En los últimos 59 años, ante la falta de inspección, la principal petrolera de México ha emitido casi 24 mil millones de toneladas de dióxido de carbono por la extracción, procesamiento y combustión de petróleo y gas, reporta una investigación de CartoCrítica.

Además, por las reservas que se estima extraer se generarían otras 6 mil 793 millones de toneladas de este gas de efecto invernadero. Para dimensionar el daño, la organización expone que para mitigar las emisiones por producción acumulada de hidrocarburos se requeriría sembrar más de 396 mil millones de árboles y mantenerlos 10 años. Evidentemente, concluye, es inviable.

Ciudad de México, 21 de enero (SinEmbargo).– La producción acumulada de Petróleos Mexicanos (Pemex) de petróleo y gas del periodo de 1960 a 2019 ha emitido 23 mil 959 millones de toneladas de dióxido de carbono. El 91 por ciento viene de procesamiento y combustión, y el 9 por ciento por extracción. Para mitigar esta contribución a la crisis climática se deberían sembrar 396 mil 177 millones de árboles y mantenerlos por una década en una superficie equivalente a 2.02 veces el tamaño del país, reveló la organización CartoCrítica.

Manuel Llano Vázquez Prada, uno de los autores de la investigación junto con Carla Flores Lot, enfatizó en conferencia de prensa que esta reforestación es “imposible”, por lo que la alternativa es la disminución a la dependencia de fósiles y la transición energética.

Solo para compensar los daños por extracción de hidrocarburos, sería necesario plantar 35 mil 508 millones de árboles. En contraste, el programa federal “Sembrando Vida” planeó solo 552 millones de árboles para 2019.

Frente a las costas de Tabasco y Campeche se concentra el mayor volumen de emisión de gases de efecto invernadero por producción acumulada de Pemex. Gráfico: CartoCrítica.

Por emisiones de GEI por extracción, procesamiento y combustión de hidrocarburos, se necesitaría reforestar en un territorio equivalente a dos veces el tamaño de la superficie de México. Gráfica: CartoCrítica.

Una de las prioridades del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador es rescatar a Pemex, la novena petrolera en el mundo que más emite Gases de Efecto Invernadero (GEI), por arriba de la de Venezuela y China, de acuerdo con el Climate Accountability Institute. El top lo lidera Saudi Aramco, de Arabia Saudita, y Chevron, de Estados Unidos.

Llano aseguró que no hay inspección ni vigilancia de las emisiones de la petrolera por parte de la Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente (ASEA), la cual no cuenta con el equipo necesario para detectarlas, y llamó al Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC) a trabajar con estados y municipios para contar con inventarios de emisiones a nivel local.

LAS EMISIONES POR HIDROCARBUROS

En México hay 451 campos petroleros. El campo con mayor número de emisiones de Gases de Efecto Invernadero derivadas de la producción acumulada de hidrocarburos es Akal, ubicado en aguas someras de la sonda de Campeche, al concentrar el 27 por ciento de las emisiones totales, seguido de Ku con 5.8 por ciento y Abktaún con 4.7 por ciento, localizados en el Golfo de México.

En campo terrestre, a orillas de Villahermosa, Tabasco, es Samaria el que más emite (3.8 por ciento).

En los últimos 59 años, estos cuatro campos han sido responsables del 41 por ciento de las emisiones totales de Pemex, dirigida actualmente por Octavio Romero Oropeza.

LAS EMISIONES POR RESERVAS

Por lo que se planea extraer de las reservas en los próximos 18 años para petróleo y 11 años para gas, sin considerar los planes gubernamentales en la refinería Dos Bocas y una veintena de campos petroleros, se generarían 6 mil 793 millones de toneladas de dióxido de carbono, por lo que su daño demandaría la siembra de 112 mil 325 millones de árboles en el 57 por ciento de la superficie nacional.

Akal es el campo que más emisiones potenciales estimadas tiene con 12.2 por ciento, seguido de Maloob, Ayatsil e Ixachi con 7.3 por ciento, 6.8 por ciento y 5.4 por ciento, respectivamente.

Por las reservas 2P (50 por ciento de probabilidad de extraer) se generarían más de 6 mil millones de toneladas de dióxido de carbono. Gráfica: CartoCrítica.

Para resarcir el daño por emisiones de GEI de las reservas petroleras se necesitaría sembrar más de 112 mil millones de árboles. Gráfica: CartoCrítica.

El investigador Manuel Llano expuso que las emisiones de dióxido de carbono en México han aumentado 57 por ciento de 1990 a 2015, de acuerdo con datos del Inventario Nacional de Emisiones de Gases y Compuestos de Efecto Invernadero (INEGYCEI). Y la industria petrolera es responsable del 70 por ciento de emisiones a nivel mundial.

Claudia Campero, de Alianza Mexicana contra el Fracking, advirtió que si se continúa con esta dependencia a los fósiles, es muy alta la probabilidad de que la temperatura del planeta aumente 2 grados, lo cual desencadenaría el aumento del nivel del mar inundando zonas costeras y provocando desplazamientos de la población.