En el Capítulo ocho del T-MEC se reconoció “el dominio directo y la propiedad inalienable e imprescriptible de los Estados Unidos Mexicanos de los hidrocarburos”. Ambas naciones reconocieron la posibilidad de que México pudiera modificar su constitución y legislación interna en la materia de petróleo.

Se reconoció que México tiene el dominio directo sobre todos los hidrocarburos en el territorio nacional en cualquiera que sea su estado físico.

Ciudad de México, 21 de enero (SinEmbargo).- La política energética del Gobierno federal no va a cambiar y se continuará con la postura de defensa ante las críticas, aseguró el Presidente Andrés Manuel López Obrador. Refirió que en el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) se estableció sobre la materia el respeto a la soberanía.

“El asunto energético se va a ver en su momento, yo nada más quiero aclararles a los críticos nuestros, a la prensa conservadora, que cuando aprobó el tratado, nosotros procuramos que el tema energético no quedara incluido en el acuerdo“, planteó el mandatario.

Sobre el petróleo se estableció, en un capítulo “amplio que no aceptamos”, que no entraría en el T-MEC, luego de que se rompieron las pláticas por diferencias en asuntos de fondo. El Presidente López Obrador explicó que el planteamiento se trataba de una integración en materia energética que incluyera el tema de la producción de crudo.

Aseguró que no aceptó la forma en que se había redactado el capítulo energético, “se rompieron las pláticas, hubieron presiones y a la semana hicieron una consulta del Presidente Trump quien estuvo de acuerdo con nuestra propuesta”, expuso.

La Secretaria de Energía, Rocío Nahle, escribió en su cuenta de Twitter sobre el tema que el mandatario mexicano tocó en su conferencia matutina. “(El Presidente⁩) muestra el capítulo de energía que se firmó en el T-MEC. Donde se respeta la soberanía y el derecho de cada país en respeto a sus propias constituciones”, aseguró.

En el Capítulo ocho del T-MEC se reconoció “el dominio directo y la propiedad inalienable e imprescriptible de los Estados Unidos Mexicanos de los hidrocarburos”. Con base en el acuerdo el manejo de los energéticos se realiza de manera soberana. Ambas naciones reconocieron la posibilidad de que México pudiera modificar su constitución y legislación interna en la materia de petróleo.

“Eran como 100 hojas y sí estábamos, nos tenían bien apergollados”, planteó, sin embargo en el capítulo quedó reconocido que México tiene el dominio directo sobre todos los hidrocarburos en el territorio nacional en cualquiera que sea su estado físico.

El Presidente planteó que su Gobierno dejó claro que no se continuará con la política de desmantelamiento de las empresas nacionales, sino que se reservan su derecho a hacer el manejo de los energéticos de manera soberana.

El Gobierno de México mantiene un “adecuado balance” en el sector energético nacional y su relación comercial en el ramo con Estados Unidos está normada por el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), aseguró Rocío Nahle la semana pasada, después de que se diera a conocer una carta que habrían enviado desde el gobierno estadounidense al mexicano para denunciar un “bloqueo” de inversión privada.

El 15 de enero el periódico Reforma dio a conocer que tres altos funcionarios del Gobierno de Donald Trump enviaron una carta al Gabinete mexicano de Andrés Manuel López Obrador, en la que reclaman el “bloqueo”. En la carta firmada por Mike Pompeo, Secretario de Estado; Dan Broulliette, Secretario de Energía; y por Wilbur L. Ross, Secretario de Comercio, se destacó que México está favoreciendo al monopolio de Petróleos Mexicanos (Pemex) y al de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

NO SE CONTRATÓ DEDUDA

El Presidente López Obrador planteó que México es uno de los países que contrató menos deuda. “Si nos hubiésemos endeudado, es más pago del servicio de la deuda y el presupuesto se compromete y ya no alcanza para el desarrollo, salud, pensiones”, planteó y aseguró que México tiene finanzas públicas sanas.

Sobre un bono de deuda colocado en Taiwán y Luxemburgo explicó que no se trata de nueva deuda, sino la posibilidad de pagar menos intereses. Aseguró que el país está en una situación “muy cómoda” en cuanto al manejo de sus finanzas.

“Ya nos estamos recuperando, ya está creciendo la economía, no nos endeudamos”, repitió el Presidente López Obrador y enfatizó la cifra récord de las reservas del Banco de México.