La terapia psicológica está rodeada de muchos estigmas, en su mayoría infundados por miedo. ¿Por qué es importante acudir con un especialista?

Por Jennifer Rollin

Ciudad de México, 21 de octubre (SinEmbargo/HuffingtonPost).- Aunque ahora más que antes, el conocimiento sobre los problemas de salud mental pareciera ser mayor, como sociedad todavía queda un largo camino por recorrer en cuanto a la reducción del estigma sobre las personas que asisten a terapia.

Muchas celebridades y figuras públicas han hablado públicamente sobre la búsqueda de ayuda profesional. Lo que ha contribuido a disminuir los estereotipos al respecto de obtener tratamiento. Asimismo, muchos programas de televisión muestran cómo personalidades asisten a sesiones de terapia.

Sin embargo, aún existen un montón de ideas entorno a la terapia. Aquí los cuatro mitos más comunes:

SD_01

“PROBLEMAS GRAVES”

Foto: Shutterstock

Foto: Shutterstock

Hay una idea falsa de que ir a terapia significa que la persona está “loca” o es”débil”. Sin embargo, lo que realmente significa es la muestra de verdadera fuerza para pedir ayuda cuando se está luchando.

Más allá de eso, el grado de severidad de los problemas es algo completamente relativo, explica Jennifer Rollin, bloguera de temas de salud mental en el HuffingtonPost.

“Todos pueden tratar de encontrar a alguien que está luchando intensamente. Y eso no hace que los desafíos de otros sean menos válidos”.

Hay personas que no han sido diagnosticados con enfermedades mentales graves y buscan terapia.

Los terapeutas también pueden ayudarle a trabajar a través de transiciones difíciles de la vida, los desafíos de la relación, y las cuestiones de carrera.

Rollin recomienda ir a una terapia a las personas que tienen la corazonada de que podrían beneficiarse de ayuda profesional.

SD_02

HABLAR DE LA INFANCIA

Foto: Shutterstock

Foto: Shutterstock

Hablar de los problemas de la infancia puede ser una parte del tratamiento, sin embargo, esto no es siempre el caso.

Hay una gran variedad de enfoques terapéuticos, que van en función de los retos a los que la persona afronta.

Algunos enfoques de tratamiento se centran en el pasado, mientras que otros están más en el presente y se orientan hacia el futuro.

No todo enfoque terapéutico funcionará para todos los individuos, por lo tanto es importante que se haga una indagación para determinar cuál enfoque podría alinearse mejor para atender los problemas de cada persona.

SD_03

 “UN AMIGO PAGADO”

Foto: Shutterstock

Foto: Shutterstock

Un terapeuta es un profesional capacitado y objetivo, mientras que un amigo es alguien que no es neutral y no ha recibido entrenamiento para resolver problemas de salud mental.

Un amigo puede ser una gran fuente de apoyo social, sin embargo, no están equipados para proporcionar servicios terapéuticos.

Además, cuando se habla con un terapeuta se tiene la tranquilidad de contar con la ética profesional, que los obliga a respetar la confidencialidad de lo que en la consulta se dice.

Un terapeuta no se limita a dar consejos. Más bien, un terapeuta eficaz tiene como objetivo colaborar para establecer objetivos y ayudar a las personas a llegar a sus propias conclusiones y realizaciones.

Cuando alguien busca un terapeuta, también es importante ver si están utilizando los tratamientos basados en la evidencia. Es decir, que han sido probados que son eficaces.

Otro punto, es posible que la persona no congenie con cada terapeuta y está bien tener algunas sesiones iniciales con diferentes terapeutas para determinar cuál es la mejor opción para usted.

SD_04

TERAPIA ETERNA

Foto: Shutterstock

Foto: Shutterstock

Algunos tratamientos terapéuticos pueden ser a corto plazo, mientras que otros pueden ser más largos.

Sin embargo, es importante señalar que en última instancia es el cliente y no el terapeuta quien determina la duración del tratamiento.

El objetivo de la mayoría de las terapias se programan en plazos de tiempo. Los terapeutas pueden ayudar a las personas a aprender estrategias y herramientas para que manejen mejor su estrés o problemas de salud mental por su cuenta.

“Dicho esto, si usted está luchando con una enfermedad mental crónica, puede beneficiarse de estar en terapia a largo plazo. No hay nada malo en eso”, explicó Rollin.

Por último, se necesita cierto coraje y la fuerza para pedir ayuda cuando se está luchando. La terapia definitivamente puede requerir una inversión en cuanto a tiempo y dinero, sin embargo, en el largo plazo los beneficios pueden bien valer la pena.

“Puede ser muy útil para tomar una hora de cada semana para compartir sus pensamientos y sentimientos más íntimos con un profesional sin prejuicios y cariñoso”, explicó la bloguera.

En estos tiempos muchos terapeutas ofrecen diversas formas de pago, o de forma escalonada y tienen horarios flexibles para acomodar mejor las necesidades de sus pacientes.

“No importa con que están lidiando, hay que saber que usted no tiene que luchar estas batallas solo y que la sanidad es totalmente posible. Como terapeuta, mi objetivo es mantener un espacio seguro y compasivo para que mis clientes expresan su dolor y emociones, y sin temor al juicio o desaprobación”, explicó la especialista.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE The Huffington Post. Ver ORIGINAL aquí. Prohibida su reproducción.