A través de su cuenta de Twitter, el Presidente salvadoreño Nayib Bukele bromeó diciendo que el puño del Presidente Andrés Manuel López Obrador había sentido la potencia de su barba luego de que se hiciera viral el golpe que accidentalmente le propinó el tabasqueño.

Ciudad de México, 21 de junio (SinEmbargo).- El Presidente de El Salvador, Nayib Bukele, bromeó en redes sociales luego de que se hiciera viral el momento en el que el Presidente Andrés Manuel López Obrador lo golpea accidentalmente durante la reunión que sostuvieron la víspera en Chiapas.

A través de su cuenta de Twitter, el mandatario salvadoreño compartió la grabación del momento en el que es golpeado por el tabasqueño acompañado por el mensaje “AMLO gobierna con puño de hierro”.

Usuarios de redes aplaudieron la reacción de Bukele, mientras que otros criticaron la respuesta burlona del mandatario.

En otra publicación, el Presidente salvadoreño continuó con la broma, y aseguró que el golpe que recibió fue producto de llamar al mandatario mexicano “cabecita de algodón”.

Finalmente, Nayib Bukele puso fin a las bromas asegurando que en realidad López Obrador “sintió la potencia de su barba en el puño”.

Un video que circula desde ayer en redes sociales muestra el momento en que el Presidente Andrés Manuel Lopez Obrador golpeó involuntariamente a su homólogo de El Salvador Nayib Bukele.

La grabación, difundida por Ruido en la red, muestra a ambos mandatarios en el vivero forestal militar de Tapachula, Chiapas. Como parte de la presentación del Plan de Desarrollo Integral para Centroamérica, los dos sembraron un árbol.

Posteriormente, Obrador tomó la mano de Bukele en señal de alianza y compañerismo, pero repentinamente, el Presidente mexicano alzó el brazo y propinó un puño accidental al político salvadoreño.

Este jueves por la mañana, Bukele celebró el plan impulsado por Obrador para desarrollar los países de Centroamérica y pidió a la ciudadanía mexicana paciencia para percibir los cambios impulsados por el Ejecutivo, pues, dijo, México tiene 200 años “de estar mal” y tardará en mejorar.