Las agencias de inteligencia estadounidenses, que concluyeron en 2016 que Rusia interfirió en las elecciones, son el origen de las actuales filtraciones, publicadas por The New York Times y The Washington Post a pocas horas de unos caucus que, según todas las encuestas, Sanders ganará con un cómodo margen.

Por Albert Traver

Washington/Las Vegas (EU), 21 febrero (EFE).- Rusia irrumpió este viernes, víspera de los caucus de Nevada, en la campaña a la Casa Blanca con las filtraciones de que el Kremlin apoya la reelección del Presidente Donald Trump y la elección del izquierdista Bernie Sanders como candidato demócrata.

Las filtraciones revolucionaron la cobertura de las elecciones por parte de los medios estadounidenses y los candidatos, con el fantasma ruso sobrevolando de nuevo la campaña como ya lo hizo en 2016, cuando Trump venció a la demócrata Hillary Clinton.

Las agencias de inteligencia estadounidenses, que concluyeron en 2016 que Rusia interfirió en las elecciones, son el origen de las actuales filtraciones, publicadas por The New York Times y The Washington Post a pocas horas de unos caucus que, según todas las encuestas, Sanders ganará con un cómodo margen.

LA RESPUESTA DE SANDERS

“Te dejaré adivinar. Un día antes de los caucus de Nevada. ¿Por qué crees que sale (ahora)? ¿Fue el The Washington Post? Buenos amigos”, respondió Sanders, preguntado por periodistas sobre esa filtración.

El Senador ha acusado en el pasado al Post de un sesgo negativo en su contra por sus persistentes críticas a su propietario, Jeff Bezos, también dueño de Amazon, por las prácticas laborales de la multinacional y por no pagar impuestos.

Sanders explicó a los periodistas en California que fue informado de esta supuesta injerencia hace un mes por agentes de la inteligencia estadounidense, unos reportes que también comunicaron a otros miembros del Congreso y al propio Trump.

“Al contrario que Donald Trump, yo no considero a Vladímir Putin un buen amigo. Es un matón autócrata que trata de destruir la democracia”, sostuvo en un comunicado el Senador, actual favorito a ganar las primarias del Partido Demócrata.

“A diferencia del actual Presidente -añadió-, me opongo de forma firme a sus esfuerzos (de Rusia) y a cualquier otra potencia extranjera que quiera interferir en nuestras elecciones”.

LA RESPUESTA DE TRUMP

Los agentes de la inteligencia estadounidense también informaron a algunos congresistas de que Rusia está interfiriendo para que Trump salga reelegido en las elecciones presidenciales de noviembre.

Según The Washington Post, no obstante, “no quedó claro qué pasos específicos, si alguno, los funcionarios de inteligencia de EU creen que Rusia podría haber tomado para ayudar a Trump”.

The New York Times, por su parte, aseguró que esta revelación al Congreso ha enfurecido a Trump, que teme que los demócratas lo usen en su contra.

En Twitter, Trump dijo este viernes que “los demócratas están lanzando otra campaña de desinformación”.

De hecho, el congresista demócrata Adam Schiff, que preside el Comité de Inteligencia de la Cámara Baja, aseguró que si “los informes son ciertos y el presidente está interfiriendo en esto, está otra vez poniendo en peligro nuestros esfuerzos por detener las intromisiones extranjeras”.

RELEVO EN LA INTELIGENCIA

Tras conocer las revelaciones de los agentes al Congreso, Trump destituyó esta semana al que era director en funciones de la Dirección Nacional de Inteligencia (DNI), Joseph Maguire, y nombró en su lugar al Embajador ante Alemania, Richard Grenell.

Grenell es un fiel aliado de Trump sin experiencia conocida en inteligencia, aunque su nombramiento se intuye temporal.

CAUCUS DE NEVADA

Tras Iowa y Nuevo Hampshire, Nevada es el tercer estado en el que el Partido Demócrata celebra primarias (en este caso, los llamados “caucus”) para elegir al que será su candidato presidencial.

Sanders fue el candidato más votado en los dos primeros estados, aunque con un estrechísimo margen sobre el moderado Pete Buttigieg, con lo que aspira a impulsarse en Nevada a una posición de claro favorito en la contienda demócrata.

Según el promedio de encuestas que elabora el portal Real Clear Politics, Sanders tiene una intención de voto en Nevada del 30 por ciento, casi el doble que su inmediato perseguidor, el exvicepresidente Joe Biden, con un 16 por ciento. Les siguen la senadora Elizabeth Warren (14.5 por ciento) y Buttigieg (12.5 por ciento).