En dos semanas de búsqueda, la V Brigada Nacional, “con escasos recursos”, halló 12 sitios con fuertes indicios de existencia de “cocinas”, es decir, lugares en donde el crimen desintegraba cuerpos humanos.

Poza Rica, Veracruz (SinEmbargo).- “¡Basta ya de guerras, queremos ya la Paz […] Buscamos a nuestros hijos, los vamos a encontrar”, cantaron familiares y colectivos de personas desaparecidas de diversos estados del país al arrancar la jornada de clausura de la V Brigada Nacional de Búsqueda de Personas desaparecidas, en Veracruz.

En medio de una lluvia ligera, las familias que integran la Red de Enlaces Nacionales se concentraron esta mañana en diversos puntos del centro de Poza Rica, Veracruz, como el Reloj de la Paz, y bajo puente de la avenida Ruiz Cortines y Correo, donde inauguraron un Mural dedicado a las personas desaparecidas.

Las familias se movilizaron al exterior del Ayuntamiento donde exclamaron y cantaron consignas.

“Ni una más ni una más, ni una más desaparecida más; Ni una más, ni uno más, ni un desaparecido más. En la V Brigada de Búsqueda: ¡Buscando los encontramos!”, gritaron. Además, hicieron un pase de lista de personas desaparecidas.

Las madres y familiares nombraron a sus seres queridos. “Presente, ahora y siempre”, responde el contingente. También pidieron por todos los desaparecidos del país.

“Por los de Sonora, Sinaloa , Tijuana Coahuila, Veracruz, Michoacan, Guerrero. Chihuahua, Tamaulipas, Guanajuato, Baja California, Ciudad de México, Estado de México.
Por nuestros hijos. Por los más de 62 mil desaparecidos. Presentes, ahora y siempre”.

Familiares de personas desaparecidas. Foto: Crisanto Rodriguez, SinEmbargo

En la Plaza Benito Juárez, frente al Ayuntamiento, un ficus (llamado también laurel de la india) fue nombrado como ” Árbol de la Paz”. Ahí colocaron las fotografías y fichas de personas desaparecidas.

Después, inicio la marcha hacia la Plaza Cívica 18 de Marzo, en el centro de Poza Rica.

Por catorce días, familiares, activistas, antropólogos y voluntarios participaron en múltiples actividades de búsqueda de personas desaparecidas, tanto en vida, como en campo, (fosas); además de efectuar jornadas de concientización a la población en diversos municipios de Poza Rica, Veracruz, el estado donde más se han localizado fosas clandestinas.

La Brigada, que inició desde el pasado 7 de febrero, tuvo al menos cuatro objetivos importantes, explicaron integrantes de los colectivos: “profesionalización de la búsqueda; promoción y fortalecimiento de la organización social local y el trabajo en red; sentar bases para la construcción de paz a nivel local, regional y nacional, y abonar en la reconstrucción del tejido social”.

La V Brigada clausuró trabajos este viernes. Foto: Crisanto Rodriguez, SinEmbargo

En la V Brigada de Búsqueda participaron más de 200 personas, que caminaron en busca de sus seres queridos en los municipios de Poza Rica, Papantla, Tihuatlán, Coatzintla, Tuzpan y Martínez de la Torres.

Acudieron a hospitales, penales y en las calles, pero también acudieron a realizar visitas a los Semefos, y rastreos a terrenos a partir de información proporcionada por la ciudadanía.

En campo, la V Brigada Nacional, “con escasos recursos”, halló 12 sitios con fuertes indicios de existencia de cocinas, es decir, lugares en donde el crimen desintegraba cuerpos humanos.

“En estos casos, los pocos fragmentos restantes suelen estar en condiciones desfavorables para la identificación, agravadas por el clima de Veracruz y la actividad agrícola y ganadera”, indicó Noe Amezcua, quien brindó un informe preliminar.

El familiar destacó que es impostergable una política de atención integral a las desapariciones de la zona norte de Veracruz. “Tenemos indicios de al menos dos cocinas. El estado está obligado a dar seguimiento”, reiteró.

Urgió a que las mismas autoridades, en los distintos niveles, continúen con el apoyo y coordinación de colectivos y organizaciones locales.

Amezcua señaló que en el trabajo de los servicios médicos forenses, encontraron una gran cantidad de irregularidades, “como fichas incompletas, y con identificación sin número o secuencia lógica, con fotografías insuficientes y defectuosas, sin evidencia que se haya realizado la toma de muestras de ADN y con fotografías de varios cuerpos mezclados la misma la misma ficha”, explicó.