El Presidente Andrés Manuel López Obrador aclaró que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) no está poniendo en riesgo los servicios de salud y que Germán Martínez quería tener más independencia en las decisiones financieras, “pero hay que apegarnos a lo que establece la Secretaría de Hacienda porque tiene que haber una administración sana, tiene que haber orden”.

Ciudad de México, 21 de mayo (SinEmbargo).– El Presidente Andrés Manuel López Obrador dijo este día que nadie debe estar por la fuerza en su Gobierno, en referencia a Germán Martínez Cázares, quien renunció hoy como director general del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

“Somos libres, y cada quién puede tomar las decisiones que más convengan. Hay que trabajar con convicciones y estar a gusto. Nadie puede estar a disgusto. Nada por la fuerza, todo por la razón”, aseguró al llegar a Veracruz.

A la pregunta de si sabía que Martínez Cázares presentaría su renuncia, el Jefe del Ejecutivo federal respondió: “Sabía que tenían diferencias con Hacienda y yo creo se tiene que actuar con libertad: nada por la fuerza, todo por la razón y el derecho”. También detalló que sí fue informado hace unas semanas sobre su renuncia a través de una carta.

Andrés Manuel López Obrador, Presidente de México, durante la inauguración de las oficinas del Instituto Mexicano del Seguro Social y la presentación del Plan 2018, llevado acabo en el Palacio Federal Correos y Telégrafos en el centro de la capital michoacana. Foto: Misael Valtierra, Cuartoscuro

–Diferencias de qué tipo, Presidente –le preguntaron los periodistas.

–Porque Hacienda tiene que participar en todo lo que corresponde al Seguro Social, al ISSSTE y al Gobierno federal, aunque se trate de organismos descentralizados, autónomos. Yo soy muy ortodoxo, muy respetuoso de las decisiones que toma Hacienda –respondió el mandatario.

Sobre la injerencia de Hacienda en el IMSS, López Obrador señaló que la dependencia tiene que participar en algunos temas. “Ellos tienen una política, tiene que cuidar que no haya déficit, es decir, que no haya deuda, que las finanzas estén sanas y yo respaldo esa política de Hacienda”.

“Lamento que él haya tomado esa decisión, pero afortunadamente hay muy buenos servidores públicos en el equipo y vamos a sustituirlo. Seguramente Germán regresa al Senado y va a seguir manteniendo sus principios. Vamos a que el Seguro Social mejore y que se acoplen Hacienda y el Seguro Social se pongan de acuerdo”, afirmó el Presidente en el aeropuerto de Veracruz, y una hora después de que se publicara la carta de renuncia de Germán Martínez.

Asimismo, aclaró que Hacienda no está poniendo en riesgo los servicios de salud y que Germán quería tener más independencia en las decisiones financieras, “pero hay que apegarnos a lo que establece la Secretaría de Hacienda porque tiene que haber una administración sana, tiene que haber orden”.

Germán Martínez Cazares, director general del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS); Jorge Alcocer Varela, Secretario de Salud (SSA), y Luis Antonio Ramírez Pineda, director general del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE). Foto: Misael Valtierra, Cuartoscuro

Sobre el desabasto de los medicamentos, reconoció que sigue habiendo porque existía mucha corrupción en el IMSS. “Nada mas en el Seguro Social un proveedor abastecía la mitad de las medicinas que se utilizaban en el IMSS, claro que hay presiones, pero hay que resistirlas, no dejarse intimidar”.

LA RENUNCIA AL IMSS

El director general del IMSS, Germán Martínez Cázares, anunció esta mañana que deja el instituto y acusó a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) de servir en los hechos al neoliberalismo.

“Quiero decirlo lo más claro que puedo y debo: algunos funcionarios de la Secretaría Hacienda tienen una injerencia perniciosa en el IMSS y ponen en riesgo la vocación igualitaria, de justicia y, concretamente, de prestación de servicios de salud que tiene el Seguro Social”, dijo en una carta publicada en el sitio oficial del Instituto Mexicano del Seguro Social.

Germán Martínez Cázares, director general del IMSS durante la ceremonia de inauguración de la Primera Reunión del Consejo Nacional de Salud (CONASA), en el patio central de la Secretaría de Salud, celebrada el pasado 22 de febrero. Foto: Andrea Murcia, Cuartoscuro

“El Presidente del Gobierno de México proclamó el fin del neoliberalismo, pero en el IMSS algunas injerencias de Hacienda son de esencia neoliberal: ahorro y más ahorro, recortes de personal y más recortes de personal, y un rediseño institucional donde importa más el ‘cargo’ que el ‘encargo’”, sostuvo.

“Claro que el IMSS –agregó– se debe transformar, como lo ordena el Presidente. En el IMSS no se desobedece al Presidente. Sólo creo que el eje de su reforma deben ser las personas que se atienden en el IMSS, y no los funcionarios que trabajan en el IMSS”, señaló.

Germán Martínez también dijo que algunos funcionarios de Hacienda “intentan una remodelación cosmética del IMSS, donde por ejemplo, se pretende reformar el Reglamento para colocar funcionarios administrativos en los Estados desde la Secretaría de Hacienda, y así anular a los Delegados que este Consejo Técnico aprobó. Buscan nombrar, en todo el país, una suerte de ‘delegados administrativos estatales’, fuera de este Consejo, para que ellos, en los hechos, administren desde lo local al IMSS”.

“Mientras se discute la remodelación del IMSS, muchos trabajadores siguen sin certeza laboral, otros sin contrato, algunas vacantes aumentan, el rezago en infraestructura es brutal, -en 2019 prácticamente está en 0 por ciento el avance de obras y el pago a proveedores-, los contratos y convenios de servicios se rezagan, y algunos están por vencerse sin horizontes de legalidad y eficiencia, las compras de equipamiento paradas, las reclamaciones y litigios aumentan; y si bien el abasto de medicamentos está garantizado, es precario y en algunos lugares pende de un hilo. De tales omisiones se ha dado aviso a las autoridades correspondientes, porque este Consejo Técnico y el Director General, serán responsables – dice el artículo 276 de la Ley del Seguro Social – de que el Instituto cumpla con lo aprobado por el Congreso de la Unión”, indicó el ex presidente del Partido Acción Nacional (PAN), quien dejó dicha fuerza política para unirse a la campaña de López Obrador.

Germán Martínez Cazares, director general del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), abraza a una enfermera durante en la ceremonia del Día de la Enfermera y del Enfermero en el Centro Médico Nacional Siglo XXI. Foto: Misael Valtierra, Caurtoscuro

Martínez Cázares cuestiona: “Ese control del gasto tiene dos consecuencias fatales: una directa para el IMSS: pasillos de espera llenos de personas adoloridas y mal trato o retraso en la atención a pacientes; y un segundo efecto indirecto todavía peor: el fortalecimiento de los servicios de salud privados, que ocasionará mayor ‘gasto de bolsillo’ de las familias cuando sus seres queridos tengan un padecimiento”.

“Ahorrar y controlar en exceso el gasto en salud es inhumano –apunta–. Ese control llega a escatimar los recursos para los mexicanos más pobres”.

“El IMSS-BIENESTAR que otorga, como ordenó el Presidente López Obrador, medicamentos y consultas gratuitas a personas sin seguridad social, en cifras reales, al día de hoy, tiene menos recursos que el último año del gobierno anterior, porque le deben más de mil millones de pesos, del llamado “componente de salud”, que le correspondía del desaparecido programa Prospera. Pregunto. ¿Han gestionado los funcionarios de Hacienda la ayuda a los más desfavorecidos que atiende el IMSS?”, se pregunta.