El candidato republicano a la presidencia Donald Trump se ha manifestado a favor de la deportación masiva de inmigrantes sin residencia legal. La postulante demócrata Hillary Clinton, por su parte, ha dicho que apoya una política más flexible de deportaciones. De acuerdo con el informe, las deportaciones masivas podrían representarle al gobierno federal una pérdida de 900.000 millones de ingresos públicos en un plazo de 10 años, lo que a su vez incrementaría las tasas de interés y desaceleraría el crecimiento económico.

Millones de personas están al borde de la deportación en EU. Foto: AP

Millones de personas están al borde de la deportación en EU. Foto: AP

MIAMI, 21 de septiembre (AP). — Una deportación masiva de inmigrantes sin permiso de residencia provocaría perjuicios económicos y fiscales severos a Estados Unidos, indicó un informe de un centro de investigaciones difundido el miércoles.

Entre los estados más afectados estarían California, Texas y Nueva York, según el reporte del liberal Center for American Progress con sede en Washington.

El reporte “Los impactos económicos de la deportación de inmigrantes sin permiso de permanencia” señaló que una deportación masiva de inmigrantes sin residencia legal incluiría a unos siete millones de extranjeros que trabajan en el país sin autorización, lo que reduciría la fuerza laboral estadounidense en un 5 por ciento.

“Un cambio en la oferta laboral doméstica de la magnitud que conlleva este tipo de política casi no tiene precedente en la historia de Estados Unidos”, aseguró el documento de 31 páginas y explicó que los efectos serían comparables con los de la crisis económica que azotó al país entre 2007 y 2009, conocida como la “Gran recesión”. En esos años el desempleo se elevó en 4,5 puntos porcentuales y el Producto Interno Bruto se contrajo un 4.2 por ciento.

En el plazo de una década las deportaciones masivas reducirían el Producto Interno Bruto nacional un 2.6 por ciento, equivalente a cerca de 4,7 billones de dólares, señaló el reporte. La pérdida anual nacional rondaría los 434 mil millones de dólares.

En el país viven cerca de 11,3 millones de personas sin autorización legal, la mayoría de ellas provenientes de México, de acuerdo con el Centro de Investigaciones Pew. De ese total, se estima que unos siete millones de inmigrantes trabajan. La población total de Estados Unidos asciende a unos 324 millones de personas, de acuerdo con la Oficina del Censo.

El candidato republicano a la presidencia Donald Trump se ha manifestado a favor de la deportación masiva de inmigrantes sin residencia legal. La postulante demócrata Hillary Clinton, por su parte, ha dicho que apoya una política más flexible de deportaciones.

De acuerdo con el informe, las deportaciones masivas podrían representarle al gobierno federal una pérdida de 900.000 millones de ingresos públicos en un plazo de 10 años, lo que a su vez incrementaría las tasas de interés y desaceleraría el crecimiento económico.

Entre las industrias afectadas mencionó la agricultura, la construcción, el esparcimiento y la hotelería, los sectores que más inmigrantes sin residencia legal emplean. Allí podría registrarse una reducción de la fuerza laboral de entre 10 por ciento y 18 por ciento, aunque no serían las únicas industrias que sentirían los efectos de una deportación masiva, según el reporte.

Las actividades financieras, la producción, la venta mayorista y al por menor soportarían las mayores caídas del PBI, con pérdidas de entre 54.000 y 65.000 millones de dólares anuales, indicó el informe.

El Producto Interno Bruto de California caería unos 103 mil millones de dólares anualmente, 60 mil 100 millones de dólares el de Texas, 40 mil 200 millones el de Nueva York y 24 mil 800 millones el de Florida.

Pero hasta estados como Kansas, donde no hay una alta concentración de inmigrantes, enfrentarían pérdidas de más de 2 mil 500 millones de dólares por año, de acuerdo con el informe.