Fue en agosto de 2020 cuando los gobiernos de México y Argentina anunciaron un acuerdo con AstraZeneca, en el que fue clave la participación de la Fundación Carlos Slim, para dotar a toda América Latina de este antígeno, el cual enfrenta ahora dudas sobre su eficacia ante casos de trombos vinculados a su aplicación. De eso ya han pasado ocho meses, y a la fecha no se cuentan con las 250 millones de vacunas prometidas.

-Con información de Guadalupe Fuentes

Ciudad de México, 21 de abril (SinEmbargo).– Era la gran esperanza de América Latina. El 13 de agosto pasado, cuando el mundo miraba hacia todos lados en busca de respuestas, México era escenario de un anuncio que demostraba cómo la unión de las naciones y los empresarios—“con dimensión social”, como Carlos Slim Helú— daba resultados puntuales: 250 millones de vacunas de AstraZeneca para la región estaban en camino.

Y luego vino el silencio. En Argentina, la otra nación que está involucrada, lo mismo que acá. Los encargados de esa gran operación, que habían acompañado la conferencia del Presidente Andrés Manuel López Obrador en Palacio Nacional, dejaron de hablar de dosis, envasado, campañas de vacunación y solidaridad. Las vacunas se atoraron. Siguen atoradas. Iban a salir de México y ahora no se sabe bien qué pasó. Un empresario argentino culpa a su contraparte mexicana.

“Formular, fraccionar y envasar cada tipo de vacuna requiere una serie de equipos e insumos específicos que, por la alta demanda global, hoy resultan imposibles de conseguir rápidamente. Este es, de hecho, el problema que enfrentó en México el laboratorio Liomont, quien formula fracciona y envasa el principio activo que mAbxience produce en Argentina y que determinó una demora en el inicio de la producción”, escribió el martes en su cuenta de Twitter, el empresario argentino Hugo Sigman, quien es propietario de la fábrica mAbxience, la cual está cargo de la producción de la sustancia activa de AstraZeneca.

Sigman ha señalado una situación que ya había generado controversia ante el plan anunciado por los gobiernos de Argentina y México, en coordinación con la Fundación Slim y la farmacéutica AstraZeneca: la falta de insumos necesarios para la producción de esta vacuna, a la cual México apostó desde un principio y la misma que a la fecha se ha visto involucrada en casos de trombos que han puesto en duda su seguridad.

Pese a ello, el Gobierno de México ha zanjado la controversia y ha aplicado el antígeno al Presidente Andrés Manuel López Obrador con el objetivo de demostrar que “no hay riesgos” y que “las reacciones son normales”. No obstante, persisten los retrasos en la producción de estas vacunas que serán repartidas por toda América Latina. Inclusive, la dosis que fue aplicada el primer mandatario es una de las 2.7 de millones que prestó el Gobierno de Estados Unidos, donde la FDA no la ha aprobado, como parte de los excedentes que tiene esta nación, cuyo plan de vacunación ha apostado a los productos de Pfizer, Moderna y Janssen.

SinEmbargo contacto a la farmacéutica AstraZeneca y a los laboratorios Liomont para una postura respecto a este retraso del envasado de la vacuna, pero hasta el cierre de esta nota no habían hecho algún comentario.

EL ANUNCIO DEL ACUERDO

Fue la mañana del pasado 13 de agosto, cuando en la conferencia de prensa matutina del Presidente López Obrador se dieron los detalles del acuerdo de producción y distribución de la vacuna desarrollada por la farmacéutica AstraZeneca en conjunto con la Universidad de Oxford, el cual había sido anunciado un día antes por el Presidente argentino Alberto Fernández desde el cono sur.

“El propósito de AstraZeneca, de la Fundación Slim y de la Universidad de Oxford no es el lucro, es garantizar que América Latina tenga acceso a esta vacuna y esa misma es la motivación del Gobierno de México y del Gobierno de Argentina”,  dijo en esa ocasión el Canciller Marcelo Ebrard al indicar que la meta era la producción de 250 millones de dosis para ser distribuidas en la región.

Ebrard indicó que los gobiernos de México y Argentina participarán en este acuerdo haciendo los pedidos de las vacunas correspondientes a cada país y garantizando su pago en su momento. “Es una asociación entre instituciones públicas, instituciones educativas, gobiernos de varios países y una fundación privada muy importante, que es la Fundación Slim”, señaló.

El Jefe del Ejecutivo encabezó el anunció del acuerdo entre AstraZeneca, Fundación Carlos Slim y la Universidad de Oxford, para producir en México una vacuna en contra del Covid-19. Foto: Cuartoscuro.

La Fundación Carlos Slim refirió a su vez que su participación sería con la disponibilidad de los recursos en complemento con los gobiernos de los países para iniciar el proceso de producción “sin fines de lucro y sin beneficio económico, buscando que su disponibilidad sea a precios muy accesibles”.

En aquella ocasión, Sylvia Varela, directora general de AstraZeneca en México, refirió que a finales de 2020 se llevaría a cabo un proceso de transferencia de tecnología con las plantas involucradas en la producción de la vacuna, el Grupo Insud en Argentina, que se ha deslindado de los retrasos, y laboratorios Liomont, que en declaraciones a El País dijo que ya cuanta “con el abasto de todos los insumos necesarios, por lo que está en marcha la formulación y envasado”. 

El plan original contemplaba que durante el primer trimestre de 2021 se arrancaría el proceso de manufactura, donde la sustancia activa, hecha en Argentina fue exportada a México, en un primer envío realizado en enero, para ser envasada, terminada, distribuida en México y exportada al resto de los países.

Pese a ello, desde febrero de este año han sido constantes los señalamientos hacia la parte mexicana por los retrasos en la cadena de producción de este antígeno.

EMPRESARIO ARGENTINO ACUSA A MÉXICO DE RETRASOS

El empresario argentino Hugo Sigman expuso este martes en un amplio hilo de Twitter las razones por las que, consideró, se ha dado este retraso en la producción y distribución de la vacuna de AstraZeneca. Señaló que la fábrica mAbxience, que se encarga de producir el principio activo, trabaja contrarreloj desde noviembre del 2020, con un profundo compromiso, para lograr los objetivos acordados.

“Al día de hoy mAbxience ha cumplido y fabricado el principio activo al que nos habíamos comprometido, tanto en tiempo como en cantidad. Una vez envasado en México (y ahora, de manera provisoria, también en Estados Unidos), este principio activo volverá en forma de vacuna exclusivamente a los países de América Latina”, refirió.

El empresario ha enfrentado cuestionamientos provenientes de Argentina sobre por qué no se emplean las dosis producidas en esa nación, que enfrenta un repunte de casos de la COVID-19, para un consumo interno, ante lo cual ha señalado que es imposible debido a que el principio activo pertenece a la farmacéutica AstraZeneca.

“¿No podríamos utilizar parte del principio activo que produce mAbxience para formularlo, envasarlo y distribuirlo directamente en Argentina? Como señalé, mAbxience no es la propietaria del principio activo, sólo lo fabrica, de modo que no puede disponer del mismo como si le perteneciera”, sostuvo.

En cuanto a las problemáticas que enfrenta la parte mexicana, Sigman ya había señalado con anterioridad estos obstáculos. “Liomont tiene unos laboratorios excelentes y ha hecho todo lo que debía hacerse, pero ha topado con un problema planetario que sufren también en Europa: hay mucha demanda de insumos y poca oferta”, dijo en febrero pasado a El País cuando se dio a conocer que decenas de millones de vacunas de AstraZeneca se encontraban guardadas en almacenes debido a la falta de insumos básicos como filtros, bolsas estériles, viales o excipientes biológicos en el laboratorio de México.

Estos contratiempos se han debido a que Liomont ha tenido que implementar un proceso de adaptación en sus instalaciones para contar con la tecnología necesaria y prepararse para una producción masiva, la cual aún no ha ocurrido.

ARGENTINA ENVÍA INSUMOS A MÉXICO (ENERO 2021)

La Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) autorizó el pasado 4 de enero el uso de emergencia de la vacuna AstraZeneca. El “principio activo” del medicamento es producido en Argentina por el hub biotecnológico mAbxience y su fabricación y envasado se realiza en México por el laboratorio Liomont.

A partir de ese momento, se dio el banderazo para que ambos laboratorios comenzaran a producir alrededor de 250 millones de dosis de la vacuna para atender la demanda de América Latina. Según la planeación, el antígeno estaría listo en el mes de abril, sin embargo, una serie de retrasos ha puesto en vilo este acuerdo. 

El pasado 18 de enero, Argentina envió a México el principio activo para elaborar unas seis millones de dosis de la vacuna. 

Al llegar a México, el embarque de la sustancia activa fue llevado a la planta del laboratorio Liomont en Ocoyoacac, Estado de México, para el llenado de los frascos, etiquetado y distribución.

LLEGA-SUSTANCIA-VACUNA-LIOMONT

En esta imagen del 20 de enero se observa la fachada de los laboratorios Liomont, ubicados en la zona industrial de Ocoyoacac, donde llegó el principio activo de la vacuna contra COVID-19. Foto: Crisanta Espinoza, Cuartoscuro.

DESABASTO DE INSUMOS PROVOCA PRIMER RETRASO (FEBRERO 2021)

México, como el resto del mundo, se enfrentó en el mes de febrero a un grave problema de producción y acceso a insumos básicos para aplicar las vacunas contra la COVID-19, como viales y jeringas. Esto provocó que el envasado del antígeno desarrollado por AstraZeneca en el país se retrasara.

“Hay una disrupción en las cadenas de suministro relacionadas a la vacuna. Para poder tener no sólo el antígeno, sino la aguja, la jeringa, el empaquetado, el frasco de la vacuna, la etiqueta, la goma, todo lo que implica la vacuna en sí. Desde el año pasado se había identificado una sobredemanda respecto a la roca sílica de la cual se extrae el vidrio necesario para poder fabricar el frasquito que contiene la vacuna”, dijo en entrevista la doctora Aribel Contreras Suárez, coordinadora de la Licenciatura de Negocios Globales de la Universidad Iberoamericana de la Ciudad de México. 

La doctora explicó que hace dos meses hubo una reunión virtual donde se establecieron estos lineamientos y estas preocupaciones de que a medida que se produzcan más vacunas, se requerirán más frascos de vidrio y por lo tanto se requiere más la extracción de esta roca sílica. 

El hecho no es aislado. Esta semana, el director ejecutivo del Serum Institute of India, el mayor productor mundial de vacunas y abastecedor clave del programa global de vacunaciones Covax, le pidió al Presidente estadounidense Joe Biden en Twitter que levante el embargo sobre las exportaciones de materias primas necesarias para producir las inyecciones.

Los productores de vacunas y expertos en India, reportó Associated Press, han expresado preocupación de que el uso por Estados Unidos de la Ley de Producción de Defensa para estimular su propia producción de vacunas estaba resultando en el freno a la exportación de materiales críticos. Eso estaba perjudicando la producción de vacunas en otras partes del mundo.

RECORRIDO-LABORATORIOS-LIOMONT

En esta imagen del 22 de febrero se observa al Presidente de Argentina, Alberto Fernández, y al Canciller Marcelo Ebrard en un recorrido por los laboratorios Liomont. Foto: Cuartoscuro.

En febrero pasado, el Presidente de Argentina, Alberto Fernández, visitó la planta de los laboratorios Liomont como parte de su gira de trabajo en México. El mandatario realizó un recorrido por las instalaciones de los laboratorios, acompañado por el titular del Canciller Marcelo Ebrard y del Gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo, entre otros funcionarios de los gobiernos de los dos países. La comitiva presenció el proceso de envasado de la vacuna.

MÉXICO DICE QUE VACUNA ESTARÁ LISTA EN ABRIL (MARZO 2021)

Luego de los retrasos, el Gobierno mexicano informó que ya contaba con los insumos para el envasado. El Canciller Marcelo Ebrard anunció que finales de marzo llegaría a México la sustancia a granel para envasar cerca de seis millones de dosis.

“Nos han confirmado que se van a entregar en abril. Eso es una buena noticia porque juega un rol importante en la estrategia que se diseñó por parte de México”, comentó Ebrard el 23 de marzo durante la conferencia mañanera del Presidente.

También informó que la farmacéutica AstraZeneca empezaría a entregar las vacunas contra el COVID-19 que envasa en México este mes de abril. 

No obstante, los señalamientos hechos hace unas horas por el empresario argentino Hugo Sigman han vuelto a poner en duda este compromiso.