

Reporteros Sin Fronteras pidió “a las autoridades locales que en la investigación den prioridad a la hipótesis de que el crimen pudo estar relacionado con la labor profesional del periodista, y al Presidente del país, Andrés Manuel López Obrador, que se comprometa de forma concreta y duradera a fortalecer los dispositivos de protección de periodistas en México”.

En un comunicado recordó que el periodista había pedido públicamente a las autoridades que se respetara la libertad de expresión en la región y había denunciado las amenazas de muerte, las calumnias y los intentos de censura que padecía.

Señaló que Murúa Manríquez contaba con medidas de protección del Mecanismo para la Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas (federal) desde junio de 2017.

Emmanuel Colombié, director del Despacho América Latina de Reporteros Sin Fronteras, dijo que “las autoridades de Baja California deben desarrollar una investigación a profundidad sobre esta ejecución y dar prioridad a la hipótesis de que el crimen pudo estar relacionado con la labor profesional del periodista”.

“Frente a este nuevo fracaso del Mecanismo de Protección, RSF pide al Presidente del país, Andrés Manuel López Obrador, que se reflexione a fondo cómo fortalecer los dispositivos de protección de periodistas en México y que estos se reformen”, agregó.

Y recordó que México ocupa el lugar 147, entre 180 países, en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa elaborada por Reporteros Sin Fronteras.

Murúa Manríquez era el Director General de la radio comunitaria Radio Kashana, al aire en el 93.3 desde Santa Rosalía. En la radio se abordan temas relacionados con Derechos Humanos, culturas alternativas, equidad de género, medio ambiente, salud sexual y reproductiva.

El Centro Nacional de Comunicación Social A.C. (Cencos) exigió justicia para el comunicador comunitario así como un alto a las agresiones en contra de la prensa.

El Gobernador de la entidad, Carlos Mendoza Davis, calificó “cobarde” el asesinato de Rafael Murúa y aseguró que no quedará sin castigo.

“El cobarde crimen de Rafael Murúa no quedará sin castigo. He instruido a la @PGJEBCS ha seguir todas las líneas de investigación para el esclarecimiento de este lamentable hecho”, escribió en Twitter.

La organización Artículo señaló que Murgúa es el primer periodista asesinado en 2019; y recordó que al menos 122 homicidios de periodistas ha documentado en México del año 2000 a la fecha. En 2018 documentó un total de nueve homicidios de comunicadores.