En una época en la que utilizar transportes no motorizados no sólo es una buena alternativa a los métodos de desplazamiento tradicionales, sino una manera de cambiar el rostro de las ciudades, aún restan muchas cosas por hacer para que las urbes sean dignas de ser recorridas por vehículos personales de propulsión humana. No obstante, esfuerzos como el realizado por la compañía de diseño Copenhagenize se encargan de reconocer el esfuerzo de aquellos que se preocupan por crear entornos más amigables para andar en bicicleta.

México, por su parte, no es ajeno a estos esfuerzos. Sin embargo, los pasos son lentos. A pesar de esto y, con todo y que es necesario afinar ciertas cuestiones, el entusiasmo local no decae aunque se encuentre lejos de que sus resultados se equiparen al de las grandes potencias

Aunque México y su capital cuenta con iniciativas que promueven el uso de la bicicleta, hay un atraso respecto a otras urbes. Foto: Cuartoscuro

Aunque México y su capital cuenta con iniciativas que promueven el uso de la bicicleta, hay un atraso respecto a otras urbes. Foto: Cuartoscuro

Ciudad de México, 21 de junio (SinEmbargo).- Hay muchas ciudades en el mundo en las que es bueno ser un ciclista, pero algunas son paraísos de dos ruedas. El Índice Copenhagenize (recién instaurado en 2013), clasifica 150 ciudades alrededor del mundo en 13 parámetros que incluyen instalaciones de ciclismo, cultura sobre este medio de transporte, difusión, división de género, política, entre otros. Sin duda se trata del ranking con mayor renombre en el mundo y que una urbe sea incluida dentro de él habla muy bien de ella.

Es hasta obvio que se trate de una iniciativa nacida en Dinamarca. La cultura ciclista de este país es casi tan antigua como las bicicletas a tal grado que los ciudadanos de Copenhague han utilizado la bicicleta para ir al trabajo desde hace 135 años, una época en la que desplazarse en bicicleta era la forma más rápida y fácil de moverse por la ciudad. Desde entonces y hasta ahora esta tendencia continúa y, además, se suma a sus ventajas el escaso impacto ambiental que causa. Una consideración que en las últimas décadas es de gran importancia.

Esta lista que se da a conocer cada dos años es realizada por Copenhagenize Design Co., una empresa de consultoría y comunicaciones que se especializa en todas las cosas relacionadas con el ciclismo. Así, el Copenhagen­ize Index se encarga, además, de reconocer los esfuerzos en distintas partes del mundo por incorporar a estos vehículos de dos ruedas no sólo como una actividad física o de ocio, sino como parte del transporte diario.

Estas son las 20 ciudades más amigables para andar en bicicleta de acuerdo con el Copenhagenize Index 2015:

bici

Este año se consideraron las ciudades con una población regional de más de 600 mil habitantes (con algunas excepciones, debido a su importancia política y regional). De esta manera, se clasificaron 122 ciudades de las que se desprendió un top 20.

Las ciudades más reconocidas por ser más amables para andar en bicicleta son europeas. Foto: EFE

Las ciudades más reconocidas por ser más amables para andar en bicicleta son europeas. Foto: EFE

Destaca, de la nueva edición del listado, el retorno de la capital danesa al primer sitio, luego de cedérselo durante dos años a Amsterdam. Así mismo, puede notarse que son países europeos quienes acaparan la mayoría de los lugares. En este caso, sólo figuran tres ciudades de América y únicamente Buenos Aires representa a los países latinoamericanos, sobre todo gracias a su infraestructura de más de 140 kilómetros de vías adaptadas para recorridos en bicicleta.

El caso de la capital argentina es excepcional dado que mantiene en el ranking a Sudamérica, luego de Rio de Janeiro abandonara la lista en la que apareció dede 2011. A nivel continental lo contrario pasa en Europa que, como ya se mencionó, continúa teniendo una fuerte presencia destacando la caída de las urbes alemanas en comparación de los anteriores índices. No obstante, Berlín sigue siendo la joya teutona en la lista, a pesar de que no cuente con suficientes racks para estacionar las bicicletas, escribe Copenhagenize.

Entre los desaparecidos, también se encuentran las ciudades asiáticas, con Tokio y Nagoya fuera del ranking tras haberlo protagonizado hace dos años. Por otra parte, para los esperanzados por una mención honorífica, hay malas noticias: no hay trazas de México en el ranking.

Esto podría parecer algo obvio, sobre todo si se pregunta por alguna urbe mexicana. En este caso, la última aparición fue la de Guadalajara que, en 2011 ocupó el lugar 12. Sin embargo, desde entonces no ha vuelto a aparecer otra metrópoli de México.

Está claro que ofrecer alternativas de transporte y desplazamiento diferentes al cotidiano –representado por vehículos motorizados como motocicletas, coches y autobuses– no sólo se trata de una moda, sino de un ajuste necesario en el paisaje urbano habitual y las ventajas son considerables.

No por nada, en los últimos años, las principales ciudades del país han lazado iniciativas hechas para favorecer el uso de bicicletas y otros vehículos personales de propulsión humana. Sin embargo, México sigue sin ser reconocido a nivel mundial por estos esfuerzos. Esto indica claramente que aún hay mucho que hacer en materia de transporte.

ESFUERZOS LOCALES

Por tal motivo estas mejoras son más palpables en aquellas ciudades que cuentan con buena infraestructura para el uso de bicicletas y similares. Así lo dio a conocer el Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo (ITDP por sus siglas en inglés) en el Ranking de Ciclociudades 2014, en donde la Ciudad de México, Guadalajara, León, Aguascalientes, Toluca y Monterrey ocupan los primeros seis lugares de 30 en total.

A nivel nacional, las principales ciudades son las que cuentan con mejor infraestructura para desplazarse en dos ruedas. Foto: Cuartoscuro

A nivel nacional, las principales ciudades son las que cuentan con mejor infraestructura para desplazarse en dos ruedas. Foto: Cuartoscuro

El índice muestra que hay una amplia participación en las diferentes zonas geográficas de la República pero también revela que aún se está lejos de que los niveles sean los idóneos. De esta manera, según el documento, en el país las ciudades invierten 3.2 pesos en promedio por habitante. No obstante, la inversión ideal es de al menos 300 pesos por habitante.

El Ranking, por otra parte, se basa en 10 indicadores, entre los que se incluye el presupuesto que se otorga para movilidad en bicicleta, la capacidad que hay para que las instituciones faciliten la creación de infraestructura en general y promoción y monitoreo de esta actividad entre la población.

Según el ITDP, el ranking sirve “para que las ciudades identifiquen todos los elementos de la estrategia de promoción de uso de la bicicleta, así como la situación en la que se encuentran con respecto a otras ciudades”.

Sin embargo, además de la preocupación por el medio ambiente y una mejor calidad de vida, también es cierto que muchas urbes ven en el desarrollo de sistemas de transporte no motorizado otras oportunidades.

En muchos países, el uso de ciclovías ha mostrado crear beneficios que van más allá de un sentido de comunidad. Foto: Cuartoscuro

En muchos países, el uso de ciclovías ha mostrado crear beneficios que van más allá de un sentido de comunidad. Foto: Cuartoscuro

De acuerdo con el Instituto de Investigación Política Económica (PERI, por sus siglas en inglés) la infraestructura destinada a bicicletas como las ciclovías, por ejemplo, han mostrado crear más beneficios tanto para sus usuarios como para el resto de su comunidad. Estos pueden ser desde económicos, como el aumento de ingresos, hasta aquellos relacionados con la generación de fuentes de empleo para empresas locales.

De igual manera señalan otras ventajas (no económicas) tales como menos embotellamientos, mejor calidad del aire, vialidades más seguras y mejor salud entre los habitantes.

Según el estudio de PERI, llamado “Pedestrian and Bicycle Infrastructure: A National Study of Employment Impacts” (Peatones e infraestructura de bicicletas: Un estudio nacional de efectos de empleo), mientras otros estudios examinaron los impactos económicos y no económicos, en este se enfocaron en el análisis del empleo resultante del diseño y construcción de estos proyectos, llegando a la conclusión de que por cada millón de dólares invertido en los proyectos de infraestructura ciclista, se crean en promedio 11.4 puestos de trabajo en donde se realizan. No obstante, cabe aclarar que para ello se basaron en los datos de 11 ciudades estadounidenses.

Por supuesto, es bueno saber las ventajas de contar con vías especiales destinadas a vehículos no motorizados. Pero, ¿qué ocurre en México?

¿PROBLEMAS O BENEFICIOS?

Según la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal (SSPDF) de 2013 a 2014 se registraron 275 accidentes viales en la capital mexicana, en los que estuvieron involucrados ciclistas con automóviles particulares, trolebuses, camiones de transporte público y camiones de carga.

De estos percances, 128 se trataron de atropellamientos, 107 caídas y 40 choques en total, sin especificar en quién recayó la responsabilidad de todos estos casos. No obstante, la mayoría de los accidentes estuvieron relacionados con automóviles particulares, motocicletas y taxis, según los datos publicados en abril pasado.

Los vehículos motorizados y la falta de educación vial son los principales peligros para los ciclistas en nuestro país. Foto: Cuartoscuro

Los vehículos motorizados y la falta de educación vial son los principales peligros para los ciclistas en nuestro país. Foto: Cuartoscuro

El informe fue dado a través de una solicitud de información que se discutió durante la sesión del pleno del Instituto de Acceso a la Información Pública y Protección de Datos Personales (InfoDF).

Apenas un mes antes, la diputada del Partido del Trabajo (PT) en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), Miriam Saldaña Cháirez, afirmó que en México, son atropellados más de 20 ciclistas diariamente, mientras que en la capital del país han sido arrollados 400 en los últimos tres años. Incluso con esto, el Distrito Federal sigue siendo el mejor lugar de México para andar en bicicleta, al menos en cuestión de infraestructura.

De acuerdo con Forbes la Ciudad de México encabeza el índice de las ciudades que son más aptas para recorrerse en bicicleta en gran medida gracias al programa Ecobici, el sistema de bicicletas públicas compartidas de la capital mexicana, la cual cuenta con más de 6 mil bicicletas repartidas en 444 cicloestaciones, lo que la convierte en la cuarta red pública de este vehículo más grande del mundo y primera en Latinoamérica.

Por su parte, se espera que el índice de Ciclociudades, desarrollado por primera vez en 2013, evalúe este año las políticas públicas de promoción del uso de la bicicleta de diferentes ciudades de Latinoamérica.