El argentino explicó que la mayoría de las personas que se infecten de COVID-19 será “algo leve”, pero aun así hay que cuidarse y reconoció que pese a que no tiene síntomas sí ha sentido miedo y “es normal estar asustados… pero el virus se va si se siguen los protocolos”, aseveró.

Ciudad de Mexico, 21 de marzo (SinEmbargo).– El actor Patricio Borghetti compartió un video en sus redes sociales donde explica cómo se encuentra luego de haber sido diagnosticado con coronavirus.

Aseguró que hasta el momento no ha tenido síntomas y aclaró que siguió asistiendo a trabajar porque no sospechaba que estuviera enfermo. En cuanto a su esposa Odalys Ramírez, dijo que amaneció mejor, luego de que ella presentara tos y dificultades para respirar.

El actor, en su tercer día de confinamiento, subió el video a su cuenta de Instagram con el objetivo de resolver dudas e hizo hincapié en seguir las recomendaciones sanitarias de las autoridades, así como permanecer en casa para evitar ser contagiados o contagiar a alguien más.

View this post on Instagram

Estamos muy bien Gracias a Dios!!!

A post shared by PatoBorghetti (@patoborghetti) on

El argentino explicó que la mayoría de las personas que se infecten de COVID-19 será “algo leve”, pero aun así hay que cuidarse y reconoció que pese a que no tiene síntomas sí ha sentido miedo y “es normal estar asustados… pero el virus se va si se siguen los protocolos”, aseveró.

También pidió que las personas que tienen otras enfermedades tengan más cuidado, porque “con responsabilidad podemos salir adelante”.

Su esposa Odalys también está contagiada. Foto: Especial

En cuanto al tratamiento, Borgetti explicó que no hay uno, y lo único que les han recetado es tomar paracetamol cuando hay molestias. El actor argentino aclaró que él no ha tomado nada porque sigue asintomático, pero su esposa sí ha tomado algunas pastillas cuando siente molestias.

Odalys Ramírez compartió una fotografía con el registro de su oxigenación, el cuál se encuentra dentro de los parámetros normales.

“Hoy en la magna mi oxigenación era de 93 por ciento. El doctor me dijo que si tocaba el 90 por ciento tenía que irme al hospital. Gracias a Dios voy mejorando”, escribió.