Hace dos años, los fundadores del estudio decidieron legar la compañía a sus trabajadores, transfiriendo sus acciones con la confianza de que el trabajo cooperativo era el modelo que mejor aseguraba el futuro de Aardman Animations.

Por Francesc Miró

Madrid, 21 de febrero (ElDiario.es).- Peter Lord tenía poco más de veinte años cuando decidió que iba a vivir el resto de su vida animando muñecos de plastilina. Él, junto a su amigo de la infancia David Sproxton, habían fundado un pequeño estudio de animación llamado Aardman Animations en 1972, que les iba más o menos bien a base de encargos publicitarios y secuencias animadas para televisión.

En 1985, decididos a hacer sus propias películas, ficharon a Nick Park, animador que por entonces trabajaba en su proyecto de final de carrera. Un proyecto que se convertiría en La gran excursión, primera aventura de Wallace y Gromit, dos de los personajes más célebres de la animación británica.

Hoy Aardman Animations es toda una institución. No solo por la rareza de un modelo de negocio artesanal que apuesta por la horizontalidad en tiempos de lo contrario. También son esenciales para configurar cualquier mapa de la animación europea, de la que son absolutos referentes, y para entender la supervivencia de la stop motion y la claymotion —técnica de animación con plastilina— en el cine de hoy.

Hace dos años, los fundadores del estudio decidieron legar la compañía a sus trabajadores, transfiriendo sus acciones con la confianza de que el trabajo cooperativo era el modelo que mejor aseguraba el futuro de Aardman Animations. Desde entonces, Peter Lord dedica gran parte de sus esfuerzos a formar nuevos talentos y divulgar su obra. El día 12 de febrero visitará Barcelona en el marco de actividades de ANIMAC en el CCCB. Y un día después hará lo propio en Cineteca Madrid para presentar un ciclo retrospectivo que durará todo el mes, y ofrecer una masterclass exclusiva para los espectadores. Aprovechamos la ocasión para recordar algunas joyas de este estudio tan particular.

CREATURE COMFORTS (1989)

Este cortometraje también estuvo nominado al Óscar. Imagen: Especial

¿Por qué es una joya? En 1991, Nick Park había conseguido que La gran excursión llegase hasta los Óscar con una nominación a Mejor Corto de Animación. Sin embargo, el animador de Aardman perdió la estatuilla a manos de sí mismo. Como suena: resultó que Creature Comforts, otro cortometraje suyo, también estaba nominado y le cosechó el primer Óscar al estudio.

Creature Comforts es un falso documental hilarante que sigue las andanzas de unos reporteros que preguntan a los animales de un zoológico por sus condiciones de vida. ¿La genialidad? Que las declaraciones de los personajes eran grabaciones reales extraídas de entrevistas a ancianos de una residencia y vecinos de Bristol, ciudad en la que nació Peter Lord.

NOT WITHOUT MY HANDBAG (1993)

Comprarle una lavadora al Diablo tiene sus inconvenientes. Imagen: Especial

¿Por qué es una joya? Se trata de una rareza absoluta, tanto en tono como en estilo, dentro del cánon de Aardman Animations. Un cortometraje que recuerda tanto al Tim Burton de Vincent como al particular mundo del Henry Selick de James y el melocotón gigante o Coraline.

Comprarle una lavadora al Diablo tiene sus inconvenientes. Eso es lo que descubre la niña protagonista de Not Without My Handbag, que asiste a la terrible experiencia de ver como Lucifer se lleva a su tía al infierno debido al impago de una de estas máquinas. Lo que ocurre es que la señora, una vez asentada en el inframundo, recuerda que se le ha olvidado algo en el mundo de los vivos…

WALLACE Y GROMIT: LOS PANTALONES EQUIVOCADOS (1993)

En esta aventura, Wallace inventa unos pantalones mecánicos que, en lugar de facilitarle la vida, terminan provocando unos destrozos. Imagen: Especial

¿Por qué es una joya? En 2018 se cumplieron 25 años de la aventura más célebre e influyente de Wallace y Gromit. Hablamos de Los pantalones equivocados, una obra maestra de la animación que aúna a un tiempo todo lo memorable de las obras de Aardman Animations: una formidable imaginería visual, un dominio del lenguaje claymotion absolutamente maduro, un humor british brillante y una querencia por el absurdo puramente lúdica. La proeza les valió el Oscar a Mejor cortometraje de animación.

En esta aventura, Wallace inventa unos pantalones mecánicos que, en lugar de facilitarle la vida, terminan provocando unos destrozos en su casa que dejan su cuenta corriente tiritando. Así que decide alquilar una habitación a un particular inquilino: un pingüino especialmente reservado. Pronto, Gromit descubre que el ave se llama Feathers McGraw y es en realidad un ladrón de guante blanco buscado en toda Inglaterra.

POLLITOS EN FUGA (2000)

Chicken Run se estrenó en junio del año 2000. Imagen: Especial

¿Por qué es una joya? Chicken Run fue el primer largometraje animado Aardman, un salto que la compañía de Bristol no hizo al vacío: requería de una inversión de recursos que le venía grande. Pero se cubrieron las espaldas gracias a un acuerdo con DreamWorks, que le dio el empujón definitivo al estudio. Chicken Run se estrenó en junio del año 2000, en pleno auge de la animación digital, y aún así la artesanía de Aardman y la animación fotograma a fotograma cautivaron al público. La recompensa: un rotundo éxito en taquilla con una recaudación de más de 200 millones de dólares.

En una granja de la campiña británica, una gallina llamada Ginger sueña con vivir en libertad. De hecho, ha intentado escaparse del corral en numerosas ocasiones, pero siente que no puede irse sin sus emplumadas amigas. No puede dejarlas atrás porque sabe que cualquier día pueden terminar cocidas en un caldo. Así que hurde un plan de escape colectivo. ¿Un remake bastardo y divertidísimo de The Great Escape? Puede…

¡PIRATAS! (2012)

¡Piratas! es una alocada aventura familiar. Imagen: Especial

¿Por qué es una joya? Algo debieron de aprender de Spielberg tras trabajar con Dreamworks, pues como a veces hace el Rey Midas, a caballo entre 2011 y 2012, con pocos meses de diferencia, Aardman estrenó dos películas: una que les reportaría dinero y otra que no tanto, pero que resultaba ser un proyecto personal.

Aquello se dio tras un acuerdo con Sony Pictures Animation, que les llevó a participar en Arthur Christmas: Operación Regalo, al tiempo que pudieron estrenar la que nos ocupa: ¡Piratas!, realizada mediante el método tradicional de la compañía. ¡Piratas!es una alocada aventura familiar, asombrosamente animada, que sigue las desventuras de una tropa de filibusteros de pocas luces en plena era de descubrimientos científicos importantes de la mano de Charles Darwin.

LA OVEJA SHAUN (2007 – ACTUALIDAD)

Lleva emitidos 150 episodios. Imagen: Especial

¿Por qué es una joya? La oveja Shaun es, junto a Wallace y Gromit, la creación más célebre de Aardman. Aunque sin duda esta ha resultado ser ampliamente más fecunda, siendo bastante más joven. Debutó en solitario en 2007 con una serie en la BBC, inspirada en los personajes del cortometraje Un esquilado apurado, antes mencionado.

Desde entonces, lleva emitidos 150 episodios, además de 36 cortometrajes y dos largometrajes absolutamente brillantes. El segundo: A Shaun the Sheep Movie: Farmageddon.

TURTLE JOURNEY (2019)

¿Por qué es una joya? Parte de la obra fundamental de Aardman no se limita a exhibirse en salas o circuitos de premios: se invierte en proyectos sociales relevantes al margen del estudio. Un ejemplo es la fundación Wallace & Gromit’s Children’s Charity, una organización benéfica que recauda fondos para 291 proyectos en 93 hospitales y hospicios infantiles.

Otro ejemplo son las campañas que realizan para diversas ONG. La última: Turtle Journey, cortometraje dirigido por Gavin Strange para Greenpeace que narra la historia de una familia tortugas que vuelve a casa a través de un océano muy afectado por el plástico, la prospecciones de petróleo, la pesca sin regulación y el cambio climático.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE ElDiario.es. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.