En un comunicado, la CNDH solicitó a las autoridades de Baja California Sur medidas cautelares para la familia y los compañeros de trabajo del reportero, de 34 años de edad, ante el riesgo en el que se encuentran por el crimen. Desde el 14 de noviembre pasado, el comunicador Murúa Manríquez denunció hostigamiento y amenazas en su contra por parte del Alcalde de Mulegé, Felipe Prado Bautista.

Ciudad de México, 21 de enero (SinEmbargo).– La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) condenó el asesinato del periodista Rafael Murúa Manríquez en Baja California Sur y solicitó al Gobierno estatal y a la Procuraduría General de Justicia medidas cautelares para garantizar la seguridad de sus familiares y compañeros de trabajo.

El director de la radio comunitaria Radio Kashana es el primer periodista asesinado en 2019 y el caso 142 registrado desde el 2000, de acuerdo con datos de la CNDH. El reportero fue visto por última vez la noche del sábado en calles del centro de la comunidad de Santa Rosalía, en el municipio de Mulegé Felipe Prado, y su cuerpo fue hallado la tarde del domingo con signos de violencia.

En un comunicado, la CNDH demandó a las autoridades correspondientes una investigación pronta que contemple la labor periodística de Rafael Murúa.

El organismo defensor de los derechos humanos explicó que solicitó las medidas cautelares para la familia y los compañeros de trabajo del reportero, de 34 años de edad, ante el riesgo en el que se encuentran por el crimen.

La CNDH externó su preocupación por la falta de mecanismos de las autoridades para prevenir y evitar los homicidios de profesionales de la comunicación, mismos que, aseguró, “buscan inhibir el ejercicio profesional del periodismo”.

El cuerpo del reportero fue localizado en el kilómetro 40 del tramo carretero Santa Rosalía-San Ignacio, Mulegé, y “presentaba diversas perforaciones en el tórax”.

Desde el 14 de noviembre pasado, el comunicador denunció hostigamiento y amenazas en su contra, por parte del Alcalde de Mulegé, Felipe Prado Bautista.
El joven periodista denunció, desde su cuenta de Facebook, que el 29 de octubre fue amedrentado “advirtiendo que pronto iban a asesinarme. Casualmente la información venía de la casa de uno de los funcionarios de la actual administración municipal, con puesto de coordinador”, escribió.

Murúa Manríquez era el Director General de Radio Kashana, al aire en el 93.3 desde Santa Rosalía. En la radio se abordan temas relacionados con Derechos Humanos, culturas alternativas, equidad de género, medio ambiente, salud sexual y reproductiva.

De acuerdo con medios locales el reportero había recibido amenazas ligadas a su labor periodística y a finales del 2016 fue incorporado al Mecanismo Federal de Protección a Periodistas de México.

Luego de que la Procuraduría estatal confirmara el crimen, alrededor de las 17:28 horas de ayer, organizaciones internacionales como Artículo 19 y Reporteros Sin Fronteras, así como Asociación Mundial de Radios Comunitarias (AMARC),  lamentaron y condenaron el asesinato.