Desde el 2017, una madre había notado que su hijo llegaba a casa con rasguños y moretones en los párpados, rostro y cuello. Ante ello, la mujer acudió con el maestro del colegio para pedirle una explicación sobre las lesiones de su hijo. 

La madre reportó los hechos a la directora y en el desarrollo de la investigación, la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) documentó que otros cuatro estudiantes también había sido agredidos con una vara de madera cuando “se portaban mal”. 

Por Rubén Pacheco

San Luis Potosi/Ciudad de México, 21 de abril (Pulso/SinEmbargo).- Un docente de un jardín de niños en el municipio de Ciudad Valles, además de presuntamente promover el acoso escolar o bullying entre el alumnado, también les pegaba con un palito de madera, al que denominaba “varita mágica“, reveló una investigación de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH).

Derivado de los hechos, el organismo autónomo local emitió la Recomendación No. 04/2019 a Joel Ramírez Díaz, titular de la Secretaría de Educación de Gobierno del Estado (SEGE). Con este señalamiento, la dependencia acumula dos documentos recomendatorios este año.

De acuerdo con la información recabada en el expediente 2VQU-0339/2017, el 14 de diciembre de 2017, la madre de un alumno de segundo grado grupo B acudió a recogerlo, notando que su vástago tenía rasguños en el párpado izquierdo de manera horizontal y debajo del ojo izquierdo, marcas de rasguños del lado derecho de la cara, entre el pómulo y la oreja y del cuello hasta el hombro.

Ante ello, la progenitora acudió con el catedrático para pedirle una explicación sobre las lesiones de su hijo, a lo que el mentor refirió que dos alumnos lo habían lastimado porque antes él les había roto unos trabajos.

Al día siguiente, la afectada se entrevistó con un grupo de madres de familia del mismo grupo, quienes le comentaron que, de acuerdo a lo relatado por sus hijos, el profesor le había indicado al grupo que entre todos lo atacaran.

Según la indagatoria del organismo autónomo local, la mamá dijo que previo a eso, su hijo llegaba a la casa con moretones en diversas partes del cuerpo, pero decía que se debía a caídas dentro de la escuela.

Por lo anterior, la madre reportó los hechos a la directora del complejo escolar, quien “de inmediato” gestionó con la Sege la elaboración de un acta administrativa en contra del maestro el 21 de diciembre de 2017.

En el desarrollo de la investigación, la CEDH documentó que cuatro estudiantes narraron que el profesor los agarraba “muy fuerte” de los hombros para sentarlos, incluso en ocasiones les provocaba moretones; coincidieron en que utilizaba una vara de madera para golpearlos si se portaban mal, o bien, si no se estaban sentados en su lugar.

El pequeño al ser entrevistado en compañía de sus padres por la Comisión Estatal Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEEAV), describió que: “el maestro me pega con esto en la colita”, en referencia a la vara de madera, y que le apretaba el hombro mientras le decía “¡Ay Bibi!” a manera de insulto.

De acuerdo con el reporte, el maestro aceptó tener la “varita mágica“, sin embargo, alegó que solo la utilizaba para llamar la atención de los niños en el pizarrón durante clases.

Por lo anterior, la CEDH recomendó a Ramírez Díaz: colaborar en la inscripción en el Registro Estatal de Víctimas; colaborar en la investigación Órgano Interno de Control contra el mentor; y brindar cursos de capacitación al personal directivo, docente y administrativo del Sector 04 de Educación Preescolar sobre los derechos de la infancia.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE PULSO. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.