En 2017 Emilio Yescas acudió a la subdelegación del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) Polanco con todos los requisitos que piden para el trámite de pensión por viudez: comprobantes de domicilio, identificaciones y copias certificadas del expediente del juzgado de su relación de concubinato; cuando fue por la resolución, le informaron que su solicitud había sido negada porque no se podía otorgar a dos hombres casados.

En 2010 se propuso la primera iniciativa de reformar la Ley de Seguridad Social para que pudieran acceder a este derecho parejas del mismo sexo, esto dentro del contexto de los primeros matrimonios homosexuales legales en la Ciudad de México.

Por María Ruiz

Ciudad de México, 21 de julio (Pie de Página).– Emilio Yescas y José Cruz vivieron en concubinato por seis años. Cuando murió José en 2012, Emilio comenzó a indagar sobre la pensión por viudez del Seguro Social. A pesar de cumplir con los requisitos, el IMSS tardó años en darlo de alta como pensionado.

En 2017 Emilio Yescas acudió a la subdelegación de Polanco con todos los requisitos que piden para el trámite de pensión por viudez: comprobantes de domicilio, identificaciones y copias certificadas del expediente del juzgado de su relación de concubinato; cuando fue por la resolución, le informaron que su solicitud había sido negada.

¿La razón?

Emilio Yescas en la Clínica 5 del IMSS, a la que acude porque le queda cerca de su trabajo. Foto: María Ruiz, Pie de Página

“Me dijeron que la ley dice que solamente puede ser para mujer a quién se le muere el marido, o al revés. Que no se puede dar a dos hombres. Y cuando le pedí mis documentos a la persona que me notificó, me dijo: no, no te voy a devolver más que esta hoja donde dice que fue negada tu pensión, porque tú ya no vas a volver a pedir ningún trámite. Tú ya no vas a volver a hacer nada y ni lo vuelvas a intentar. Me sentí tan mal”, recuerda Emilio.

En 2010 se propuso la primera iniciativa de reformar la Ley de Seguridad Social para que pudieran acceder a este derecho parejas del mismo sexo, esto dentro del contexto de los primeros matrimonios homosexuales legales en la Ciudad de México.

En 2011 la noticia de la resolución de un juez que obligó al IMSS a afiliar a Judith Vázquez, casada con Lol Kin Castañeda, se publicó en CNN como el primer referente de lo que se podía lograr. Y en 2014 la Suprema Corte de Justicia de la Nación dictó una sentencia al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) argumentando que la Ley de Seguridad Social debía respetar el principio por persona establecido en la constitución, a pesar de las diferencias en razón de género que incluye dicha ley.

Luego de la sentencia del 2014, el IMSS informó que los matrimonios conformados por personas del mismo sexo podrían ser afiliados, al igual que los viudos de parejas homosexuales. Pero no siempre fue así, le siguieron varias parejas a las que se les fueron negados sus derechos y como prueba, ese mismo año CONAPRED documentó 44 negativas, siete en el ISSSTE y 33 en el IMSS, según información recopilada por Francisco Javier de la Fuente en la publicación La seguridad social a parejas del mismo sexo en la República Mexicana.

A cuatro años del dictamen, Emilio se convirtió en una más de las persona en buscar a la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) para poder acceder a seguridad social en el IMSS.

Emilio posa con su carnet de pensionado a las afueras de la Clínica 5 del IMSS en la Ciudad de México. Foto: María Ruiz, Pie de Página

Un año después de que le dieron la negativa, con el acompañamiento de la CNDH, Emilio logró una resolución positiva en agosto del 2018 pero cuando acudió a recoger el carnet de pensionado, se lo negaron:

“El chico de la ventanilla me dijo: no puedo darte tu carnet porque el sistema no me permite meter a dos personas del mismo sexo. Si quieres habla con mi jefa. Su jefa me mandó a un expediente muerto por falta de acta de matrimonio”, cuenta Yescas, quién estaba tramitando la pensión por viudez en concubinato, no por matrimonio. Emilio siguió acudiendo, mes con mes, hasta que emocionalmente terminó muy cansado:

“Fui noviembre, diciembre, enero, febrero, regresaron de vacaciones… abril y me dijeron que no estaba mi solicitud. Es desgastante ir para que me digan que no hay sistema o que no puedo ir a ningún otro lugar a solucionarlo”, narra el afectado.

Hasta mayo de este año Emilio no estuvo oficialmente dado de alta en el Seguro Social. La necesidad de medicamentos a causa de un padecimiento crónico hizo que Emilio acudiera a consultas con la resolución positiva argumentando que estaba en proceso el trámite. En mayo, por fin le dieron su carnet de pensionado, casi dos años después de que lo solicitó.

Al respecto el Sexto Comisionado de la CNDH, el doctor Jorge Ulises Carmona, explica que el IMSS tiene un problema a partir de su propia normatividad. En 2017 la Comisión emitió la recomendación 53/2017 por tres personas en situación similar a la de Emilio a quienes se les negó la afiliación. A partir de esa recomendación han atendido por lo menos tres casos más, según información dada por el comisionado.

El 15 de mayo de este año la Comisión de Estudios Legislativos del Senado aprobó eliminar la redacción discriminatoria de la Ley de Seguridad Social para asegurar el acceso a pensión a parejas del mismo sexo. Foto: Moisés Pablo, Cuartoscuro

Jorge Ulises explica que la normatividad tiene que cambiar porque no es compatible con los derechos humanos:

“Son normas que tienen alguna temporalidad ya vigente, digamos, les llegó posteriormente la reforma en materia de derechos humanos y lo que se tienen que hacer es armonizar esa normatividad con los estándares de la Reforma Constitucional del 2011” dice el doctor.

En noviembre del 2018 el Senado y la Cámara de Diputados aprobaron por unanimidad reformas a las leyes del Seguro Social y del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado para garantizar el seguro social a parejas del mismo sexo. De la Cámara de Diputados regresó al Senado para revisión.

En enero del 2019 la Suprema Corte de Justicia de la Nación volvió a emitir una sentencia contra el IMSS ya que negó una pensión por concubinato argumentando que el artículo 130 de la Ley del Seguro Social dicta que “sólo tienen derecho a esa pensión las parejas integradas por hombre y mujer”.

El 15 de mayo de este año la Comisión de Estudios Legislativos del Senado aprobó eliminar la redacción discriminatoria de la Ley de Seguridad Social para asegurar el acceso a pensión a parejas del mismo sexo.

Para el activista por los derechos de la salud, Luis Adrián Quiroz, mientras la Ley del Seguro Social no se modifique ni tampoco la normatividad interna del IMSS, el acceso a la seguridad de las parejas del mismo sexo dependerá de los prejuicios o la homofobia de quién atienda su solicitud.

“Hay un tema de prejuicios, hay un tema de quién te toca del otro lado de la ventanilla. No es nada más poner una banderita sino capacitar al personal que sigue diciendo la palabra maricón o joto” expresa Luis.

Zoé Robledo, director del IMSS, en una conferencia de prensa. Foto: Moisés Pablo, Cuaroscuro

En México, según la Encuesta sobre Discriminación por motivos de Orientación Sexual e Identidad de Género (ENDOSIG), implementada por el CONAPRED y la CNDH: “el 57.9 por ciento de la población encuestada tiene la percepción de que hay poco respeto a sus derechos, además de que enfrentan reiteradamente contextos hostiles que se manifiestan a través de chistes, expresiones o creencias populares que ridiculizan y se mofan”.

Al respecto de erradicar la homofobia y la discriminación en el IMSS, Luis Adrián recuerda que la homologalización de todos estos procesos es una de las acciones inconclusas que dejó Germán Martínez y le preocupa que hasta el momento, el nuevo director del Instituto Mexicano del Seguro Social, Zoé Robledo, no ha hablado de estos compromisos.

“Creo que ese es el primer punto que debería estar en la mesa, ¿qué va ha hacer Zoé con todo el problema de la homofobia institucionalizada que tiene el Seguro Social? Es un tema que tenemos que empezar a poner en la mesa para garantizar los derechos de las personas que tenemos una pareja del mismo sexo, ¿de qué sirve poner una bandera y decir que son incluyentes cuando en la realidad no lo son?”, cuestiona el activista.

Para él es importante pensar: ¿a cuántas personas se les ha negado este derecho por prejuicios, “porque no funciona el sistema” o porque simplemente no le quisieron hacer el trámite?

“Yo creo que al final del día tenemos que hacer esa evaluación, ¿hasta cuándo tenemos que seguir acudiendo a la Comisión Nacional de Derechos Humanos o a CONAPRED para que garanticen nuestros derechos?”.

Y con esa duda, Luis Adrián termina la entrevista.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE PIE DE PÁGINA. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.