La relación de los seres humanos con los animales de granja no puede ser peor. Éstos últimos son vistos como alimento insustituible y tratados como objetos. Foto: The Humane League

The Humane League cambió de manera reciente su misión, lo que conllevó un trabajo paralelo para definir nuestra propia teoría del cambio. ¿Por qué trabajamos en el bienestar animal hoy si nuestra meta es terminar con el abuso de los animales de granja? La teoría del cambio puede entenderse mejor si la imaginamos como las avenidas principales que planeamos recorrer, con sus resultados a corto y a mediano plazo que nos guiarán a nuestra meta final.

La relación de los seres humanos con los animales de granja no puede ser peor. Éstos últimos son vistos como alimento insustituible y tratados como objetos. El maltrato hacia los animales de granja ha estado en la negligencia de todas las luchas sociales: es una causa que ha tenido pocos fondos, muy pocos activistas, escasas organizaciones trabajan en ella y cuenta con casi nula atención de los gobiernos y de los medios de comunicación a pesar del altísimo número de individuos que sufren indeciblemente. Si nos concentramos sólo en los pollos, se estima que en el 2017 se criaron al menos 22 mil 850 millones de pollos. Para tener un poco de perspectiva con el número, la ONU estima que el mundo a la fecha tiene 7 mil 500 millones de personas.

Por si esto fuera poco, los animales criados como alimento están fuera del ojo de la legislación y del público que en gran parte ignora lo que sucede a puerta cerrada de las granjas. Los productores de carne, huevos y leche destinan recursos millonarios que dejarán con la conciencia tranquila a los consumidores que ven en los empaques a gallinas, vacas, cerdos y terneros que felizmente nos dan su vida para alimentarnos.

Bien, como Roma no se construyó en un día, los esfuerzos de la organización, sus recursos humanos, de tiempo, y dinero están focalizados para que nuestras tácticas tengan un alto impacto. Entre dichas tácticas tenemos el diálogo directo con los tomadores de decisión, alianzas estratégicas, campañas legislativas, campañas de presión, construcción del movimiento, desarrollo de liderazgo de activistas, investigación y análisis, cobertura de medios y la educación y concientización que dan pie a resultados específicos a corto plazo.

Los resultados finales de este esfuerzo se encaminan a que los estándares de bienestar aumenten para la mayoría de los animales criados como alimento. Foto: The Humane League

Cada una de nuestras tácticas están encaminadas a lograr cosas puntuales como la creación de leyes que protejan a los animales, a la difusión y cobertura de medios, a la creación de políticas de mejoras en el bienestar animal, a las mejoras en el bienestar animal de los productores de animales, al incremento de voluntarios activos por la causa y al incremento de la consciencia sobre cómo tratan a los animales que son criados como alimento.

En este mismo orden, con el esfuerzo y apoyo de medios, de donantes, de empresas, de voluntarios y de los gobiernos, buscamos que las empresas cumplan sus compromisos de bienestar animal. Que las leyes creadas para proteger a los animales de granja se implementen, que los productores hagan la transición a mejores estándares de bienestar animal y que más personas estén interesadas en los animales de granja.

Los resultados finales de este esfuerzo se encaminan a que los estándares de bienestar aumenten para la mayoría de los animales criados como alimento y más personas tomen acciones efectivas por ellos.

Al final, los animales criados como alimento sufrirán menos. Habrá una disrupción en la industria que los explota, la demanda de productos de origen animal disminuirá y ellos finalmente serán bien representados en nuestra sociedad.

El tiempo para que esto suceda depende no sólo de nosotros, sino de ustedes, quienes leen este artículo. Los animales de granja han sido ignorados por tanto tiempo y la gran diferencia concreta para ellos está en ustedes: sus acciones concretas, en su contribución como voluntarios, en su participación con nuestras campañas, compartiendo la cobertura de medios relacionada con estos temas, involucrándose en nuestro programa nacional de voluntarios. Los cambios en las causas sociales terminan de solidificarse con la adopción de nuevos hábitos, de nuevas ideas y con el apoyo de una sociedad más consciente de su participación por las causas justas.

Entra a nuestra página web que tiene nuevo contenido, y entérate cómo puedes ayudar a los animales de granja.